Violencia género Honduras

ONU, UE y activistas instan a Honduras a poner fin a la violencia de género

EFE | Tegucigalpa - 13 julio, 2022

Honduras es uno de los países más violentos, registrando 146 muertes violentas de mujeres en lo que va de año, motivo por el cual organización de Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y activistas han urgido al Estado a erradicar la violencia de género y poner fin a los feminicidios y abusos que se cometen en el país.

Las brechas de género y las desigualdades e iniquidades que viven las mujeres en el país son consecuencia de causas estructurales que es necesario eliminar, según ha destacado a Efe la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford.

Shackelford ha subrayado la importancia de «apropiarse del hecho de que esto es un tema urgente para el país, una emergencia» tras advertir que el país centroamericano necesita «respuestas urgentes» enfocadas en intereses institucionales.

Entre las medidas planteadas por la diplomática de la ONU figura el fortalecimiento de los procesos alrededor de las comisiones interinstitucionales y ha agregado que el Ministerio Público de Honduras «tiene que tomar mucho más rol y más responsabilidad» en la erradicación de los feminicidios.

Alianza entre gobierno y sociedad

También ha abogado por fortalecer la alianza entre el Gobierno y la sociedad civil, para trabajar en la validación de los datos sobre la muerte violenta de mujeres.

«Se requiere mucho esfuerzo interinstitucional de todo el Gobierno de Honduras, acá están muriendo mujeres, no por covid-19, sino porque son asesinadas a manos de hombres, algo que nos debe llamar la atención«, ha enfatizado Shackelford.

Ha destacado la importancia de trabajar en conjunto para «cambiar la norma cultural que sigue normalizando la violencia contra mujeres y niñas y los femicidios».

La diplomática ha señalado la necesidad de promover «un compromiso nacional» y una estrategia con todos los sectores, para erradicar la violencia de género y los feminicidios. «Cada vez que una mujer es asesinada en este país, Honduras pierde en términos de potencialidad, desarrollo económico, social y político», ha acotado.

Los feminicidios, según la ONU, la UE y las activistas, “sigue siendo un problema alarmante” en el país centroamericano, donde en 2021 fueron asesinadas 318 mujeres y en lo que va de 2022 se registran ya 146 muertes violentas.

Medidas más eficaces

La directora del no gubernamental Centro de Estudios de la Mujer (CEM), Suyapa Martínez, ha exigido medidas más eficaces para proteger la integridad y los derechos humanos de las mujeres en el país.

«Hay que mejorar las unidades de investigación científica, ampliar la cobertura de Medicina Forense, crear espacios de rendición de cuentas de cómo se está investigando (las muertes)», ha dicho a Efe Martínez.

También es necesario crear el Plan Nacional estratégico para erradicar el feminicidio, precisó la activista, quien lamentó que la población haya «perdido la capacidad de asombro» frente a los feminicidios.

«Las mujeres nos hemos propuesto la erradicación de la violencia, no la reducción, pero necesitamos que las diferentes instituciones digan presente» ante la violencia de género y las muertes violentas de mujeres en Honduras, ha señalado Martínez.

Ha asegurado que en Honduras existe un vínculo entre la violencia de las pandillas y el crimen organizado con los casos de feminicidios, denominado «venganza contra terceros, porque las pandillas o crimen organizado se vengan con las mujeres de aquellos hombres que están dentro de esos grupos», ha explicado la activista.

Poner fin a la violencia

Por su parte, la encargada de Negocios de la Unión Europea, Sonia Vega, ha dicho en un comunicado que Europa condena la violencia hacia las mujeres y niñas.

«Tenemos un fuerte compromiso en la lucha contra la violencia de género y reiteramos nuestra disposición de trabajar con autoridades a nivel central, municipal y sociedad civil para seguir actuando y marcar una diferencia no solo en la vida de las mujeres sino en toda la sociedad», ha subrayado Vega.

La ONU y la UE han indicado en un comunicado conjunto que «son fundamentales todos los esfuerzos que contribuyan a las transformaciones culturales que faciliten la sanción social de la violencia contra las mujeres y susciten reflexiones hacia la construcción de relaciones equitativas, en las que ser mujer no implique riesgo para la vida».

Destacaron la importancia de «poner fin» a todas las formas de discriminación y violencia de género como elemento crucial para garantizar los derechos de las mujeres y de avanzar en la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.