Maribel López: En ARCO la pregunta sobre la desigualdad está muy latente

Celia Sierra y Carmen Sigüenza | Madrid - 19 febrero, 2022

ARCO, la principal feria de arte contemporáneo en España y una de las más importantes del mundo se celebra del 23 al 27 de febrero en Madrid, en Ifema, y llega a su 41 edición como la única feria internacional que no ha tenido que cancelar ninguna de sus ediciones por la pandemia, todo un logro.

La feria es este año llega más compacta y más segura: solo se podrá acceder con pasaporte Covid y mascarilla FPP2, y se ha reducido ligeramente el número de galerías (185), para que “la experiencia sea mejor” dando respuesta a una reivindicación histórica de participantes y coleccionistas.

Pero, pese al aumento de mujeres artistas, la cuestión sobre la brecha entre las propuestas de hombres y mujeres sigue pendiente. La directora de ARCO, Maribel López, asegura en una entrevista con Efe que el número de mujeres artistas va en aumento, aunque no ofrece cifras.

Este año la feria dedica en exclusiva el apartado “Proyectos de Artista” a la creación de mujeres. López es consciente de esta brecha de desigualdad, pero no cree que la feria deba introducir mecanismos para reducirla.

Según el informe «Presencia de mujeres en las ferias de arte» de la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales Contemporáneas (MAV), solo el 6 % del conjunto de artistas de la feria de 2018 -últimos datos disponibles- eran mujeres, aunque el porcentaje subía hasta el 19% en el caso de artistas internacionales.

La nueva edición de ARCO

Pregunta.- Han decidido dedicar los proyectos de artista a mujeres, ¿por qué?

Respuesta.- Es una decisión que tomamos hace dos años, con la idea de desarrollarla en el 2021 y en el 2022. La idea creo que solo recoge lo que ya está en el ambiente: la pregunta sobre esa desigualdad o esa visibilidad desigual está muy latente, me parecía relevante.

En este proyecto en concreto, los proyectos de las galerías, es el comité de cada empresa quien decide si hacerlo o no. Es decir, nosotros desde ARCO no hicimos ese tipo de criba, sino que fueron las propias galerías. Cada uno tiene su negocio y tiene derecho a llevarlo como considere. Ahora bien, sí me pareció que desde la organización podíamos hacer una propuesta para los espacios de proyectos de artista, que son espacios que se ofrecen a un mejor precio a las galerías. El año pasado hubo muchos, porque teníamos mucho espacio libre, creo que llegamos a 30, y este año son 17 porque tenemos menos espacio disponible.

La pregunta sobre esa desigualdad o esa visibilidad desigual está muy latente, me parecía relevante.

P.- ¿La intención es mantenerlo?

R.- La idea es mantenerlo como pregunta, pero no directamente. De hecho, yo creo que ahora viene una reflexión con el comité sobre este tema; siempre nos reunimos en el último día de la feria y les planteamos todas nuestras preguntas, analizamos lo que está pasando. Yo creo que ellos han apoyado muchísimo esta propuesta: cuando les propuse el enfoque les pareció muy bien. De todas formas, ahora es momento de reflexionar.

P.- ¿Las galerías son receptivas a este tipo de propuestas? Es decir, ¿son conscientes de la falta de representación de mujeres en el arte?

R.- Sí, yo creo que sí. Para mí, el gran problema es que eso antes no era una pregunta siquiera en la sociedad. No es que las galerías fueran injustas en su selección de artistas. Ahora bien, esta pregunta se ha hecho urgente en los últimos tiempos y queda mucho por hablar.

Nosotros nos dedicamos a la cultura y, muchas veces, nos dedicamos a pensar. Trabajamos con gente que piensa sobre cómo hacer un poco mejor o cómo solventar las cosas difíciles de este mundo. Sería un contrasentido que en el mundo del arte esa pregunta no estuviera muy abierta y presente.

La presencia de mujeres en las galerías

P.- De cara a próximas ediciones, ¿se valora una discriminación positiva en la presencia de mujeres dentro de las galerías?

R.- Yo no lo veo, no creo que la feria deba ser quien corrija a las galerías su proyecto. Yo tengo mucha confianza en las galerías y en su capacidad crítica, y además creo que la presencia de mujeres surgirá de una manera más natural. Estamos todos alerta, mirando que realmente esto se equilibre y que no sea tan necesario forzar esa relación.

P.- La feria Art Basel decía, en un informe de 2020, que las galerías grandes tienen menos representación de mujeres que otras galerías más jóvenes o más pequeñas. No sé si tiene la sensación de que los espacios más pequeños son más variados que los más grandes y potentes. 

R.- Yo creo que eso también está cambiando. Esas galerías grandes no se pueden permitir tener una mala imagen y eso lo es. Yo creo que está evolucionando, me doy cuenta cuando llegan los boletines informativos de las grandes galerías. Por otro lado, si pensamos en galerías más pequeñas, es muy posible que pensemos en galerías más jóvenes, y esas galerías igual tienen diez años: es normal que se pregunten esas cosas, que esas demandas estén presentes.

P.- Hace poco salió otro informe que hablaba de coleccionistas mujeres y de arte, de economía, y decía que las coleccionistas mujeres ganan más. ¿Notan diferencias según el género de los coleccionistas?

R.- No, yo realmente no noto una diferencia ahí. Cuando hablamos de pasiones respecto al arte, creo que no tiene que ver con hombres y mujeres: encuentras hombres absolutamente locos que no pueden hablar de otra cosa y mujeres en la misma línea. Lo que sí veo, por ejemplo, es a coleccionistas mujeres que apoyan específicamente el arte de mujeres. Y eso obviamente es una línea de investigación muy interesante, pero no se distingue a nivel de pasión, de interés o de gasto.

P.- Estos dos años han sido terribles, ¿cuál es su deseo para la feria?

R.- Que le vaya vaya bien a las galerías: ese deseo ni cambia ni puede cambiar. Pero también me gustaría que se comprendiera la naturaleza de la relación de ARCO con sus galerías. Tiene un componente de verdad, de trabajo compartido, de creencia en el trabajo de las galerías, que este año vamos a conseguir explicar. Esa es una de las cosas con las que sueño para el trabajo futuro.