Helena Cánovas Parés

Acaba de cumplir 27 años y ya ha estrenado varias de sus obras en Madrid, Zaragoza o Colonia. La catalana Helena Cánovas es también la ganadora de la segunda edición del Carmen Mateu Young Artist European Award, una mujer que es feliz componiendo, en un ámbito en el que ellas aún no son "muy visibles". EFE/Marta Pérez

«Soy feliz componiendo», Helena Cánovas Parés ganadora del premio Carmen Mateu

Irene Dalmases | Barcelona - 18 noviembre, 2021

La catalana Helena Cánovas Parés, ganadora de la segunda edición del Carmen Mateu Young Artist European Award, revela que es feliz componiendo en un ámbito en el que ellas aún no son «muy visibles».

En una entrevista con Efe, esta joven que, bromea, tiene «pinta de guiri en todas partes», rememora que, aunque en su familia no hay ningún músico, su padre, químico de profesión, es muy melómano y su madre es pintora, con lo que «la parte creativa siempre ha estado allí, en casa».

La compositora que acaba de cumplir 27 años y ya ha estrenado varias de sus obras en Madrid, Zaragoza o Colonia (Alemania) confiesa que, aunque de adolescente pedía ir a parques de atracciones, sus progenitores siempre apostaron por llevarla junto con su hermana más pequeña a museos, a disfrutar de la naturaleza, o a auditorios para escuchar conciertos de música, y «supongo -dice- que algo de esto se fue quedando dentro».

Sus primeros acercamientos a la música

Se inició con clases de piano y canto en su pueblo de Tona (Barcelona), para pasar, posteriormente, por el Conservatorio de Vic hasta empezar, en 2012, su licenciatura en Composición en el Conservatorio Superior de Música de Aragón, para el que solo tiene buenas palabras, igual que para la ciudad de Zaragoza, donde pasó cinco años, «un lugar -explica- que me gusta mucho, donde crecí como persona».

Al terminar estos estudios, partió hacia la Universidad de Música y Danza de Colonia, la mayor de Europa para música.

«Ellos serían felices si me quedara, que eran mis planes antes de ganar el premio Carmen Mateu, pero ahora digo que terminaré allí mis estudios, y después no lo sé», confiesa.

Capaz de aprender alemán en apenas dos meses para poderse integrar mejor, Helena Cánovas Parés siempre está en ebullición, no para, y cuando se le pregunta sobre el número de obras que ya ha compuesto señala que tiene terminadas por «encima de las cuarenta piezas, pero que me gusten, quizá cinco».

Exploración de la memoria historicidad en la ópera

Precisa que ahora está inmersa en la conclusión de un nuevo trabajo, con el título provisional de «Si lo recuerdo bien» (Wenn ich mich richtig erinnere), del que también es libretista, con el texto en alemán, y que se inspira en su abuela Maria, una mujer a la que se sentía muy apegada, nacida en 1925 y fallecida en 2019.

«Tenía ganas -señala- de hablar de la transmisión de la memoria, de la memoria histórica, de la definición de la identidad, de cómo no solo me define la cuestión genética, sino mi educación y todo lo que he heredado al tener unos padres nacidos en pleno franquismo y con unas abuelas que vivieron antes de la Guerra Civil, durante el conflicto y después. Y que nos explicaron sus experiencias».

La obra, un encargo del festival Spark de Colonia, está prevista que se estrene entre el 7 y el 10 de abril de 2022.

Respecto a la ópera que estrenará, gracias al premio Carmen Mateu, dotado con 30.000 euros, en el Festival de Peralada y, posteriormente, en el Gran Teatro del Liceu y en el Teatro Real de Madrid.

Helena Cánovas Parés

Helena Cánovas durante una entrevista con Efe. EFE/Marta Pérez

Condesa de San Luís

Helena Cánovas Parés avanza que le gusta «la idea de reciclaje, de que componer no tiene que ser solo inventarse cosas nuevas, sino también repensar el material ya existente«, empezó a buscar textos antiguos hasta topar con la Condesa de San Luís y su «Don Juan no existe».

Sostiene que la Condesa de San Luís es un personaje fascinante, del que apenas se habla, «hija de nobles, casada con un noble y que entró en política, con unas ideas muy pacifistas y muy feministas para su momento, en la España de principios del siglo XX, aunque también estuvo de asesora un tiempo de Primo de Rivera, un contraste muy histriónico».

Fue autora de la obra teatral «Don Juan no existe», de la que «solo sabemos que se estrenó en Madrid y en el Teatro Colón de Buenos Aires, pero su manuscrito ha desaparecido, aunque en mi búsqueda he podido leer críticas en los periódicos, pero no he encontrado el texto, lo que me da la posibilidad de decir que Don Juan no existe, que no existe de verdad, y que nos lo inventamos».

Libertad al crear

La ópera, que tendrá unos sesenta minutos de duración, podría «empezar con Don Juan y abrirse luego hacia la Condesa y hacia esas dramaturgas españolas de principios de siglo que solo están en la wikipedia, una suerte de fantasmas en línea», considera.

A la vez, destaca, que desde la organización del premio le han dado «una total libertad y, en las conversaciones que hemos mantenido últimamente, me han escuchado mucho, lo que no es tan habitual».

En cuanto a la música, se imagina «empezar con una especie de apertura como de zarzuela, a lo Cánovas, que se vaya un poco tímbricamente, aunque dándole al público un suelo, un saber dónde se encuentra, porque intento pensar siempre en el oyente, aunque el mío sea un lenguaje abstracto«.

Helena Cánovas Parés reconoce el trabajo de sus amigas

Preguntada por sus compositores favoritos, dice que hay muchos pero a la hora de dar nombres opta por figuras actuales, algunas muy amigas suyas, como la chilena Macarena Rosmanich, Chaya Czernowin, Rebecca Saunders, Peter Ablinger o Gordon Kampe.

Tampoco obvia que en el mundo de la ópera hay que abrir el debate sobre el papel de las mujeres protagonistas, porque «o bien las matan, o son brujas, o se hacen las sexy. Creo que si fuera cantante me aburriría de hacer siempre lo mismo».

A su juicio, «no se trata ahora de cambiar lo compuesto y escrito en otras épocas en las que no había la conciencia de estas cosas y hay que seguir representándolo, pero sí creo -afirma- que tenemos que hablar de ello».