LGBTI discursos de odio

Cientos de personas marcharon en el marco del Orgullo LGBTI+ el 25 de junio, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Bienvenido Velasco

2022: Las calles se llenan de Orgullo contra el aumento de los discursos de odio

Cristina Bazán | Guayaquil - 28 junio, 2022

Tras dos años de convocatorias mermadas por las restricciones de la pandemia, este 2022 la población LGBTI toma las calles para alzar su voz contra el aumento de los discursos de odio, promovidos por la extrema derecha, que han desencadenado un crecimiento de la violencia física y verbal en gran parte del mundo.

Pero la población LGBTI también sale, y ha salido ya desde el 25 de junio en varios países de América Latina, a celebrar avances legislativos. En 2021, Chile aprobó el matrimonio igualitario y Argentina promulgó una ley que establece un cupo laboral para las personas travestis, transexuales y transgénero en el sector público. Estas y otras normativas tendentes a lograr la consecución de derechos de este colectivo se reclaman en países como El Salvador o Panamá y también en España.

«Ahora mismo la deuda que estamos reclamando es una ley estatal hacia las personas trans y LGTBI. Pero también hay otras cuestiones que tenemos que seguir abordando, como el discurso de odio de la ultraderecha hacia el colectivo LGTBI+. Y no solo hacia nosotros, también hacia las personas migrantes y hacia las mujeres», explica a Efeminista Uge Sangil, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) en España.

Solo en Cataluña, los incidentes o actos contra el colectivo LGTBI han crecido un 34 % el primer semestre de este año, en comparación con el mismo periodo del año pasado, según los datos del Observatorio contra la Homofobia (OCH). El presidente del OCH, Eugeni Rodríguez, ha denunciado en una entrevista que este aumento de las agresiones se vincula con el crecimiento del «discurso del odio».

«España es uno de los países con más derechos, pero necesitamos avanzar. Queda mucho por hacer, hay que disminuir, sobre todo, el acoso y los delitos de odio hacia un colectivo que van en aumento», agrega Sangil.

Es por esto que este año, la FELGTBI+ convoca una manifestación bajo el lema: «Frente al odio: Visibilidad, Orgullo y Resiliencia».

Las personas LGBTI en España

España se ubica en el puesto 10 con respecto a la situación legal y política de las personas LGBTI, de entre 49 países europeos, según un monitoreo anual que realiza la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA-Europa).

Sin embargo, entre las principales preocupaciones detalladas en el informe de 2022 están «la retórica anti-trans» que, dice la ILGA, «siguió ganando terreno en España». Además, los delitos de odio «siguen siendo un problema grave».

«El informe anual del Ministerio del Interior documentó 277 delitos de odio anti-LGBT en 2020«, reza el documento publicado en su página web. Y pone como ejemplo el caso de Samuel Luiz, asesinado por un grupo de personas en A Coruña. «El homófobo asesinato provocó manifestaciones y protestas públicas en todo el país, algunas de los cuales fueron respondidas con violencia policial».

La presidenta de FELGTBI+ también denuncia la falta de implementación de leyes en algunas comunidades. «Cuando no ejecutas una ley eso no te deja avanzar tampoco en derechos. La Comunidad Canaria concretamente aprobó hace un año una ley trans y la ultraderecha la ha llevado al Constitucional. Entonces, nunca estamos seguras porque en estas instituciones hay también LBGTI fobia, y al final corremos riesgos».

«Tenemos que estar pendientes, recordando y reivindicando a los gobiernos autonómicos que las leyes que se aprueban tienen que ejecutarse. Y que se deben de realizar los protocolos necesarios tanto en educación comunitaria como en otros ámbitos, como el laboral».

Además de la ley trans, Sangil espera que este año también puedan firmar un «pacto social» que derive en un Pacto de Estado «contra los discursos de odio». 

