Brasil feminicidios

Fotografía de archivo en la que se registró a las miles de mujeres al protestar en contra de los feminicidios y la violencia machista en Brasil, en la avenida Paulista, en São Paulo (Brasil). EFE/Fernando Bizerra

Brasil registra casi cuatro feminicidios diarios durante el primer semestre de 2022

EFE | Río de Janeiro - 16 diciembre, 2022

Durante el primer semestre de 2022 Brasil registró 699 feminicidios, un 3,25 % superior al del mismo período del año pasado y que corresponde a un promedio de 3,8 por día, según un estudio divulgado por el Fórum Brasileño de Seguridad Pública.

El número de feminicidios es el mayor registrado en el primer semestre del año desde 2019 en Brasil, cuando esta ONG comenzó a medir este indicador, y se produce a pesar de que disminuyó el número total de homicidios en el mismo período.

El estudio mostró igualmente que el número de violaciones de niñas y mujeres en Brasil subió un 4,46 % en el primer semestre de este año, hasta 29.285 casos, con lo que este indicador volvió al nivel que tenía antes de la pandemia.

Una violación cada nueve minutos

En promedio, por los datos del primer semestre, se produce una violación a una niña o mujer cada nueve minutos en Brasil.

«Los datos muestran que la violencia contra las mujeres aumentó en los últimos cuatro años, al mismo tiempo en que la inversión en políticas públicas para protegerlas fue deliberadamente reducida», ha expresado la directora del Fórum, Samira Bueno, en un comunicado.

La organización denuncia que los 5 millones de reales (cerca de un millón de dólares) que el Gobierno de Brasil invirtió en 2022 en programas para enfrentar la violencia contra la mujer representan el menor valor en los últimos cuatro años.

Esa reducción de recursos, ha denunciado Bueno, coincidió con un período en que el Gobierno del líder ultraderechista Jair Bolsonaro le dio prioridad a la atención de la familia y desvió la atención de la mujer como sujeto de derechos en las políticas públicas.

Bueno ha destacado la necesidad de que el vencedor de las elecciones presidenciales de octubre, el líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva, ofrezca alternativas a partir del 1 de enero, cuando asumirá su mandato, y le dé prioridad a las políticas públicas de prevención y enfrentamiento a la violencia de género.