violencia machista 2021

Imagen de archivo de una concentración en contra de la violencia machista en España. EFE/Archivo

Flora, Conchi, Alicia… los rostros de la violencia machista de 2021

Macarena Baena Garrido | Madrid - 1 enero, 2022

Flora, Conchi, Alicia, Jordina, Paula… son algunas de las 43 mujeres víctimas mortales de la violencia de género de 2021. Una cifra inadmisible para una sociedad democrática, pese a ser la más baja registrada desde 2003, cuando comenzaron a contabilizarse los crímenes machistas. Desde ese año, 1.125 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas.

Tampoco han visto llegar este 2022 los menores Isabel, Mohamed, Anna, Olivia, Leo, una bebé de 11 meses y Abril, asesinados por sus padres o las parejas de sus madres. Siete niñas y niños víctimas de la violencia vicaria, la más cruel, aquella que tiene como objetivo dañar y destruir a la mujer a través del daño infligido a las personas que más quiere, principalmente sus hijas e hijos. Desde 2013, primer año del que hay datos, 46 menores han sido asesinados en crímenes machistas.

Además, los agresores de las 43 mujeres asesinadas en 2021 han dejado huérfanos de madre a 30 niñas y niños menores de edad (los mayores no figuran en las estadísticas), una cifra que asciende a 336 desde 2013.

De las 43 mujeres asesinadas el año que acaba de terminar, presuntamente a manos de sus parejas o exparejas, 24 eran españolas y 19 extranjeras, mientras que de los 43 agresores que perpetraron los crímenes, 36 (el 84 %) eran españoles y 7 extranjeros.

Cinco de la mujeres asesinadas tenían activada una orden de protección. Sus asesinos quebrantaron la orden de alejamiento y las mataron. En todos estos casos el sistema falló y no fue capaz de protegerlas.

Sólo 9 de los 43 agresores tenían denuncias previas por maltrato: 22 eran exparejas o estaban en fase de ruptura y 21 seguían manteniendo una relación sentimental con las víctimas. 13 de los agresores se suicidaron, por lo que no podrán ser juzgados por sus crímenes, y otros 6 lo intentaron.

Esta son las mujeres, niñas y niños asesinados en crímenes machistas o en actos de violencia vicaria en 2021:

1.- FLORA

Laura Plaza de la Flor «Flora», de 82 años y madre de dos hijos mayores. Fue la primera víctima mortal de la violencia machista de 2021. El 17 de enero su marido, Paco C. G., de 84 años, la asesinó a cuchilladas en su vivienda de Puente de Vallecas de Madrid y luego trató de suicidarse.

Flora, nacida en el municipio cacereño de Madrigal de la Vera del que salió hace más de 50 años, llevaba casi dos años sin salir a la calle por su precario estado de salud, no había presentado ninguna denuncia por violencia de género contra su marido, que fue hospitalizado tras infligirse varias heridas.

Cuando encontraron su cadáver, Flora tenía varias heridas de arma blanca provocadas por un cuchillo en el abdomen y el tórax a la altura del corazón.

2.- CONCHI

Conchi González, de 56 años y madre de una hija y un hijo mayores. Fue asesinada el 12 de febrero en Sestao (Bizkaia). Su marido, «Juanillo», la mató con un hacha y luego se suicidó arrojándose a la ría.

Al encontrar el cadáver del agresor los agentes fueron a dar la noticia a la familia y hallaron el cuerpo sin vida de Conchi.

Conchi había trabajado como cocinera en un bar y como limpiadora en el colegio Amor Misericordioso donde la recuerdan con mucho cariño.

3.- ALICIA

Alicia P., de 52 años y madre de cuatro hijas y un hijo mayores de edad. Fue asesinada el 14 de febrero en su casa de Majadahonda (Madrid). Su marido, J. A., de 62 años, la mató con un arma de fuego, luego se atrincheró en la vivienda y trató de suicidarse.

Su agresor, que fue hospitalizado, la asesinó de madrugada en la vivienda en la que residían desde hace más de una década y en la que en ese momento se encontraba una de las hijas, que tuvo que ser atendida por una crisis de ansiedad.

Un equipo de violencia de genero de Majadahonda se había entrevistado con ella por los supuestos malos tratos continuados, pero ella no quiso presentar denuncia ni identificar al agresor, por lo que no estaba dada de alta en el sistema VioGén.

4.- MARI CARMEN

Mari Carmen M. V., de 46 años y madre de dos hijos de 21 y 17 años. Fue asesinada a puñaladas el 2 de marzo por su expareja y padre de los chicos, Julián P. A., de 48 años, en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Como todos los días, Mari Carmen acudió a su puesto de trabajo. Era limpiadora de una mancomunidad de vecinos de la citada localidad, lugar al que acudió el presunto asesino, que la abordó en el rellano de la escalera y le asestó siete puñaladas. Luego se entregó a la policía.

Hacía tres años que Mari Carmen se había separado de su agresor.

5.- MARI CRUZ Y SU HIJA ISABEL

Mari Cruz Mongelos, de 48 años, y su hija Isabel, de 11 años, fueron encontradas sin vida el 9 de marzo junto al cadáver de su marido y padre de la niña, Fausto Martín, en el interior de su vivienda de El Molar (Madrid), que había sufrido un incendio.

Según la investigación, Fausto, mecánico de 48 años, asesinó a tiros a su mujer y su hija, prendió fuego a la vivienda y se suicidó.

Mari Cruz trabajaba en una casa en La Moraleja y su hija Isabel estudiaba en un colegio de San Agustín del Guadalix. Fue la primera menor víctima mortal de la violencia machista en 2021.

