Sofia Tolsaia escritora

Portada del libro "¿De quién es la culpa?" de Sofia Toltaia. Imagen cedida por editorial Xordica.

Sofia Tolstaia, la escritora que rebatió a Tolstoi

Carmen Sigüenza - 28 noviembre, 2019

Sofia Tolstaia fue una gran escritora, políglota y fotógrafa, consagró su vida a su matrimonio con Tolstoi, con quien tuvo 13 hijos. Renunció durante mucho tiempo a su producción literaria. Pasaba a limpio todos los manuscritos del genio ruso, además de administrar la finca familiar de Yásnaia Polonia. 

Y en el siglo XIX dejó el siguiente testimonio «¿por qué no hay genios mujeres? No hay escritoras, artistas, compositoras. Porque toda la pasión y las habilidades de las mujeres enérgicas se dedican a sus familias, a su amor, a sus maridos  y, sobre todo, a sus hijos…».

«De quien fue la culpa», por primera vez en español

 Sofia Andréievna Behrs (Rusia 1844-1919) conoció muy de cerca las luces y sombras de Tolstoi, uno de los grandes iconos de la literatura mundial, a quien rebatió. Fue una gran lectora. En vida publicó cuentos y una colección de poesía en prosa, y quedaron inéditos sus grandes obras autobiográficas. En 1994 vio la luz su libro «De quién fue la culpa», que ahora publica por primera vez en español la editorial Xordica.

Un libro que demuestra que Sofía Tolstaia fue una gran creadora, que padeció lo suyo, a la sombra de un genio. «De quién fue la culpa», que fue escrito por Tolstaia entre 1892 y 1893, así lo demuestra. Esta edición en español ha contado con la traducción del ruso de Marta Rebón, quien también firma el epílogo junto con Ferrán Mateo. 

El papel de la mujer, en el XIX

Un epílogo que comienza con una cita de Tolstaia: «Y el mundo entero venera a hombres así», pone en contexto al lector sobre cuándo y cómo fue escrito este libro e introduce testimonios y reflexiones sobre el papel de la mujer en el siglo XIX, y  habla de lo que significaba  el amor y las relaciones de matrimonio para el autor de «Guerra y paz» y «Ana karenina».

Este apartado recoge una cita muy clarificadora perteneciente a los «Diarios», de Sofía Tolstaia en la que dice: «Hoy he estado copiando los diarios de Lióvochka, hasta un punto que dice: ‘El amor no existe, tan solo la necesidad carnal de comunicación y la necesidad razonable de una compañera de vida’.  Si hubiera leído este juicio hace veintinueve años,  no me habría casado con él«. Diarios 10/12/1890.

La respuesta a Tolstoi

Y es que «De quien es la culpa» fue escrito por Tolstaia como respuesta al libro del genio ruso «Sonata Kreutzer», de 1889. Aquí Tolstoi escribe sobre el amor carnal, las relaciones sexuales en pareja y los celos.

La escritora interpretó este texto como una humillación publica a su persona, porque desvelaba las interioridades de su matrimonio. Además Tolstoi deja su visión sobre las mujeres y por boca del protagonista habla del matrimonio como un convenio entre dos personas para que permanezcan juntas hasta el final, pero advierte de que este amor  se puede convertir en odio.

Eclipsadas por genios

En «De quien fue la culpa», Tolstaia narra en realidad su matrimonio sirviéndose de la ficción. En la novela, la joven y bella Anna, dedicada a la pintura,  la música o  la lectura de filosofía, se deja seducir por el príncipe Prózorski, mucho mayor que ella, de quien tiene una idea muy elevada, que se desvanecerá nada más casarse con él. Incluso la misma noche de bodas.

La aparición de algunas de las amantes de él, los celos de ambos, sumados a la indiferencia del Príncipe ante sus hijos y demás emociones,  tuercen el matrimonio, que vive un infierno y tiene un  fin trágico.

Sofía Tolstaia se suma a muchos casos de escritoras, artistas o científicas que fueron eclipsadas por la sombra de los genios, como Mileva Maric  (Albert Einstein), Camille Claudel ( Auguste Rodin);  María Teresa León (Alberti), Elena Garro (Octavio Paz), Zelda Sayre (F. Scott Fitzgerald) o Dora Maar (Picasso) entre otras.