• Las aspirantes a bomberas en las oposiciones de La Rioja, Laura Martínez (d) y Diana López (i) en una entrevista a EFE en el Parque de Bomberos de Logroño. EFE/ Raquel Manzanares

  • La aspirante a bombera en las oposiciones de La Rioja, Laura Martínez en una entrevista a EFE en el Parque de Bomberos de Logroño. EFE/ Raquel Manzanares

  • La aspirante a bombera en las oposiciones de La Rioja, Diana López en una entrevista a EFE en el Parque de Bomberos de Logroño. EFE/ Raquel Manzanares

  • Las aspirantes a bomberas en las oposiciones de La Rioja, Laura Martínez (d) y Diana López (i) en una entrevista a EFE en el Parque de Bomberos de Logroño. EFE/ Raquel Manzanares

Una «educación súper sexista» aparta a las mujeres de ser bomberas

David Hernando | Logroño - 7 enero, 2023

Para la aspirante a bombera en las oposiciones de La Rioja, Laura Martínez, el hecho de que no haya muchas mujeres en este oficio se debe a la educación «súper sexista» que ha recibido la sociedad y a que a ellas «les han dicho que no son capaces de ser bomberas».

Por eso los porcentajes siguen siendo tan ínfimos, la asociación ‘Ser bombera’ elaboró un estudio en el año 2018 en el que revelaba que, de los 20.041 bomberos que había en España, solo 168 eran mujeres, un 0,83%, por lo que ni un 1% de los puestos del Cuerpo de Bomberos en España están cubiertos por mujeres, relata la riojana.

Martínez, de 45 años, critica que las mujeres no han sido educadas para trabajos «clásicamente masculinos», aunque cree que «ahora se empieza a enseñar a las niñas y a las jóvenes que son capaces de hacer lo que se propongan».

Comentarios machistas y cuestionamiento

Recuerda que ella fue la primera mujer que se presentó a opositar para bombera en La Rioja hace ochos años y, aunque ha habido cuatro mujeres en las últimas oposiciones a este cuerpo, «queda mucho por delante”.

Desde su punto de vista, el trabajo de bombera es «el mejor del mundo», pero deben «untarse en aceite» para que «les resbalen todos los comentarios que van a oír», de hecho, «yo cometí el error de decírselo a demasiadas personas, quienes opinaron, y eso al principio me influyó».

Algunos de estos comentarios, menciona, fueron que iba a parecerse a un hombre si hacía tanto ejercicio físico, que no iba a conseguir sacar la oposición o preguntarme por qué había elegido ese camino profesional, «cuando a un hombre no le preguntan porque hace esa oposición».

Las mujeres que quieran ser bomberas, en su opinión, se van a encontrar machismo, y van a escuchar ciertos comentarios, como que “han tenido que ir corriendo a ayudarlas porque no podía hacer el trabajo», por lo que «hay que tener mucho genio».

De maquinista de cine a opositar a bombera

En ese sentido, Martínez relata que tiene una historia detrás que le ha permitido llegar hasta donde está ahora, pero algunas veces le dicen que es «borde», aunque «si no lo soy, se me suben a la espalda».

Según sus datos, fue la primera mujer en España y la única durante 20 años en trabajar en el mundo del cine como maquinista.

Después, empezó a “tontear” con los oposiciones de bombera en Barcelona y se fue con el cuerpo de Bomberos de la ciudad condal para ayudar durante el estallido de la crisis de refugiados sirios en Grecia.

Su vivencia en Grecia fue como un “accidente cerebral” porque trabajaba en el mundo del cine para grandes marcas, como Nike o BMW, que movían «muchos millones de euros», pero en aquel país se cuestionó su situación laboral en un mundo “tan superficial” como el del cine, y “ahí fue cuando me puse en serio a opositar a bombera».

Aparte, se ha seguido formando en este ámbito durante este tiempo, ya que ha desarrollado cursos de primeros auxilios, rescate en altura e incendios.

En la actualidad, trabaja de conductora de autobombas para Tragsa, una empresa de apoyo del Gobierno de La Rioja en la temporada de verano de incendios.

Por todo esto, aconseja a las mujeres que quieran dedicarse a ser bomberas que no escuchen a las personas que no las van a animar durante el proceso, aunque «siempre deben ser realistas con su físico, con sus ganas de estudiar y con lo que ellas puedan dar, porque si no se pueden pasar años opositando sin llegar a ningún lado».

Obstáculos para acceder

El Ayuntamiento de Logroño ha convocado siete plazas de «bombero conductor», pero “piden conocer algunos oficios, como electricista, lampista, mecánico o cerrajero”.

El problema de estos oficios, afirma, es que son «tradicionalmente» masculinos, por lo que “este tipo de pruebas están eliminando a un montón de mujeres, porque no hay en esos oficios”.

«Preparar una prueba de oficio contra un hombre que ha sido mecánico o electricista es muy complicado, además de que este año la prueba es eliminatoria», indica.

También valora que para esta convocatoria de 2022 se ha añadido el oficio de sanitario en esta fase, a fin de que más mujeres puedan ser bomberas.

Ser bombera, un sueño desde niña

Por otro lado, otra aspirante a bombera, Diana López, de 33 años, explica a EFE que empezó esta oposición hace dos años porque ha querido ejercer esta profesión desde que era una niña, ya que veía a “los bomberos como los súper héroes de la ciudad”.

El año pasado se presentó a las oposiciones de bombero en La Rioja, y este año tiene planeado volver a hacerlo, porque “iré más preparada y sé por dónde suena la flauta en las diferentes pruebas”.

También relata que el año pasado se presentó a las oposiciones de bombero forestal en La Rioja para “ver cómo iban las cosas”, aunque obtuvo un buen resultado y ha entrado en la bolsa de trabajo, por lo que “hay posibilidades de trabajar el verano que viene como retén”.

En este sentido, ve que la mejor manera de sacar estas oposiciones es “dedicarse única y exclusivamente a ello, y la mejor manera es usar los dos años de paro para estudiar y ponerse bien físicamente”.