El matrimonio llevaba varias décadas viviendo en la misma vivienda, alejada del centro del municipio, lo que hizo que nadie escuchase los disparos y diesen aviso al 112 cuando vieron el humo que salía de la casa.

6.- JORDINA

Jordina Martínez P., de 34 años y madre de dos niñas de 7 y 4 años. Fue asesinada el 14 de abril en Manresa (Barcelona) por su expareja y padre de las niñas, de 40 años, que se intentó suicidar tras el crimen.

Hacía unos meses que Jordina se había divorciado de su marido, quien acudió a la casa de su expareja, la agredió y la asfixió hasta la muerte con una bolsa de plástico.

Los Mossos d’Esquadra llegaron al poco tiempo y encontraron el cuerpo de la mujer con evidentes signos de violencia. Presentaba golpes además del estrangulamiento que le provocó la muerte.

El hombre fue detenido y confesó el crimen.

Jordina llevaba toda la vida viviendo en Manresa, donde se crio y estudió. Allí también nacieron sus dos hijas.

Trabajaba en el área de Juventud de la Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia y sus vecinos la recuerdan como una mujer muy simpática.

7.- PAULA

Paula M. M., de 36 años. Fue asesinada por su expareja, José Carlos G. D., de 28 años, el 19 de abril en Mansilla de las Mulas (León).

El agresor acudió de madrugada a la vivienda de Paula, rompió la puerta de entrada, la asesinó de un fuerte golpe en la cabeza con un objeto contundente y se entregó a la policía.

Paula, natural de Mansilla de las Mulas, había puesto fin a la relación con su asesino con quien había estado unos dos años.

Trabajaba en una empresa leonesa y debido al confinamiento había vuelto a su pueblo natal y teletrabajaba.

violencia machista 2021

Concentración de repulsa por el asesinato de Paula en la localidad leonesa de Mansila de las Mulas a manos de su expareja. EFE/J.Casares

8.- JOHANA

Johana Andrea Aguilar, de 42 años, madre de una hija y encargada de una cooperativa agrícola. Fue asesinada por su pareja el 22 de abril en Castellón

Johana salió a dar un paseo y ya no regresó. Su cadáver fue encontrado por un hombre en el entorno del Camí Vell de la Mar del paraje del Clot, en Borriana (Castellón), y la Guardia Civil abrió una investigación para esclarecer los hechos. Fue estrangulada con una prenda deportiva suya.

Dos meses después, el 29 de junio, fue detenida su pareja como sospechoso del asesinato, que el 2 de julio se confirmó como crimen machista.

Johana y su asesino llevaban unos meses viviendo en Borriana (Castellón).

9.- PILAR

Pilar, de 50 años. Fue asesinada por su pareja, Cesar, de 37 años, el 25 de abril en La Bisbal del Penedès (Tarragona). Su asesino la roció con gasolina y le prendió fuego.

Fue trasladada al hospital, donde murió pocas horas después de la agresión como consecuencia de las graves quemaduras. Antes de morir tuvo tiempo de explicar los hechos a la policía.

Tras rociarla con gasolina y prenderle fuego, el agresor llamó a los servicios de emergencias alertando de que su mujer se había intentado suicidar. Cuando los sanitarios llegaron hasta el domicilio la encontraron con graves quemaduras pero viva. Fue entonces cuando Pilar pudo explicar lo que había ocurrido. Fue trasladada en helicóptero a un hospital de El Vendrell y de ahí la derivaron al Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, donde finalmente falleció.

 El presunto autor acumula antecedentes por malos tratos por golpear a su madre, era muy conflictivo y no permitía que Pilar fuese sola a ningún sitio.

10.- SOLE

María Soledad Moreno Parra, «Sole», de 60 años, madre de una hija de 33 años y vecina de Port de Sagunt (Valencia). Fue degollada el 9 de mayo por su expareja, Virgilio S., de 60 años, que tenía vigente una orden de alejamiento por coacciones y vejaciones continuas que la víctima había denunciado. 

María Soledad tenía mucho miedo, todo el mundo lo sabía. Días antes de ser asesinada había pedido ayuda a los servicios municipales y a la Guardia Civil pero nadie la protegió. El sistema que debía protegerla determinó que el riesgo de que sufriese un ataque era bajo.

Llevaba toda la vida trabajando como limpiadora de una empresa especializada. Uno de sus lugares favoritos era la caravana que tenía fija en el camping de Estivella. La recuerdan como una mujer «muy buena, humilde y trabajadora».

11.- WARDA Y SU HIJO MOHAMED

Warda Ouchene, natural de Nador (Marruecos) de 28 años y embarazada de 4 meses, y su hijo Mohamed, de 7 años. Fueron asesinados el 17 de mayo en su casa de Sa Pobla (Mallorca). Su pareja y padre del niño, Alí K., de 35 años, los estranguló.

Warda, que llevaba una década viviendo en Sa Pobla, lo había denunciado varias veces por malos tratos y había tenido una orden de protección que ya había expirado y tras la que habían retomado la relación. Siempre lo acababa perdonando. Las primeras denuncias por malos tratos la puso en 2012.

Era discreta y tímida, apenas salía de su casa y cuando lo hacía era para llevar al colegio a Mohamed o para hacer la compra.

12.- LUCÍA

Lucía Dotto Domingues, de nacionalidad brasileña y origen portugués, de 42 años, y madre de un niño de 13 años y una niña de 9. Fue asesinada el 18 de mayo en Corbera de Llobregat  (Barcelona) por su pareja, de 50 años, que se suicidó.

Fue su hijo quien la encontró muerta en su casa cuando volvió del instituto.

Lucía era directora de la cadena de hoteles de lujo Relais Chateaux para España y Portugal, un cargo al que accedió en 2014 tras quince años dedicada al turismo. Llevaba varios años residiendo con su familia en Cataluña.

