Tanxugueiras

EFE/ Discográfica

Tanxugueiras alza la voz por la diversidad y la aceptación en «Diluvio»

Juan Carlos Rodríguez | Santiago de Compostela - 16 agosto, 2022

El trío Tanxugueiras no ha dejado de aprender desde que, meses atrás, agitasen a media España con su participación en el Benidorm Fest. Esas enseñanzas son las que ha reflejado en su nuevo disco‘Diluvio’, que como toda lluvia, «reinicia» y «limpia», para después volver a la calma, al «acougo».

Las hermanas Olaia y Sabela Maneiro y Aida Tarrío tienen un nuevo álbum con letras que lanzan mensajes de diversidad, de aceptación, de amor libre y de rescate de la tradición en la modernidad: «No queremos que nuestra tradición y nuestra lengua sea solo una pieza de museo, que se cuelga y solo está ahí para ser vista. Queremos que siga siendo del pueblo y para el pueblo. Y para eso hay que evolucionar», explica Aida Tarrío en una entrevista con Efe.

Influencias contemporáneas

Según la pandereteira, hace años, cuando llegó la radio a Galicia, las señoras, que cantaban a su manera, se vieron influidas por la música de otros lugares del mundo y eso provocó cambios en la tradición musical.

«Nosotras no pensamos en modernizar la música tradicional, simplemente es algo que nos sale de forma natural, porque escuchamos todo tipo de música y a la hora de componer utilizamos toda una serie de influencias y todo nuestro pensamiento moderno y contemporáneo», dice.

Esa evolución de la cultura tradicional, con sus timbres, sus sonoridades y su estética, es reconocible en el nuevo disco de Tanxugueiras, ‘Diluvio’, que ha salido a la luz recientemente y que tal y como ha contado Aida, «fue una bofetada con la mano abierta», un golpe de realidad tras todo lo que ocurrió cuando su formación participó en el Benidorm Fest y la experiencia y el poso que eso dejó en ellas.

Aunque la idea primigenia del disco ya estaba más o menos desarrollada, su repentino éxito y fama repercutió en la concepción de un disco con el que las pandereteiras realizaron un proceso de aprendizaje, tanto musical como vital, basado en la deconstrucción de los pecados capitales, que de alguna forma vivieron en sus propias carnes en los últimos meses.

Romper mitos

‘Diluvio’ es, por tanto, «una ciclogénesis explosiva» de la que el trío gallego salió revisando falsas convicciones y con aprendizajes muy valiosos.

«A nosotras todos los pecados nos parecen absurdos, porque todo tiene su parte mala y su parte buena», precisa Sabela, que admite que han sufrido críticas de todo tipo en los últimos meses, relacionadas con sus cuerpos, con la «supuesta apropiación» de la bandera LGTBIQ o con la envidia o ira de muchas personas, que han reaccionado a su éxito de formas muy dispares.

Sabela se ha preguntado «hasta que punto es la gula pecado y cómo lo relacionamos con los cuerpos, concretamente con personas gordas comiendo» o por qué la lujuria se vincula siempre con «el acto sexual entre personas del mismo sexo».

Todos esos mitos son con los que Tanxugueiras rompe en cada uno de los temas, que llevan aparejados un pecado capital convertido en una enseñanza.

Mensajes de aceptación

Así, a los singles ya conocidos como «Midas», «Terra», «Figa» o «Pano Corado», las gallegas han incluido otros nuevos como «Fame de odio», «Arica» o «Sorora», para completar un álbum que comienza con el sonido de una lluvia para acabar en absoluta calma, un «reset» de todo lo vivido.

«Vemos el diluvio como una limpia. Aprender o desaprender ciertas cosas y empezar a ver todo con perspectiva, con comprensión, con amor. Se trata de entender a las personas sin juzgarlas. Tras el Benidorm Fest y esta revisión de los pecados capitales aprendimos mucho, porque cada uno de esos pecados estaba cayendo sobre nosotras», relata Sabela.

Conscientes de que son un referente para una generación de niños y niñas y adolescentes, Tanxugueiras no duda en utilizar «su altavoz» para lanzar mensajes muy claros, de aceptación, de cuidados y de diversidad.

«Tenemos la responsabilidad de decirle a las niñas y a los niños que deben aceptarse, que todos somos preciosos como somos, que no importa qué personas les gusten y que si estás deprimido puedes pedir ayuda. Son cosas que a nosotras no nos enseñaron porque cuando éramos niñas no existía educación emocional», subraya Sabela.

Trabajar duro y disfrutar

Tras recorrer media España en giras, conciertos y verbenas, donde su música es celebrada como una fiesta, las artistas reconocen el cansancio, pues tanto trabajo requiere a veces de «desconexión«.

Sin embargo, también admiten lo gratificante que es subir a un escenario y ver que su trabajo llega a la gente: «Intentamos disfrutar día a día en cada concierto y lo conseguimos. Cuando subimos al escenario, nos olvidamos de todo», señala.

Las artistas aseguran que el Benidorm Fest fue «una burbuja», que la realidad es muy distinta y depende solo de una cosa: «trabajar duro«.

«Este es el año de plantar semillas y de dar a conocer Tanxugueiras a la gente», recalca Sabela, que añade que es «muy emocionante» ver cómo personas del otro extremo del país «cantan en gallego música tradicional con un respeto enorme». Y es que en los diez minutos de cada concierto en los que el trío gallego se vale solo de voz y pandereta, el silencio es sepulcral.