El comic recupera en 2023 el legado de mujeres referentes olvidadas por la historia

Portadas de los comics "Alice Guy" y "Jujitsufraguistas". Cedidas por Salamandra Graphic y Garbuix Books, respectivamente.

El cómic recupera en 2023 el legado de mujeres referentes olvidadas por la historia

Pilar Martín/Ane Amondarain | Madrid - 10 enero, 2023

La escena del cómic rescata este 2023 la figura de mujeres referentes olvidadas por la historia, como ha ocurrido con María «la jabalina» (Astiberri), militante anarquista fusilada en la Guerra Civil; Alice Guy (Salamandra Graphic), la primera directora de cine de la historia o Edith Garrud (Garbuix Books), pionera en la formación en autodefensa feminista y quien entrenó a las sufragistas inglesas.

Pero a lo largo de este año, también verán la luz la autobiografía de la prolífica comiquera americana Aline Kominsky-Crumb (Reservoir Books), una de las autoras más destacadas del «comic underground» y «Hinterhof» (Garbuix Books), el libro ilustrado que explora la vida de la transgresora artista y diseñadora alemana Dasa Hinkis, quien eligió ganarse la vida como trabajadora sexual.

Asimismo, en un tono más intimista, llegarán a las librerías obras como «Nadie como tú» (Fulgencio Pimentel) de la chilena Catalina Bú, «El Gran Vacío» (Salamandra Graphic) de la francesa Léa Murawiec o «La espera» (Reservoir Books) de la coreana Keum Suk Gendry-Kim, tras el éxito cosechado con «Hierba», presente en casi todas las listas de los mejores cómics de 2022. Y otros títulos, como «Qué» (Salamandra Graphic) de Max, ahondarán en la masculinidad tóxica y la deconstrucción de los mandatos de género.

Mujeres referentes en el cómic

María «la jabalina» es el apodo de María Pérez Lacruz, una joven nacida en Teruel, en 1917, y que como tantos otros emigró con su familia al municipio de Sagunto (Valencia), donde emergió una potente industria siderúrgica. Criada en un entorno obrero y de ideas anarquista, María «la jabalina» se alistó como miliciana con apenas 19 años en la Columna de Hierro para combatir contra los golpistas en el frente de Teruel, donde fue herida.

Pero no fue hasta una vez terminada la Guerra Civil cuando la detuvieron y fusilaron, tres años más tarde, en el conocido como «Paredón de España», en Paterna. Cristina Durán y Miguel Ángel Giner recuperan en este trabajo de memoria histórica, la vida y lucha de María «la jabalina» en una historieta que lleva su apodo como título y que está editado por Astiberri.

Por su parte, Catel y Boquet recuperan en «Alice Guy», editado por Salamandra Graphic, la vida y obra de esta francesa pionera del celuloide. Así es que las páginas de este tebeo reivindican la contribución de Guy al séptimo arte, quien aprendió de precursores como los Lumiére o Méliès y rodó más de 1.000 películas a lo largo de su vida. Muchas de ellas borradas por la historia o atribuidas a su marido.

Aún así, Alice Guy (1873-1968) fue una de las primeras cineastas en hacer cine profesional y vivir del oficio, consiguiendo incluso hacer carrera en Estados Unidos, donde trabajó con actores estrellas de la época del cine mudo.

Garrud, pionera en autodefensa feminista

«Jujitsufragistas», de Clément Xavier, Lisa Lugrin y Albertine Ralenti, y editado por Garbuix Books, también aborda una fascinante historia de mujeres que arranca en el año 1910. Cuando las sufragistas inglesas tuvieron que enfrentarse a la incesante represión policial. Encontronazos con la policía que llevó a algunas de las activistas políticas por el derecho al voto femenino a perder la vida.

Es por ello que la Unión Social y Política de Mujeres, la principal organización militante que hizo campaña por el sufragio femenino en el Reino Unido, formó el Cuerpo de Guardaspaldas, cuya adalid fue Edith Garrud, primera formadora en autodefensa feminista. Y quien entrenó a las guardaespaldas de Emmeline Pankhurst, líder del movimiento sufragista inglés, a quienes se las conocía como «las Amazonas».

«Hinterhof», contra clichés y estereotipos 

Mientras, Reservoir Books irrumpe este 2023 con un reconocimiento póstumo a Aline Kominsky-Crumb, viñetista destacada del «comic underground» con la publicación de «Querido Callo». Unas páginas que narran la vida e impresiones de Callo, personaje autobiográfico, quien brilla por su fascinante irreverencia.

Y es que, en los setenta, la ciudad de San Francisco se convirtió en el epicentro del movimiento del cómic independiente, ávido de hablar sin tapujos de lo que rodeaba a los dibujantes: sexo, drogas e incluso salud mental. Pero, por primera vez, estas tiras abordan también el deseo, la relación con el cuerpo y las inseguridades que implica «ser mujer» a ojos de Callo.

Con una historia más actual llega «Hinterhof» de la mano de Garbuix Books. Un cómic de Mikkel Sommer y Anna Rakhmanko. Se trata de un trabajo documental sobre la vida de la artista y diseñadora berlinesa Dasa Hinkis, quien eligió ser trabajadora sexual y dominatriz para ganarse la vida. Viñetas que ofrecen un retrato complejo de esta profesión, y que desafían todos los clichés y estereotipos.

Crítica social y memoria

En un tono más intimista colmará las estanterías de las liberías «Nadie como tú» de la chilena Catalina Bú. Así regresa Bú con la editorial Fulgencio Pimentel diez años después de su última obra, con un tebeo «confesional y extraordinario», según sus editores españoles.

Salamandra Graphic apuesta también a caballo ganador con «El Gran Vacío» de la francesa Léa Murawiec. Una obra de autoría integral que se alzó con el Gran Premio del Público en el Festival de Angoulême de 2022. Un tebeo en el que Murawiec reflexiona sobre el culto al ego y nos advierte de los peligros que acechan cuando la individualidad se ahoga bajo las masas.

"El gran vacío" es un comic sobre el ego y el individualismo.

Portada del cómic «El gran vacío» de Léa Murawiec. Cedida por Salamandra Graphic.

Y una de las novedosas historietas es «La espera» (Reservoir Books) de Keum Suk Gendry-Kim, la aclamada artista aclamada por su éxito cosechado con su anterior trabajo, «Hierba».

En esta ocasión, Gendry-Kim trata el trauma de las familias separadas por el conflicto de Corea que llevó al país a dividirse en dos. A partir de las entrevistas que Gendry-Kim realizó a varios testimonios, entre ellos, a su propia madre, «La espera» visibiliza a toda una generación de coreanos, ya olvidada, que aún espera con ansia el reencuentro.

«Boomers» y masculinidad tóxica

Por último, «Boomers» de Bartolomé Seguí y «Qué» de Max (ambos de Salamandra Graphic) son los encargados de hacer un retrato de esta generación, la de las personas entre 55 y 69 años, desde dos perspectivas diferentes.

"Qué" de Max, sobre masculinidad tóxica

Portada de «Qué» de Max. Cedida por Salamandra Graphic.

Porque si bien Seguí lo hace desde la nostalgia por haber sido engañados por «falsas promesas» en el pasado, Max lleva a su personaje a hacer el Camino de Santiago para enfrentarlo a temas actuales como la «masculinidad tóxica o las influencers tóxicas».