13.- BETTY

Betty, colombiana, de 52 años, madre de dos hijos mayores y limpiadora de profesión. Fue asesinada el 18 de mayo en Creixell (Tarragona) por su pareja, Manuel, de 56 años, que tras acuchillarla y descerrajarle varios tiros convivió varios días con el cadáver hasta que se suicidó.

Uno de los hijos de Betty que vive en el extranjero alertó a las amigas de su madre de que no conseguía localizarla y ellas dieron la voz de alarma a la policía.

La pareja llevaba junta unos dos años, pero no convivían. Ella residía en Torredembarra y él en Creixell, a 5 kilómetros de distancia.

14.- MARÍA TERESA

María Teresa Aladro, «Tere», de 48 años y madre de un hijo. Fue asesinada el 20 de mayo en Pola de Laviana (Asturias) por su expareja, Senén F., de 51 años, de quien se estaba divorciando, un trámite para el que había pedido información al Centro Asesor de la Mujer de su localidad.

Tere llevaba más de una década viviendo en Pola de Laviana y llevaba varios meses separada de su asesino y padre de su hijo.

De madrugada, el agresor acudió al domicilio de Tere y le disparó dos tiros por la espalda con su escopeta de caza. Luego fue detenido.

15.- KATIA

Katia, de 35 años y madre de un niño de 12. Fue asesinada a cuchilladas por su expareja, Ruben C. R., de 32 años, el 23 de mayo en un piso de Zaragoza

El agresor tenía una orden de alejamiento en vigor que ya había incumplido en otras ocasiones. Tras asesinarla intentó suicidarse.

violencia machista 2021

Varios cientos de personas se concentraron el 23 de mayo en la Fuente de las Aguadoras en señal de duelo y repulsa por la mujer de 35 años asesinada en Zaragoza. EFE/JAVIER BELVER

16.- NICOLETA CLARA

Nicoleta Clara, de origen rumano y de 41 años. Fue acuchillada el 29 de mayo en plena calle de Alovera (Guadalajara) por su expareja, Álvaro, de 54 años, a quien había denunciado en 2006. 

La pareja estuvo casada más de una década, tras la que Clara había decidido separarse debido a los continuos episodios de maltrato. Meses después decidió darle otra oportunidad y él la asesinó. Tras matarla confesó el crimen.

Nicoleta Clara, que trabajaba en una empresa textil, llegó a España con sus padres y hermanos cuando ella tenía 20 años.

17.- ALLA

Alla Bukancova, de origen letón y de 48 años. Fue asesinada el 3 de junio en su casa de Porqueres (Girona) por su pareja, Miguel Ángel, de 45 años, tras una discusión que acabó en un apuñalamiento. Horas después el asesino, con antecedentes por robos con violencia, se entregó a los Mossos d’Esquadra.

Alla llevaba más de una década en España, hablaba catalán y castellano perfectamente y había trabajado en una gasolinera de la zona, como limpiadora y en una fábrica de chuches. La recuerdan como una mujer alegre, abierta y simpática.

18.- ROCÍO

Rocío Caíz Pozo, de 17 años y madre de un bebé de cuatro meses. Fue asesinada el 3 de junio en Estepa (Sevilla) por su expareja y padre del bebé, Adrián, de 23 años, quien confesó el crimen.

La joven estuvo una semana desaparecida hasta que su agresor confesó que la mató a cuchilladas el mismo día que desapareció y la descuartizó con una motosierra, tras lo que repartió sus restos por varias zonas del municipio sevillano de Estepa.

Después de asesinarla, el agresor envió varios mensajes desde el móvil de Rocío a familiares de la joven en los que decía que se había marchado a la provincia de Badajoz con un joven que había conocido meses antes.

Su familia declaró que los episodios de maltrato eran habituales. En ocasiones la adolescente había presentado lesiones e incluso la rotura de la nariz.

El día 3 se desplazó 28 kilómetros desde su pueblo, Martín de la Jara, hasta la casa de su exnovio, en Estepa, a buscar un carrito para el bebé. Hizo el trayecto en un taxi pagado por su expareja. El conductor fue la última persona que la vio con vida.

19.- INMACULADA

Inmaculada Nzang Mba Oyana, natural de Guinea Ecuatorial de 43 años y madre de tres hijos mayores. Fue asesinada a golpes el 5 de junio en Roquetas de Mar (Almería) por su pareja, que tenía denuncias previas por violencia de género.

Inmaculada estaba con unas amigas en un piso cuando, poco antes de las 9, alguien la llamó por teléfono y ella abandonó la vivienda tras decir a sus amigas que la había llamado un amigo y que regresaría pronto.

Le había contado a sus amigas que el día anterior su expareja la había seguido por la calle y que la acosaba. Cuando bajó a la calle, el agresor la asesinó a golpes. Un testigo declaró que había visto como un hombre la golpeaba en la cabeza.

El presunto asesino, que fue detenido, tenía denuncias previas y una orden de alejamiento por maltratar a Inmaculada, que estaba registrada en el sistema de protección de las víctimas de violencia de género (VioGén).

20.- KATHERINE

Katherine Mary Brereton Travers, inglesa de 59 años madre de cuatro hijos mayores y vecina durante años de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Fue asesinada el 6 de junio por su expareja, Jorge Juliá Díez de Rivera, un piloto jubilado de 66 años, de quien se había separado.

El presunto asesino le descerrajó un tiro en el pecho con una escopeta y posteriormente se suicidó.

Katherine era azafata y había regresado recientemente de Reino Unido a su vivienda de la urbanización Somosaguas en la que vivía su expareja, quien acabó con la vida de la mujer con una escopeta de caza que la policía halló en el domicilio.

