• Varias mujeres participan en una movilización con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en una de las sedes de la Fiscalía General de la República, en San Salvador (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

  • Organizaciones feministas protestan frente a la Corte Suprema de Justicia, en conmemoración por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/Bienvenido Velasco

  • Organizaciones feministas y sociedad civil protestan con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Ciudad de México (México). EFE/ Sáshenka Gutiérrez

  • Personas encienden velas durante una movilización con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Caracas (Venezuela). EFE/Miguel Gutiérrez 

  • Decenas de mujeres participan en una movilización con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en Santo Domingo (República Dominicana).  EFE/ Orlando Barría

  • Colectivos feministas realizan protestas, en la ciudad de El Alto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. EFE/Martin Alipaz

Las mujeres salen a las calles en América Latina para pedir «justicia»

EFE | Ciudad de Panamá, El Alto, Bogotá, Quito y Ciudad de México - 26 noviembre, 2021

Miles de mujeres han marchado este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en diversas ciudades de América Latina para pedir «justicia» por los feminicidios, desapariciones de mujeres y otras violencias machistas, intensificadas por la pandemia de la covid-19.

En Ciudad de Panamá, la manifestación partió desde la histórica Plaza 5 de Mayo, frente al Parlamento, hasta llegar a la Corte Suprema de Justicia llenando las principales calles de Ciudad de Panamá de banderas moradas, símbolo del feminismo.

«Amiga, hermana, si te pega no te ama» o «señores y señoras, no sean indulgentes, a la mujeres se les mata delante de la gente» fueron algunas de las consignas que gritaban alrededor de 300 presentes al ritmo de una batucada.

La violencia doméstica se disparó en Panamá

La entrada de la Corte, el máximo órgano de la Justicia en Panamá, se llenó de 184 pares de zapatos rojos, cada uno representando un caso de femicidio en el país centroamericano desde diciembre de 2013 hasta octubre del presente año.

En lo que va de 2021, la Fiscalía ha contabilizado 17 asesinatos de mujeres, 12 tentativas y 16 muertes violentas, una reducción significativa respecto al mismo lapso del año pasado, en que hubieron 26, 3 y 15, respectivamente.

Sin embargo, las denuncias por violencia doméstica se han disparado hasta octubre de 2021, siendo, según las organizaciones feministas, la cifra más alta registrada en los últimos cinco años, con 14.319 recogidas. En comparación por el mismo periodo de 2020, en el que hubieron 12.540, hubo un incremento considerable.

Un grito contra la impunidad en Bolivia

Fuerza, energía, lágrimas, bronca, impotencia y el grito clamoroso de justicia abundaron en las movilizaciones convocadas por colectivos feministas en ciudades bolivianas como El Alto, donde decenas de activistas y familiares de víctimas de la violencia machista hicieron escuchar su voz.

Una de la marchas fue hasta la sede de los juzgados alteños con pancartas que rezaban «jueces, fiscales, policías, la misma porquería», «ni una menos» y «las niñas no se tocan».

La movilización protestó sobre todo contra la impunidad en los casos de violencia machista y la escasa respuesta desde todos los niveles del Estado contra este mal, explicó a Efe la activista Shade Mamani, de la Articulación de Mujeres y Feministas Pluridiversas de El Alto y La Paz.

La activista recordó que la cantidad de feminicidios en Bolivia se acerca al centenar y lamentó que al año el conteo volverá a cero sin que las autoridades asuman acciones concretas.

Tensión en la marcha en México

En Ciudad de México las mujeres marcharon para condenar la acuciante violencia machista por la que 10 mujeres son asesinadas al día, una protesta que registró tensión y algunos enfrentamientos con la policía.

«En México siguen desapareciendo todos los días y a cada minuto diez mujeres y las encontramos violadas o asesinadas», dijo a Efe María del Carmen Volante, cuya hija Pamela desapareció hace cuatro años tras acudir a un concierto a las afueras de la capital.

