LasTesis: «Hay que revisar el pasado y el presente para que el futuro sea feminista»

Cristina Bazán | Guayaquil - 22 marzo, 2022

El colectivo chileno LasTesis, conocido por su exitosa performance «Un violador en tu camino», cree que es importante que las mujeres y disidencias estén «constantemente atentas, revisando el pasado y el presente» para garantizar que «el futuro sea feminista». Y esa es la invitación que hacen con su nuevo libro «Antología feminista», una selección de obras que datan de 1610 y que para ellas son fundamentales dentro de la historia de los feminismos.

El título, que ahora publica en España la editorial Debate, es un «collage» de textos en el que Sibila Sotomayor, Paula Cometas, Daffne Valdés y Lea Cáceres entrecruzan las miradas de Mary Wollstonecraft, Judith Butler, Alejandra Pizarnik, Paul B. Preciado, Chimamanda N. Adichie, Simone de Beauvoir, Silvia Federici, Virgine Despentes, y Lina Meruane, entre otras. E incluyen fotografías, pinturas y poemas.

«Es una antología feminista desde nuestro punto de vista, desde nuestra perspectiva como porteñas, de Valparaíso, chilenas, sudamericanas, feministas y también desde la perspectiva interseccional, en diálogo con la teoría queer. Intentamos realizar un camino que no fuera cronológico, sino que respondiera a la metodología que nosotras utilizamos en nuestro trabajo creativo», cuenta a Efeminista Sibila Sotomayor, integrante del colectivo.

Las activistas creen que es necesario «mirar todo ese camino que se ha hecho para forjar los cimientos de lo que hoy está sucediendo». Pero también, aseguran, hay que verlo desde lo contemporáneo. «Hay que ver cómo se están revisitando, articulando y habitando los feminismos desde distintos espacios, lugares, distintas formas», agrega Sotomayor.

Revisar el pasado para construir el futuro

Para Daffne Valdés, el libro es «un ejercicio de memoria y de archivo» en el que se abordan temas como la violencia machista, las relaciones de poder, la cultura de la violación, el género o los derechos de las mujeres. «Hay cosas que de repente hoy no tienen mucho sentido, que ya nos parecen naturales, pero en su momento fueron una pelea de cuerpo a cuerpo en el espacio público, tal cual hoy», afirma.

«Es una invitación a que las personas lean, se dejen afectar también por lo que propone este libro, pero sin olvidar los contextos en los cuales esto fue escrito y creado. Comprender que en 1920 algunas palabras fueron necesarias para que hoy pudiésemos hacernos otras preguntas», agrega Sotomayor.

Por ejemplo, en el apartado en el que se incluye La estructura de género y el mandato de la violación (2003) de Rita Segato, las autoras agregan un texto en el que la escritora y antropóloga feminista cuenta que en 2020 tuvo que sentarse a analizar la letra de «Un violador en tu camino» después de que había leído que LasTesis se habían basado en lo que ella había escrito o dicho antes para componerla.

«La conexión que logró (la performance) con las mujeres tan diferentes, de civilizaciones tan distantes, demuestra a las claras que, a pesar de su diversidad, tienen algo en común, y ese algo es la violencia que padecen», escribe Segato. La coreografía dio la vuelta al mundo y se tradujo en múltiples idiomas, una explosión similar a la que ya había generado en 2018 el movimiento #MeToo.

«Estamos viviendo un cambio de era. Tenemos la sensación de que estamos entrando en una era feminista, en una manera de pensar la sociedad, las relaciones humanas, la cultura, la política, la economía desde una perspectiva feminista, por eso es necesario mirar hacia atrás», reivindica Sotomayor.

LasTesis: «Nuestros derechos están amenazados»

Además de estar atentas al pasado, las autoras chilenas sostienen que es vital vigilar el presente, especialmente frente al alza de la ultraderecha que amenaza en diversos países de América Latina y del mundo con echar abajo los derechos conquistados.

«Sabemos que por un lado está la lucha por los derechos, por la reapropiación de los espacios, especialmente los de representación. Pero por otro lado, siempre hay una reacción, el conservadurismo está también al alza. Lamentablemente a las feministas nos juegan en contra. Sabemos que un derecho ganado no es un derecho ganado perpetuo, sino que también es un derecho que se puede perder», afirma Sotomayor.

Como ejemplo pone el retroceso reportado en países centroamericanos, en Estados Unidos o incluso en Europa con el tema del aborto frente a lo ganado recientemente en Argentina, Colombia, México e incluso en Chile, donde recientemente se ha aprobado incluir a los derechos sexuales y reproductivos en el borrador de la nueva Constitución que se está redactando.

«Casi todos los días nos enteramos de cosas terribles en materia de derechos para las mujeres y disidencias. Es muy lamentable porque la lucha nunca se termina. Siempre avanzamos un pasito, pero tenemos que asegurarnos de seguir avanzando y no retroceder», agrega.

En ese mismo sentido, Valdés es partidaria de celebrar las batallas ganadas, por más pequeñas que parezcan, como lo sucedido recientemente en Chile «porque también sirven de ejemplo o de inspiración para otras partes de la región donde todavía hay tanto por lo que luchar».

Y sostiene que los retos del movimiento feminista siguen siendo los mismos de siempre. «Hay algunos lugares en donde el feminicidio es una situación cotidiana y los esfuerzos de las feministas están en exigir justicia. También están los derechos sexuales y reproductivos y la educación y salud sexual. Varían dependiendo del sector, pero en realidad nuestros derechos están constantemente amenazados».