El ruido de los disparos alertó al vigilante de seguridad de la urbanización que avisó a la policía. Los cadáveres estaban tendidos en el jardín.

Decenas de personas se concentraron el 11 de junio en la madrileña Puerta del Sol para condenar los últimos casos de violencia machista. EFE/Juanjo Martín

21.- ALICIA

Alicia Rodríguez, periodista onubense de 36 años. Fue asesinada el 12 de junio en Marmolejo (Jaén) a manos de su pareja, Manuel Q. S de 35 años, quien la atropelló y trató de fingir que se trataba de un accidente.

Alicia fue atropellada en un camino rural de Marmolejo. El crimen tuvo lugar sobre las 3:30 horas en un paraje cercano al cementerio municipal, hasta donde acudieron los servicios del 112 alertados por la llamada de un hombre que, presuntamente, había sido testigo del atropello.

Los servicios sanitarios movilizaron una ambulancia pero solo pudieron certificar su muerte. Desde entonces, además de la versión del accidente, la policía barajaba la posibilidad de que se tratase de un caso de violencia machista como finalmente se confirmó. Manuel Q. S fue detenido esa misma noche.

Alicia trabajaba como cámara, editora y realizadora de la televisión local, Teleonuba. Era muy querida y una excelente profesional con más de quince años de experiencia en el sector audiovisual.

22.- CONSUELO

Consuelo M. L., costurera, de 81 años y madre de tres hijos mayores. Fue asesinada a martillazos el 15 junio en el barrio de Moratalaz (Madrid) por su marido, Eduardo G. G., de 84 años.

Sobre las ocho de la tarde los vecinos escucharon cómo Consuelo gritaba pidiéndole a su marido que parara de golpearla. Cuando los servicios sanitarios llegaron a su casa Consuelo presentaba un traumatismo craneoencefálico severo, fue trasladada en estado grave al Hospital Doce de Octubre donde falleció horas después a consecuencia de la gravedad de las heridas.

Su agresor, que abrió la puerta a la policía, estaba tranquilo y no dudó en reconocer los hechos. No mostraba signos de arrepentimiento.

Los funcionarios trataron de contener la hemorragia que presentaba la anciana hasta la llegada del Samur-Protección Civil. Intubada, los sanitarios la condujeron con preaviso al Doce de Octubre, donde no pudieron hacer nada para salvar su vida.

23.- ÁFRICA

África Cuadrado, de 56 años y madre de dos hijas. Fue apuñalada delante de una de sus hijas el 21 de junio por su marido, José Javier C.F., de 58 años, en su domicilio de Valladolid, donde, pese a estar en trámites de separación, se encontraban confinados por sendos positivos en coronavirus.

Fue la hija la que alertó a los servicios de emergencia.

En la casa, los agentes hallaron a la víctima con varias puñaladas en el tórax. África seguía con vida cuando llegaron y fue trasladada en ambulancia al Hospital Clínico de la ciudad, donde falleció horas después. El agresor fue detenido.

24.- SUSANNY MATELLANE

Susanny Matellane, dominicana de 34 años y madre de dos hijas de 11 y 4 años. Fue apuñalada por su marido, Serafín H., “El Sera”, de 69 años, en su vivienda de Doñinos de Salamanca la madrugada del 22 de junio y, como consecuencia de las graves heridas, falleció el 29 de junio en el Complejo Hospitalario de Salamanca.

La víctima permaneció una semana ingresada en la UCI y fue sometida a diversas operaciones pero los graves daños que sufría en órganos vitales provocaron su muerte.

En el violento episodio también resultó herido leve un hermano del agresor, de 68 años, que intentó evitar el ataque.

No era la primera vez que el criminal, padre de la niña más pequeña, agredía a su pareja con la que llevaba seis años de relación. Ella nunca lo había denunciado, pero el agresor tenía antecedentes por violencia de género con otra mujer a la que intentó apuñalar.

25.- HAZNA

Hazna A., de origen marroquí, 35 años y madre de 3 menores de 12, 6 y 1 año. Fue asesinada el 30 de junio en su casa de Barbastro (Huesca) por su expareja, Abderramán, de 43 años, de quien se estaba separando y al que había denunciado por maltrato.

El presunto agresor, padre de los tres niños, la mató delante de los menores.

Cinco años antes, Hazna lo había denunciado por malos tratos y se le impuso una orden de alejamiento que ya no estaba en vigor ni la víctima estaba inscrita en el sistema VioGén.

El agresor, que vivía en Monzón, se desplazó hasta la vivienda de Hazna, donde la apuñaló.

Hazna trabajaba en el bar-restaurante del hospital de Barbastro.

26.- MARÍA PILAR BERRIO

María Pilar Berrio Jiménez, natural de Vitoria, de 43 años, madre de 4 hijos -dos menores y dos mayores de edad- y vecina de Murchante (Navarra). Fue asesinada el 7 de julio por Pedro María R. J., de 41 años, quien embistió su coche y la acuchilló delante sus dos hijos menores de 5 y 9 años.

Sus vecinos la recuerdan como una mujer «muy simpática y dulce».

El presunto agresor huyó del lugar de los hechos en el coche robado con el que la había embestido y fue detenido más tarde en la localidad guipuzcoana de Legazpi.

27.- MARÍA ÁNGELES GUERRERO

María Ángeles Guerrero, de 46 años, madre de una hija y un hijo mayores, y trabajadora de Colegio San Manuel de (Málaga). Fue asesinada el 15 de julio por su expareja, José, de 55 años, quien la mató de un disparo a bocajarro. 

El presunto agresor, de quien se había separado recientemente, la estaba esperando esa mañana a primera hora en la puerta del colegio donde trabajaba. 

