escritora y periodista y colaboradora habitual de El País, la Ser y Radio Euskadi, entre otros medios.

Fragmento de la portada de "Los ojos cerrados". Cedida por la editorial.

«Los ojos cerrados», la novela de Edurne Portela sobre la memoria, premio Euskadi de Literatura

EFE | Bilbao - 30 octubre, 2022

La escritora bilbaína Edurne Portela ha ganado el Premio Euskadi de Literatura en castellano 2022 por su novela «Los ojos cerrados», una obra que rescata la memoria de las heridas abiertas en comunidades humanas reducidas por la Guerra Civil española y la posterior represión de la dictadura.

Además de Portela, a otras tres escritoras vascas y navarras las reconocieron con los premios Traducción Literaria al Euskera, que ha recaído en Koro Navarro Etxebarria, por su traducción de la novela «Fiesta», de Ernets Hemingway; Ensayo en euskera, para Irati Jiménez Uriarte por «Begiak zabalduko zaizkizue» (Se os abrirán los ojos), y Ensayo en castellano, para Teresa Maldonado Barahona, por su obra «Hablemos claro».

Premios Euskadi de Literatura

El consejero vasco de Cultura y Política Lingüística y portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria, ha apuntado que el que los Premios Euskadi de Literatura de este año hayan reconocido a siete mujeres «no es una cuestión de género», sino que es «indicativo de la calidad de la obra hecha por las mujeres premiadas y de la aportación que estas mujeres están haciendo a la Literatura vasca, tanto en euskera como en castellano».

La Premio Euskadi de Literatura en castellano, Edurne Portela, escritora y periodista y colaboradora habitual de El País, la Ser y Radio Euskadi, entre otros medios, ha reivindicado por su parte que el reconocimiento a las mujeres en el mundo de la literatura «tiene que ser parte de la normalidad de nuestra presencia en el ámbito creativo».

Respecto a la obra premiada con este galardón, «Los ojos cerrados» (Galaxia Gutenberg), ha destacado que «visita las heridas que quedaron de la Guerra del 36 y, sobre todo, de la posguerra franquista y de la dictadura», y tiene que ver con «cómo las pequeñas comunidades dirimen las violencias heredadas y cómo el silencio que se impone a las víctimas es otra forma de violencia».

Portela ha agregado que la literatura «tiene algo que decir en el debate vigente sobre la memoria democrática y contribuir a seguir exhumando no solo los cuerpos, sino también esas memorias que han sido reprimidas durante demasiadas décadas».

La Premio Euskadi de Ensayo en castellano, Teresa Maldonado Barahona, ha visto reconocido su ensayo «Hablemos claro», en el que refleja su preocupación por el oscurecimiento que, a su juicio, ha sufrido «el lenguaje que utilizamos las feministas últimamente» por el uso de jergas «muy complicadas y complejas, muy incomprensibles y llenas de neologismos y anglicismos, de mucha palabrería nueva, de clichés, de eslóganes que se convierten en mantras».