Rosario Raro El cielo sobre Canfranc

La escritora Rosario Raro, en una imagen de archivo. EFE/Carlos Ruiz

Rosario Raro busca evadir al lector con una novela pacifista y comprometida

Carla Aliño | Valencia - 21 abril, 2022

La localidad oscense de Canfranc vuelve, siete años después, a ser el escenario de la nueva novela de la escritora Rosario Raro, «El cielo sobre Canfranc». Una obra escrita durante el confinamiento, cuyo objetivo proporcionar un «oasis» para el lector sin olvidarse de denunciar la barbarie que representan las guerras, así como dar a conocer acontecimientos históricos que han sido ocultados.

Tras el éxito cosechado por «Volver a Canfranc» (2015), que lleva 15 ediciones y ha inspirado la creación de una ruta literaria, Raro reconoce en una entrevista con Efe, con motivo de la publicación de «El cielo sobre Canfranc» (Planeta), que le «muchísimo vértigo» la salida al mercado de este nuevo libro.

Aunque ambientada en el mismo lugar y la misma época-los años finales de la Segunda Guerra Mundial-, y protagonizada por uno de los personajes secundarios de «Volver a Canfranc», Valentina Báguena, la escritora castellonense advierte de que no es una segunda parte de aquella obra.

Amar en tiempos de guerra

El 24 de abril de 1944, Valentina, una maestra española colaboradora de la Resistencia contra las fuerzas de ocupación nazis en Francia, descubrirá que la guerra cambia por completo la forma de vivir, de pensar y, sobre todo, de amar cuando conoce al paracaidista alemán Franz Geist.

Este es el detonante de «El cielo sobre Canfranc», «un canto a la necesidad del pacifismo« y de denuncia a una humanidad que ha avanzado mucho en algunos ámbitos pero que no ha alcanzado todavía «de forma plena el estado de civilización» y sigue «aún en la barbarie», como lo demuestra el hecho de que siga habiendo guerras.

Detrás de esta compleja historia de amor entre dos personas de bandos opuestos afloran también diversas cuestiones de denuncia social -«marca de la casa Raro», según afirma la propia autora- relacionados con la corrupción o la pederastia, así como otras historias olvidadas.

Rescatar los olvidos

Una de ellas es precisamente el incendio que el 24 de abril de 1944 destruyó la mayor parte de las 130 casas que conformaban Canfranc, y que derivó en una de las mayores estafas de la historia de España, silenciada por quienes la tramaron.

Y es que, según explica en los anexos del libro Raro (Segorbe, Castellón, 1971), el pueblo nunca fue reconstruido, lo que evidencia que el dinero que se destinó a indemnizar a los damnificados por la tragedia nunca llegó a sus destinatarios.

Ha asegurado que le «interesa rescatar esos hechos», pues considera un «escándalo» que haya personas que se beneficiaran de una tragedia tan grave como la sucedida en Canfranc y que se «fueran de rositas» y que, además, estos hechos se hayan ocultado «durante casi ocho décadas».

«Eso nos tiene que hacer reflexionar sobre hasta qué punto se producen estos comportamientos«, ha destacado Rosario Raro, quien basa sus novelas en hechos reales que le cuentan o descubre para darlos a conocer, y también porque eso le «facilita el proceso creativo».

Proporcionar un oasis al lector

«El cielo sobe Canfranc» fue escrita durante el confinamiento de 2020 y confirmó la idea que tenía la autora de que la literatura era para ella «una tabla de salvación». En esos momentos pensaba dónde le gustaría estar si pudiera elegir y la respuesta siempre era: «En el Pirineo, en Canfrac».

Su objetivo es proporcionar al lector «un momento de evasión» o «un oasis», pero también contarle sucesos que no conozca y que ella rescata «del mar del tiempo» tras un proceso de documentación -casi «detectivesco» en este caso-, pero «sin hacer juicios de valor».

«Escribo a partir de algo que me cuentan, de una noticia que encuentro», ha explicado, y ha aclarado que en las notas de autora siempre pone qué es ficción y qué se corresponde con la realidad porque no quiere que el lector se confunda y dé por verdad hechos que no lo son.

La «Casablanca del Pirineo»

Convertida en una experta en la historia de Canfranc, Rosario Raro ha defendido lo que supuso este lugar del Pirineo aragonés, por el que miles de judíos, y también algunos de los grandes intelectuales y artistas europeos, pudieron escapar de la persecución nazi «gracias a personas que dieron su vida por gente a la que no conocían de nada».

«Fue la Casablanca del Pirineo», ha destacado Raro, quien señala que lo que sucedió en Canfranc «se puede equiparar a otras maniobras de salvamento de judíos durante la II Guerra Mundial», como las que se hicieron desde la embajada de Budapest o el caso de Oskar Schindler, llevado al cine por Steven Spielberg.

«Siempre nos han contado que los héroes tienen que ser americanos o ingleses porque para eso tienen industrias audiovisuales tan potentes, pero quiero, sobre todo, poner en valor lo que se hizo desde aquí«, ha afirmado.