María Ángeles trabajaba desde hace años en el Colegio San Manuel, donde entre semana se ocupaba de la limpieza de la zona que ocupan las monjas que gestionan el colegio y los fines de semana les preparaba la comida.

La directora del colegio la definió como una persona muy querida por todos y de mucha confianza para quien lo primero eran sus dos hijos -de una pareja anterior- con quienes el presunto asesino no tenía buena relación.

Según consta en la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAN), la víctima ya había sufrido episodios de violencia de género con una pareja anterior, padre de sus dos hijos.

28.- AMAL

Amal, natural de Marruecos, de 38 años y vecina de Sabadell (Barcelona). Fue asesinada el 19 de julio por su pareja, de 60 años, que la acuchilló y escondió su cadáver en un baúl durante dos días.

Un hermano de Amal, que vive en Bélgica, alertó a una prima que reside en Sabadell de que no conseguía contactar con ella desde el lunes 19 de julio. Al no localizarla dieron aviso a la policía que, junto con los bomberos, entraron al domicilio pero no encontraron nada extraño.

El 21 de julio por la noche, tras recibir numerosas llamadas de los familiares de Amal para saber qué había ocurrido, el presunto asesino machista se entregó en una comisaría y confesó el crimen.

Agentes de la policía catalana acudieron entonces al domicilio, donde encontraron el cadáver de la mujer, con heridas de arma blanca, oculto en un baúl en una de las habitaciones del inmueble en el que residía la pareja, que se había conocido hacía pocos años.

El asesino tenía antecedentes de violencia machista de una pareja anterior, pero Amal nunca lo había denunciado

29.- LUISA AMELIA

Luisa Amelia, de 76 años y madre de 3 hijos mayores de edad. Fue asesinada el 22 de julio en Pozuelo de Alarcón (Madrid) por su marido, Miguel, de 79 años, quien le propinó un fuerte golpe en la cabeza cuando ella huía de su domicilio.

El crimen tuvo lugar por la noche. Luisa huyó a la calle donde fue alcanzada por su marido, que le golpeó en la cabeza con un jarrón. Tras agredirla la dejó tirada en la calle, donde un vecino la encontró y llamó al 112.

El agresor, un empresario del sector automovilístico ya jubilado, fue localizado y detenido.

30.- PAMELA

Pamela Salgado M., madrileña de 25 años, fue asesinada el 30 de julio en Cambrils (Tarragona) por su expareja, Pablo Javier G. A., de 53 años con quien había convivido tres años y que tenía una orden de alejamiento de ella por malos tratos.

La familia de la víctima, trabajadora de una guardería y que se había mudado hacía tres años a Cambrils con su victimario, aseguró que Pamela “vivía con muchísimo miedo y le prohibía hablar con la familia”. Una denuncia que acompañaron con fotografías en la que se ven las marcas de los golpes producidos por su pareja.

En ocasiones anteriores, la víctima había pedido a su madre que llamase a los Mossos d’Esquadra por las palizas que le pegaba.

31.- ANTONELLA

Antonella Orihuela, argentina de 30 años, enfermera y madre de una niña de 2 años. Fue asesinada el 30 de julio por su exmarido, Adrián Z., de 36 años, quien la mató y calcinó delante de la niña. Estaban en trámites de separación.

Adrián asesinó a Antonella en su casa de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona) y trasladó su cadáver a una zona de matorrales donde lo quemó. Luego se suicidó asfixiándose con el cinturón de seguridad del coche, por lo que no podrá ser juzgado por el crimen.

El asesino la mató, la calcinó y se suicidó delante de la niña (de un año y nueve meses). Al ver el fuego, unos vecinos alertaron a la policía que, cuando llegó, encontró el cadáver de la mujer, al agresor muerto y a la niña en el coche.

La pareja se conoció en 2011 en Argentina, en 2016 Adrián consiguió un trabajo como analista de sistemas en Terrasa y se trasladaron allí, donde se casaron en 2017.

Antonella Orihuela era enfermera y tiene varios hermanos en Argentina, que tras el crimen se trasladaron a España para llevarse a su sobrina y hacerse cargo de ella tras una campaña de micromecenazgo para recaudar los fondos necesarios para el viaje.

El juzgado de violencia sobre la mujer de Terrassa tenía abierto un procedimiento a raíz de una denuncia por violencia verbal que Antonella presentó en abril pasado contra Adrián. Tenía fecha de juicio para octubre. El mismo juzgado tramitaba el divorcio de la pareja.

En el momento del asesinato estaban confinados porque la niña había dado positivo para coronavirus.

32.- OXANA

Oxana, de origen ruso, 36 años y vecina del Rincón de la Victoria (Málaga). Fue asesinada el 2 de agosto por su pareja, J. L., un profesor de 53 años, quien tras matarla trató de quemar su cadáver y lo arrojó a un vertedero.

Oxana, nacida en la ciudad rusa de Volks, se trasladó hace años a España, donde ya había adquirido la nacionalidad. Vivió varios años en Armilla (Granada) donde cursó sus estudios y se graduó en gestión y administración de empresas.

Llevaba poco tiempo con su presunto asesino, un profesor de Nerja, que fue detenido. Convivía con él desde hace tres meses en un piso del Rincón de la Victoria.

El 2 de agosto, tras una discusión, J.L. asesinó a Oxana en el piso que compartían, transportó su cadáver tapado con cartones hasta el garaje y lo metió en el maletero de su coche, momento en el que fue visto por algunos vecinos que dieron aviso a la policía.

Posteriormente se trasladó a una parcela situada a 40 kilómetros, en la zona del barranco de Maro, en Nerja, donde trató de quemar el cadáver. Un vecino de la zona lo vio y avisó al 112.

