«Mujeres que cortan y pegan», la comunidad que reivindica a las artistas de collage

María G. de Montis | Madrid - 11 abril, 2022

El 8 de marzo de 2017, Día Internacional de la Mujer, en España se convocaron manifestaciones que acabaron siendo multitudinarias en 49 ciudades. Ese mismo día, la artista de collage Anna Roig publicó un artículo en el que introducía la obra de una veintena de mujeres que también se dedicaban a esa disciplina. Unos meses después, el texto se convirtió en una exposición en Madrid que, a su vez, fue punto de encuentro para artistas del collage. Una de ellas era Natalia Romay, argentina afincada en España que no quiso que el tejido, la red de apoyo que había supuesto esa exposición, se quedase limitada a una sola ocasión.

En noviembre, ambas fundaron Mujeres que corta y pegan, una comunidad en línea con sede en Madrid que pretende «difundir el talento del collage femenino», tal y como explica Roig en una entrevista con Efeminista. Junto a ella y a Romay, en el equipo, están Marta Martínez y Ana Ortega.

«El collage está en un momento bastante bueno, pero siempre ha sido un arte de segunda. Y ya, si lo ponemos en manos de mujeres… apaga y vámonos», explica a Efeminista Roig. «El problema es que no tiene espacios para desarrollarse».

Una comunidad contra la invisibilización

Para combatir esta invisibilización, Mujeres que cortan y pegan organiza distintas iniciativas: desde exposiciones, tanto presenciales como virtuales, hasta publicaciones gráficas, sin olvidar la labor de difusión que realizan en sus redes sociales. En Instagram acumulan más de 23.000 seguidores, un número «que crece con cada convocatoria».

En ese sentido, Romay pone en valor que la plataforma que coordinan es « un espacio internacional» que da voz «a mucha gente, tanto a mujeres muy conocidas como a personas sin muchos seguidores, gente que está empezando y tiene una buena obra».

En cada convocatoria que organizan reciben «alrededor de 300 propuestas», cuenta Romay. Por su parte, para difundir la obra de una artista en su cuenta de Instagram, les piden que usen el hashtag #MujeresQueCortanYPegan, en el que ya se recogen más de 134.000 publicaciones.

«A día de hoy, cualquier artista que quiera estar presente en el mundo del arte debe pasar por redes sociales», asegura. «En nuestro caso hemos hecho grande la plataforma porque ponemos en contacto a gente de Venezuela, Chile, Brasil o Estados Unidos; Mujeres que cortan y pegan te permite conocer el trabajo de esas chicas y exponerlas».

Para Marta Martínez, la adhesión más reciente al equipo, Mujeres que cortan y pegan es una comunidad «para compartir ideas, intercambiar estéticas y pensamientos». «Y eso crea un peso, un tejido cultural impresionante que desarrolla nuevas ideas», incide.

Una intención internacional

El peso de su comunidad, añaden, está en Latinoamérica, donde hay «mucho talento de gente muy joven», en particular en Chile, Argentina y Brasil. Pero en Mujeres que cortan y pegan también reciben propuestas de España, Italia, Alemania, Francia o Inglaterra, como puede observarse en su cuenta de Instagram.

«Lo bonito del proyecto», insiste Roig, «es que creamos vínculos con varias de ellas. Hemos conocido personalmente a bastantes usuarias que venían a Madrid a ver las exposiciones. A otras no las hemos visto nunca, pero cuando te escriben por redes las identificas, ya sabes quienes son».

De hecho, la organización aprovechó los confinamientos provocados por la pandemia de COVID-19 para ampliar su alcance y reconocer a todavía más artistas que no residen en España. «Las exposiciones virtuales permitieron romper todas las fronteras, unir a las personas. Las exposiciones físicas están muy bien, nos encanta conocernos y ponernos cara, pero muchas de nuestras usuarias se conocen por sus perfiles de Instagram», agrega Martínez.

Exposiciones por todo el mundo

Tal y como explica Roig, la exposición más importante para ellas siempre es la que organizan en torno al 8 de marzo, aunque también preparan otros eventos a lo largo del año.

La temática de sus exposiciones es, asegura, «muy variada». «La idea es que las mujeres hablen en sus trabajos de su mundo, de sus pensamientos y de lo que ellas quieran expresar, dentro de una libertad absoluta», añade Roig.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entre las exposiciones digitales se encuentran Karün, en colaboración con @collagechile, o Collage y palabra, con @supergrafico.

Otras exposiciones presenciales organizadas por Mujeres que cortan y pegan son Miradas en femenino, en el festival Mulafest´18, Canciones para Recordar, que se expuso en la Sala Siroco  de Madrid en 2020 o Libres pensadoras, en Arte Efímero Salón en 2021.

Esta última tiene su continuidad este año con #Breakshot, una muestra de collage tanto analógico como digital que aborda las grietas que el feminismo «ha abierto» en «la sociedad, esa superficie perfecta para el patriarcado». La exposición se encuentra en el Salón Arte Efímero, en el número 4 de la calle Hernán Cortés, en Madrid, y se podrá visitar hasta el 1 de mayo de 2022.