Avances y deudas en América Latina

En América Latina la situación con respecto a los discursos de odio no es diferente. De hecho, el aumento de estos ha derivado también en un aumento de agresiones y asesinatos.

Datos de Amnistía Internacional (AI), recogidos en su informe anual sobre derechos humanos, revelan que las personas LGBTI sufrieron «actos de violencia mortal» en toda la región. La Asociación Nacional de Travestis y Transexuales de Brasil denunció que 80 personas transgénero habían sido víctimas de homicidio en el país en la primera mitad del 2021. Y la Red Comunitaria Trans de Colombia denunció los homicidios de 30 personas trans hasta noviembre del mismo año. Hasta junio de este año, 11 mujeres trans han sido asesinadas en Colombia.

«Desafortunadamente nuestra región sigue cuantificando uno de los mayores números de homicidios relacionados a crímenes de odio en contra de personas LGTBI+. Hay violencia de diferente tipo, persecuciones en países como El Salvador y Honduras. Discriminación laboral, discriminación en las escuelas. Además, acoso en múltiples sectores de la sociedad. Eso imposibilita a las personas LGTBI tener una vida plena y ejercer sus derechos», asegura la directora para las Américas de AI, Érika Guevara Rosas.

Los países del Caribe, donde todavía existen legislaciones que criminalizan a las personas LGTBI+, y Brasil, son los lugares que mayor preocupación generan a la organización. «A pesar de que ha habido avances, el mayor número de homicidios y asesinatos de odio en todo el mundo ocurren en Brasil», afirma Guevara.

También denuncia el retiro de la financiación a programas «tanto de concientización como de apoyo y de protección a personas LGTBI+», sumado a «un cambio en el discurso y la narrativa en donde se les ataca por parte del gobierno, incluido el presidente (Jair) Bolsonaro, y eso genera un ambiente hostil y de hostigamiento».

Además, recuerda que, por influencia de la extrema derecha, hace unos meses Guatemala pretendía promulgar una ley «que se titulaba de protección a la familia», pero que «no era más que una aberración de un conjunto de violaciones a los derechos humanos en donde se estigmatizaba y criminalizaba a las personas LGTBI+«.

Por el lado de los avances, Amnistía Internacional destaca la aprobación del matrimonio igualitario en Chile, que en Argentina se introdujeran nuevos documentos de identidad que reconocen a las personas que se identifican como no binarias y que en Estados Unidos el presidente Joe Biden adoptara medidas para derogar las políticas discriminatorias de la administración anterior hacia las personas LGBTI.

«Hemos avanzado. Creo que, a pesar del contexto tan adverso que estamos viviendo, no podemos olvidar lo que los movimientos y las propias personas LGTBI+ han logrado. Y eso es importantísimo», enfatiza.

La fuerza del movimiento feminista y LGBTI+

Para Uge Sangil, presidenta de la FELGTBI+ en España, el movimiento feminista y el movimiento LGTBI siempre han ido de la mano y eso fortalece la lucha.

«En un momento dado era el movimiento feminista el que estaba delante de nosotras y en otro momento hemos estado nosotras delante del movimiento feminista. Contribuimos si vamos de la mano y si vamos juntas», afirma.

Y agrega que sus luchas, «aunque tenga diferencias, son una voz reclamando los derechos humanos».

Por su parte, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, dice que el apoyo mutuo y los avances son los que hay que celebrar en este Orgullo. «Hay mucho que celebrar, sobre todo en términos de dignidad. Hoy las personas LGTBI+ levantan la voz con mucha valentía, con mucha dignidad, a pesar de las consecuencias y lo que eso pueda llevar a sus vidas en lo personal y en lo colectivo».

«Los desafíos son múltiples. Hay que avanzar sin lugar a duda en cuerpos de legislación y política pública. Pero sobre todo se tiene que seguir avanzando en las narrativas sociales, en los cambios de los tejidos sociales para entender y para acompañar y respetar los derechos humanos de todas las personas», sostiene.