33.- MARÍA DEL CARMEN

María del Carmen, de 60 años, madre de dos hijas y un hijo y vecina de Sevilla. Fue asesinada el 10 de agosto por su marido, Cristóbal, de 63 años, quien le descerrajó varios tiros y luego se suicidó.

Una de las hijas del matrimonio, que regenta una peluquería cercana, fue la que descubrió los cuerpos. Alarmada porque su madre no respondía a sus llamadas y mensajes, acudió al domicilio de sus padres.

El día anterior Cristóbal envió un mensaje de despedida a un amigo, quien interpretó que se iba de vacaciones.

La organización Mujeres de la Escandalera, en colaboración con Amnistia Internacional, «tiñen de negro» el centro de Oviedo para denunciar el impacto de la violencia machista, este 24 de agosto en los exteriores del teatro Campoamor. EFE/ Eloy Alonso

34.- ZUITA

Zuita Bouchira, originaria de Marruecos, de 38 años y madre de tres hijos pequeños. Fue degollada el 14 de septiembre en Villajoyosa (Alicante) por su marido, de 52 años.

A las 10:30 de la mañana de ese día se dio aviso de un posible suicidio desde un puente del río Amadorio de un hombre de 52 años, casado y padre de tres hijos pequeños. Horas más tarde, recibieron una llamada del colegio alertando de que tres niños habían llamado a la Guardia Civil porque su madre no había ido a recogerlos.

A los policías les saltaron todas las alarmas y pensaron en la hipótesis de que el padre de los niños se había suicidado después de cometer un feminicidio, extremo que confirmaron al llegar al domicilio donde encontraron el cadáver de Zuita.

35.- MÓNICA

Mónica Marcos Piñeiro, de 52 años y madre de dos hijos. Fue acuchillada el 15 de septiembre en su casa de A Coruña por su pareja, José Ramón G. G., de 48 años. La encontró uno de sus hijos.

Mónica regentaba la panadería del barrio coruñés de O Birloque, donde vivía. Era una mujer alegre y muy conocida. Sus hijos, mayores de edad, eran de una relación anterior. Hacía unos dos meses que había iniciado la convivencia con su asesino.

El hijo de Mónica llegó a su casa después del trabajo y encontró a su madre en el suelo en un charco de sangre. Tras asesinarla, su agresor huyó y fue detenido horas después en un hostal de Madrid. Tenía denuncias previas de dos mujeres por violencia de género.

El hijo de Mónica explicó a la Policía que, unos días antes, su madre y el presunto asesino habían tenido una fuerte discusión. La ciudad de A Coruña mostró su repulsa por este crimen con varias concentraciones.

36.- ERIKA

Erika Tavares, de 37 años y madre de 2 hijos de 13 y 17 años. Fue asesinada el 12 de octubre por su pareja, Óscar M., de 42 años, de quien se estaba separando. La degolló en su casa de Vitoria, donde se encontraban los menores.

Erika trabajaba desde hacía tres años en la fábrica de Mercedes Benz de Vitoria, al igual que su asesino, quien sobre las 7:30 de la mañana, tras finalizar su turno de noche en la factoría, regresó a su casa, encerró a Erika en la terraza de la cocina y la degolló.

Tras asesinarla el agresor se suicidó por lo que no podrá ser juzgado por el crimen. Uno de los hijos de la pareja fue quien avisó a los servicios de emergencia, que no pudieron hacer nada por salvar la vida de su madre. 

La pareja estaba en trámites de separación y el agresor no aceptaba esta situación. En alguna ocasión había manifestado que la iba a matar, que no iba a permitir la separación.

37.- MARÍA ISABEL

María Isabel Martínez M., de 37 años y madre de un hijo y dos hijas de 16, 8 y 7 años. Su expareja la acuchilló el 7 de noviembre, en su casa de San Roque (Cádiz).

Era muy conocida en San Roque donde regentaba, junto a su madre, dos establecimientos de hostelería.

El asesino había sido denunciado por otras dos parejas anteriores por violencia machista, en 2014 y en 2017, denuncias que ya habían prescrito.

María Isabel se había separado hacía unos dos meses de su presunto asesino y había denunciado por agresiones machistas a dos de sus exparejas y padres de sus tres hijos, si bien ambas estaban inactivas tras haber prescrito debido al tiempo transcurrido.

Su expareja la abordó cuando ella regresaba a su domicilio tras pasar todo el día fuera. En ese momento, sus dos hijas menores, de 7 y 8 años, estaban con su padre, y su hijo mayor, un chico de 16, con el suyo.

Tras asesinarla llamó a unos familiares a los que confesó el crimen y anunció su intención de suicidarse. Los familiares dieron la voz de alarma y se detuvo al sospechoso.

38.- CRISTINA

Cristina Blanch, de 30 años. Fue acuchillada el 3 de diciembre por su pareja, Alberto L. H., de 35 años, en el domicilio que compartían en (Valencia).

El cadáver de Cristina fue encontrado al día siguiente por la mañana por su madre y otros familiares. Una hermana de la víctima había denunciado su desaparición después de que no respondiese a las llamadas desde el viernes por la mañana.

Cristina había estudiado el doble grado de Administración y Dirección de Empresas y Derecho en la Universitat de Valencia, dos másteres de alta dirección en Alemania y Valencia, y otro en comercio internacional en Madrid.

Tenía formación musical y dominaba varios idiomas. Además de su trabajo como especialista en promoción y asesoramiento empresarial, formaba parte de la junta directiva, junto a su madre, de la empresa Ad Infinitum Inversiones S.L, fundada por sus padres.

Además, Cristina pertenecía a una comisión fallera donde la recuerdan como una mujer muy alegre que «siempre tenía una sonrisa para todos».

