Laura Galán Cerdita

La actriz Laura Galán posa durante la presentación de la película "Cerditas" en el marco de la 55ª edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges. EFE/Siu Wu

Laura Galán: «He podido hacer ‘Cerdita’ gracias a mi cuerpo»

Beatriz Retuerta | Guadalajara - 24 octubre, 2022

La actriz Laura Galán es la protagonista de «Cerdita», el thriller que denuncia la gordofobia y los abusos dirigido por Carlota Pereda que acaba de estrenarse en más de 250 salas de España, un papel exigente y liberador que, según reconoce en una entrevista con EFE, ha podido hacer «gracias» a su cuerpo.

“Mi cuerpo es mi herramienta de trabajo y además estoy muy a gusto con mi cuerpo; a veces sorprende porque soy una actriz no normativa que está mucho tiempo en la película en bikini siendo una persona gorda, pero me da igual», asegura.

Por ello, aconseja que «si alguien que sufre ‘bullying’ lee esto que piense que no tiene la culpa, y si alguien al leerlo se da cuenta de que lo está generando y puede cambiar algo, sería genial”.

Un corto de denuncia

«Cerdita» es un «thriller» rural con un elenco mayoritariamente femenino, ambientado en un pueblo extremeño donde un psicópata asesino anda suelto. La protagonista, interpretada por Laura Galán, es una adolescente incomprendida en su familia que sufre el acoso y la gordofobia de sus compañeras.

La cinta tiene su origen en un corto de 2017 también protagonizado por Galán y que, señala la actriz, cuando se rodó no tenía visos de convertirse en largo.

“Yo no me lo esperaba en absoluto y para mí fue una maravilla”, reconoce Laura Galán, que admite que tampoco se esperaba que le dieran el papel protagonista, ya que su personaje es una adolescente y explica: «Por edad, no le convencía a Carlota, pero un día quedamos a tomar un café y me pidió hacer la última mirada del corto y le gustó, a lo que se suma que ella temía que si cogía a una actriz más joven fuese a sufrir porque realmente estás contando una historia muy dura».

Así, expone que a una actriz adolescente «puede hacerle mucho daño» interpretar ese papel, pero resalta que ella, a sus 36 años, ya ha hecho un trabajo con su cuerpo.

Su carrera como intérprete

Galán siempre ha disfrutado de la actuación, desde niña. «Cuando había actividades extraescolares de pequeña siempre me apuntaba a teatro», dice. «Desde el colegio, me ofrecieron una vez ir al teatro y ahí conocí a mi primera profesora, Marta Marco, que ahora es amiga y compañera».

Y, si bien durante toda su adolescencia veía la interpretación más como un «hobby» que como una opción profesional, mientras estudiaba la selectividad «lo vio claro» y supo que quería dedicarse a ello.

En el cine, «Cerdita» es su primer papel protagonista, si bien para la pantalla grande también ha participado en «El hombre que mató a don Quijote», de Terry Gilliam, y en «Orígenes secretos», de David Galán Galindo.

“Desde luego, lo que he rodado en ‘Cerdita’ no lo he rodado en las otras porque estoy en todos los planos y ha sido súper aprendizaje”, afirma.

Galán asegura que «Cerdita» ha sido “un pequeño milagro” porque se retrasó un año por la pandemia y aún así se rodó en 2021 con medidas frente al virus como la mascarilla “y no hubo casos» de contagios, ya que se cuidaban «muchísimo”.

A la suerte de haber sido su primer papel protagonista se une el plantel de actores que la acompañan, empezando por Carmen Machi, a la que considera amiga suya desde hace años, pero a quien le decía: «Madre mía, qué miedo darle la réplica porque para mí es la mejor actriz de España”.

«Es un personaje expuesto porque pide unas cosas horrorosas, pero yo estoy muy satisfecha y además gracias a mi cuerpo he podido hacer esta película», añade Galán, quien afirma que fue muy feliz rodando porque tenía un «equipazo increíble» que le ayudó «en todo».

Laura Galán, una «artesana del oficio»

Laura reconoce que, “afortunadamente», desde sus inicios como actriz ha podido vivir de ello «más o menos» y matiza: «No siempre actuando, pero sí haciendo otras cosas en el teatro, que es donde más he trabajado, como ayudantes de dirección, regiduría o lo que se pueda”.

Este salto a la primera línea con «Cerdita» le ha dado una exposición pública que antes no tenía y afirma que ahora ya es más conocida en el mundo de la interpretación, aunque «siguen sin llegar muchos papeles».

«Esto es así. Soy consciente de que lo que me ha pasado con ‘Cerdita’ es extraordinario y hay muchos compañeros míos que no tienen la posibilidad en la vida de hacer un protagonista en el cine y por ello estoy súper agradecida, pero sabiendo que tengo que seguir luchando porque sigo siendo la misma actriz sin trabajo de antes», explica.

Próximamente estrenará otra película rodada el pasado año, «Una noche con Adela», donde también interpreta a la protagonista, y de la que no puede avanzar todavía detalles, y a final de año va a girar con la obra de teatro «Un animal en mi almohada» pero insiste: “Aquí nadie asegura nada y hay que tener los pies en la tierra. Me veo más como una artesana haciendo oficio”.