Esta madre criticó que a las autoridades les faltan recursos y perspectiva de género para atender los casos de violencia machista.

La gran marcha de la capital, una de las tantas convocadas en México, arrancó en el Monumento a la Revolución con destino a la céntrica plaza del Zócalo atravesando el emblemático Paseo de la Reforma.

«La policía no me cuida, me cuidan mis amigas», «Abajo el patriarcado que va a caer» y «Alerta que camina la lucha feminista por América Latina» fueron algunas de las consignas que corearon las manifestantes.

México es uno de los países más violentos contra la mujer. Los feminicidios siguen al alza en el país tras notificar 842 casos entre enero y octubre del presente año, un alza del 4,9 % frente al mismo periodo de 2020.

La ola morada clama por el aborto en Colombia

La tradicional ola morada se tiñó de verde en Bogotá porque Colombia vive un momento decisivo en el que la Corte Constitucional debate si sacará o no al aborto como delito del Código Penal para que este deje de ser perseguido.

La marcha estaba encabezada por una ambulancia que llevaba fotos de víctimas de feminicidios y las manifestantes cantaron temas como «Canción sin miedo», de la mexicana Vivir Quintana, y corearon por la caída del patriarcado.

También llevaban carteles que decían «Aborta el patriarcado» o que recordaban a las miles de víctimas de feminicidios que ha habido en el país en los últimos años.

Según el Observatorio Feminicidios Colombia, de la Red Feminista Antimilitarista, en lo que va del 2021 han sido perpetrados 526 crímenes de este tipo y junio fue el mes más letal con 62 casos.

Por otra parte, la Fundación Feminicidios Colombia, cifra en 200 el número de víctimas de este delito en el país entre enero y agosto, un incremento del 17,65 % con respecto al mismo periodo de 2020, cuando fueron 170 casos.

En El Salvador recuerdan a las desaparecidas

Un grupo de mujeres -feministas y defensoras de derechos humanos- recordaron a «todas» las desaparecidas en El Salvador y exigieron a las instituciones correspondientes a que «pongan todos los recursos necesarios» para dar con sus paraderos.

Durante el evento, convocado por organizaciones feministas, las participantes montaron un altar con fotos de mujeres desaparecidas y colocaron velas y flores de plástico.

Además, a una sola voz gritaron los nombres de algunas de las mujeres desaparecidas en el país centroamericano y de las que, según lo indicaron, hasta el momento «no se sabe nada de ellas».

«Vivas se las llevaron, vivas las queremos», corearon las mujeres.

En El Salvador, de acuerdo con datos de organizaciones no gubernamentales de mujeres, desaparecen 4 mujeres cada día y en lo que va del 2021 se registran más de 460 salvadoreñas desaparecidas.

Revuelo en Ecuador por las palabras de la primera dama

Las declaraciones de la primera dama de Ecuador, María de Lourdes Alcívar, en un evento con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer en el que rechazó la idea de que las mujeres sean víctimas, y dijo que se aparta cuando ve a su marido «alterado», han provocado polémica.

La esposa del presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, intervino en el evento de lanzamiento de la campaña «De la indignación a la acción», impulsada por el Gobierno para visibilizar la violencia machista, y se salió del guion al tratar de expresar con sus palabras su ideario acerca de lo que deben hacer las mujeres para enfrentar este problema estructural.

«Muchas veces tenemos el afán de pensar que nadie nos comprende, nos volvemos víctimas y es terrible. No, mujeres, no somos víctimas de nadie, solo de nosotras mismas si nos dejamos», y añadió: «Si no nos hacemos respetar nada va a cambiar», dijo en su discurso.

Ecuador es uno de los países con mayor normalización de la violencia contra la mujer por el hecho de serlo de la región, y se ubica entre los primeros en embarazo infantil (menores de 14 años) y adolescente, de acuerdo a ONU Mujeres.