El presunto asesino, que fue detenido, es licenciado en Derecho por la Universitat de Valencia, donde era profesor asociado en el doble grado de Derecho y Criminología y en el grado de Derecho, y especialista en Derecho de familia, Derecho laboral y Derecho Penal.

Fue encontrado herido por los trabajadores de un restaurante contiguo al portal de su casa. Al parecer, tras acuchillar a Cristina, se cayó al patio interior cuando trataba de escapar bajando por las tuberías de desagüe. Quienes lo encontraron pensaron que estaba robando y fue detenido. Tras declarar (no confesó el crimen), fue puesto en libertad y quedó hospitalizado. Al encontrar el cadáver de Cristina volvió a ser detenido.

Centenares de personas se concentraron el 9 de diciembre en la plaza del Ayuntamiento de València para rendir un homenaje a Cristina, asesinada supuestamente por su pareja, y lo han hecho portando rosas blancas, una de las flores preferidas de la joven valenciana.EFE/ Miguel Ángel Polo

39.- LORENA

Lorena Requena Portero, de 39 años y madre de dos niñas de 6 y 4 años. Fue asesinada el 10 de diciembre en Granada por su expareja, Mohamed. F. B., de 44 años, quien la acuchilló en el aparcamiento de su casa.

Lorena había puesto fin recientemente a la relación de diez años con su presunto asesino y padre de sus dos hijas.

El viernes 10, sobre las 13,45 horas, cuando se disponía a coger el coche para recoger a las niñas en el colegio, Mohamed la interceptó y la acuchilló hasta la muerte.

Los padres y la hermana de Lorena se han hecho cargo de las niñas.

El presunto asesino pasó parte de la mañana en un bar del que salió para asesinar a Lorena. Luego regresó al mismo bar con la ropa y las manos ensangrentadas y confesó el crimen.

40.- MARÍA ÀNGELS

María Àngels Droch Nualart, de 64 años. Fue asesinada el 16 de diciembre por su marido, de 63 años, que le descerrajó un tiro con una escopeta de caza en su casa de Sant Joan les Fonts (Girona) y luego se suicidó.

Antes de suicidarse, el agresor llamó a su hermano para que avisase a la policía y fuese a su casa, una vivienda unifamiliar en La Canya. Cuando llegaron encontraron los dos cuerpos sin vida. Al parecer, María Ángels tenía problemas renales graves.

41.- ELIA

Elia Roda Lafuente, de 35 años y madre de una niña de 3 años. Fue asesinada el 18 de diciembre en su casa de Torrevieja (Alicante) por su pareja, David, de 39 años con antecedentes por violencia de género con parejas anteriores.

 Tras asesinar a Elia, David, padre de su hija, confesó el crimen.

Un ramo de rosas en la entrada de la vivienda de la mujer asesinada por su pareja en Torrevieja. EFE/Manuel Lorenzo

42.- EVA Y SU BEBÉ DE 11 MESES

Eva Jaular, de 40 años, y su hija de 11 meses fueron asesinadas a cuchilladas el 18 de diciembre en Liaño de Villaescusa (Cantabria) por su pareja y padre de la niña, José R. C., de 43 años, que se saltó la orden de alejamiento que tenía impuesta. Eva tenía otros dos hijos (uno menor y otra mayor de edad) de otra relación.

Días antes Eva ya había llamado a la policía porque su asesino se había saltado la orden de alejamiento. Ese día la Guardia Civil acudió a su casa y el agresor se marchó.

La hermana de Eva y su madre trataron de contactar con ella sin éxito, acudieron a su casa y al no encontrarlas lo denunciaron a la Guardia Civil que localizó los dos cadáveres ocultos en el corral de la vivienda.

Eva había estado trabajando de camarera en un restaurante muy conocido de la zona y ahora estaba de baja. Vivía en Liaño desde hacía más de una década. Sus compañeros la recuerdan como una mujer muy trabajadora, alegre y amante de los animales.

43.- YOLANDA 

Yolanda, una joven de origen paraguayo, de 25 años y madre de un niño de 10 años y una niña de 3. Fue asesinada de un disparo el 25 de diciembre, día de Navidad, por su pareja, KiKo, N. M., de 21 años, en su vivienda de Los Palmerales de Elche (Alicante). Fue detenido cuatro días más tarde.

La víctima fue encontrada sin vida sobre las 23 horas.

Los menores se han quedado a cargo de su abuela materna, madre de Yolanda.

El asesino, que huyó tras el crimen, fue detenido cinco días más tarde tras atrincherarse en la vivienda de una expareja con cuatro personas en su interior y disparar varias veces con un fusil de asalto AK-47 a los agentes de la Policía Nacional que acudieron a detenerlo.

Cuando el agresor llegó a la vivienda de su expareja, que no había denunciado nunca pero que también había sido maltratada por este hombre, ella y la hija de ambos, de 18 meses, ya llevaban 48 horas en otro emplazamiento seguro protegidas por la Policía al considerarse que había un riesgo «extremo» de que fueran atacadas

Fue la madre de la expareja quien avisó a la Policía de que el sospechoso había accedido de madrugada y a la fuerza al interior de la vivienda, donde se encontraban tres mujeres y un hombre, a los que tomó como rehenes. Al verse acorralado por el amplio dispositivo de seguridad en torno a la vivienda, se entregó.

MENORES

1.- Isabel (11 años). Su padre, Fausto, la asesinó a tiros junto a su madre el 9 de marzo en su casa de El Molar (Madrid) y luego incendió la vivienda.

Era una niña alegre que estudiaba el último ciclo de Primaria en el colegio Infanta Leonor de San Agustín de Guadalix al que se desplazaba cada mañana desde El Molar.

