migrantes venezolanas

Migrantes venezolanos caminan cerca a la frontera con Chile. EFE/Martín Alipaz

7 de cada 10 migrantes venezolanas en Perú y Ecuador son víctimas de violencia de género

EFE | Quito - 24 mayo, 2022

Una investigación binacional llevada a cabo en Ecuador y Perú por la organización Plan International ha revelado que 7 de cada 10 migrantes y refugiadas venezolanas en dichos países experimentan algún tipo de violencia de género.

Un 89 % y un 72 % de las encuestadas en Perú y Ecuador, respectivamente, han afirmado que las venezolanas en sus misma situación han sufrido algún tipo de violencia basada en género en estos países.

Esas son algunas de las conclusiones que ha desprendido el «Estudio sobre estado de la violencia de género hacia mujeres refugiadas y migrantes en Perú y Ecuador», desarrollado por la ONG internacional con el apoyo de entidades locales.

La población venezolana representa uno de los mayores éxodos que ha vivido la región en su historia reciente y supera los 6 millones de personas desplazadas, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), organismo que junto a otras agencias y ONG advierten de la vulnerabilidad especial que tienen las mujeres desplazadas.

Conforme a los datos del estudio, las migrantes afrontan en los países mencionados diversas formas de violencia por el hecho de ser mujer, entre las que resalta la psicológica (expresada en gritos, insultos y amenazas), el acoso callejero y en la esfera laboral, así como la violencia física intrafamiliar.

Cultura machista

Las participantes en el estudio han señalado que en Perú prevalece una cultura machista y de abuso a las mujeres, que muestran un alto grado de tolerancia frente a la violencia basada en género.

«Aquí a las mujeres las crían para dejarse maltratar«, ha revelado un testimonio anónimo de una mujer venezolana emigrada a ese país.

Esta situación se ve agravada por la desconfianza de las víctimas hacia las instituciones públicas, motivo por el cual el 44 % de las encuestadas aseguró no denunciar las agresiones.

El informe ha recogido que algunas de las venezolanas emigradas a Perú que acudieron a diversos servicios por casos de violencia de género sufrieron cuestionamientos sobre sus denuncias o se les recomendó no seguir adelante con el proceso por posibles represalias del agresor.

Entre las respuestas que recibieron figuran aquellas como: «¿Segura que quieres denunciar? Solo va a estar un par de días en la cárcel y sale».

Similar en Ecuador

En Ecuador el contexto guarda mucha similitud ya que el 71 % de las entrevistadas ha considerado que los casos de violencia no suelen ser denunciados por miedo a la expulsión del país (32 %) y la desconfianza en las instituciones públicas (27 %).

«Este estudio vuelve a ratificar lo que sabemos por nuestra experiencia previa en otras crisis, que las mujeres y las niñas, por su condición de género, son siempre quienes se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad«, ha advertido la directora de Plan International para la subregión de Sur América, Verónica Zambrano.

La responsable con sede en Ecuador ha añadido que las mujeres migrantes «deben enfrentar barreras como violencia sexual, física, intrafamiliar y psicológica, acoso y discriminación».

Asimismo, ha remarcado que no solo están gravemente expuestas, sino que cuentan con un escaso apoyo a la hora de denunciar las agresiones por la falta de información y desconfianza que, » junto a la cultura machista imperante, perpetúa y normaliza esta violencia basada en género».