2.- Mohamed (7 años). Su padre, Alí K., lo estranguló junto a su madre, Warda, el 17 de mayo en su casa de Sa Pobla (Mallorca).

Sus amigos lo llamaban «Moha». Cada mañana su madre lo acompañaba al colegio.

3 y 4.- Olivia (6 años) y Anna (1 año), hijas de Beatriz Zimmerman. El padre de las menores, Tomas Gimeno, las asesinó el 27 de abril en su finca de Tenerife y luego arrojó sus cuerpos al mar metidos en bolsas. El cadáver de Anna aún no se ha recuperado. Tampoco el de su asesino. El 10 de junio se halló el cuerpo de Olivia a mil metros de profundidad.

Fue un doble crimen de violencia vicaria con el que el asesinó trataba de vengarse de su exmujer, Beatriz Zimmerman, la madre de las niñas, por haberlo dejado y haber iniciado una relación con otro hombre.

Según el auto judicial, Gimeno quiso «presuntamente darles muerte de forma planificada y premeditada con el fin de provocar un inhumano dolor a su ex pareja, a la que de forma deliberada buscó dejar en la incertidumbre acerca del destino que habían sufrido sus hijas al ocultar sus cuerpos, tras darles muerte, en el fondo del mar, eligiendo lugares alejados de la costa y profundos, donde pensaba que nunca serían encontradas».

Una mujer coloca un ramo de flores en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife, frente a cuya costa aparecía el cuerpo de Olivia, de 6 años. EFE/Ramón de la Rocha

5.- Leo (2 años). Su padre, Martin Ezequiel Álvarez, lo asesinó el 24 de agosto en el Hotel Concordia de Barcelona. El asesino pidió pasar la tarde con el menor y se lo llevó a la piscina del hotel en el que años antes se había casado con la madre del niño, quien le había pedido la separación poco tiempo antes.

En un momento de la tarde, el agresor envió un mensaje a su exmujer en el que le decía que en el hotel «encontraría lo que se merecía».

Cuando llegaron encontraron el cadáver de Leo. Su padre lo había asfixiado y había huido. Se suicidó poco después. Unas tres semanas después se halló su cadáver en unos terrenos cercanos al aeropuerto de El Prat.

6.- Una bebé de 11 meses, asesinada junto a su madre, Eva, el 18 de diciembre en Liaño de Villaescusa (Cantabria). Su padre, José R. C, de 43 años, se saltó la orden de alejamiento que tenía impuesta y las acuchilló. Los dos cadáveres estaban ocultos en el corral de la vivienda.

7.- Abril (3 años).- Su padre, Julien C., fotógrafo de 47 años, la asesinó el 30 de diciembre en el barrio de Lavapiés (Madrid) y luego se suicidó.

María, la madre de la niña, fue la que avisó a la policía tras varios intentos infructuosos de localizar a su expareja, de quien se estaba separando.

La madre, que vive enfrente del padre de su hija, advirtió que algo extraño sucedía el jueves por la noche, al ver luz en la vivienda de su expareja sin conseguir que éste atendiese a sus llamadas.

Cuando los agentes del Cuerpo Nacional de Policía accedieron a la vivienda encontraron los cuerpos sin vida de Abril y su padre.

La madre y la abuela de la niña tuvieron que ser atendidos por los psicólogos de Emergencias que se habían trasladado hasta el lugar del crimen.

AVANCES 2021

A lo largo de 2021 desde el Ministerio de Igualdad se han puesto en marcha varias medidas para intentar frenar la violencia machista, un problema estructural que requiere de la implicación del conjunto de la sociedad y que, en 2021, se ha cobrado la vida de una mujer cada ocho días.

Así, a lo largo del año, dando cumplimiento al Convenio de Estambul, se amplió el 016 a todas las víctimas de violencia machista y se incluyó a las víctimas de violencia física, psicológica y sexual; de mutilación genital femenina, matrimonio forzado, acoso, aborto forzado o la esterilización forzada, así como a los familiares de las víctimas que precisen información.

El 016 se reforzó con el número de WhatsApp 600000016 para las mujeres víctimas de violencia machista y se impulsaron los «Puntos Violetas» en lo que se ofrece información sobre cómo actuar ante un caso de violencia contra las mujeres.

Además, por fin vio la luz de Ley de Infancia en la que se incluyó que los padres incursos en un proceso penal por violencia de género no puedan tener un régimen de visitas a sus hijos menores y prohibió el Síndrome de Alienación Parental (SAP).

El 25 de Noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género, todos los grupos parlamentarios, salvo Vox, sellaron la renovación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género para hacerlo permanente y blindar su financiación pública.

Y el 23 de diciembre el Congreso de los Diputados avaló la mejora de las condiciones de acceso a las pensiones de los huérfanos de la violencia machista y amplió estas ayudas a los menores cuya madre haya sido asesinada por su pareja o expareja, aunque este no sea el padre de los niños, y a los que sean adoptados.

RECURSOS

El 016 atiende a todas las víctimas de violencias machistas las 24 horas del día y en 53 idiomas, igual que el correo 016-online@iguadad.gob.es. También se presta atención por Whatsapp en el teléfono 600000016.

Si una mujer se encuentra en una situación de emergencia también puede llamar al 112, al 091 (Policía Nacional) o al 062 (Guardia Civil). Si no puede llamar, puede recurrir a la aplicación @alertcops, que envía una alerta con su ubicación a las fuerzas de seguridad.

Las víctimas de maltrato sordas, con discapacidad auditiva, ciegas o sordo ciegas pueden llamar al 016 con 900 116 016, SVisual, ALBA, Telesor, ATENPRO y la app PorMí. Al 112 con la app 112Accesible. Al 091 y 062 con SVIsual y app AlertCops.

Los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10.