• Escena de la obra. Imagen realizada por May Zircus y cedida por CDN.

  • Foto del elenco.Imagen realizada por May Zircus y cedida por CDN.

  • Escena de la obra. Imagen realizada por May Zircus y cedida por CDN.

«Madre de azúcar» pone en escena una reflexión sobre la maternidad con discapacidad

EFE | Madrid - 3 octubre, 2022

El Centro Dramático Nacional (CDN) ha inaugurado su temporada teatral 2022-2023 con «Madre de azúcar», una pieza que aborda la cuestión de la maternidad con discapacidad, que, según recuerda su directora, Clàudia Cedó, «todavía es un tabú en nuestra sociedad».

Y «Madre de azúcar» reflexiona sobre el trato que la sociedad da estas personas con diversidad funcional en referencia concreta a la maternidad», ha explicado durante la presentación la obra dramaturga Cedó.

«La obra crea un debate, pero no decimos a la gente qué es lo que tiene que pensar», añade Cedó, quien pone encima de la mesa que «un diagnóstico no es una línea que impide ser madre a personas con diversidad funcional».

Maternidad con discapacidad

La pieza teatral escrita y dirigida por Cedó aborda la historia de Cloe, una mujer de 27 años con una discapacidad intelectual del 65 % y quien ante su deseo de ser madre se encuentra con la incomprensión de su entorno más cercano. Ello la llevará a una revolución torpe para quedarse embarazada a cualquier precio.

En paralelo se abordan otros temas como la autonomía, la intimidad, el deseo sexual, «el derecho a equivocarse y a dudar o la sobreprotección», subraya.

La expresión «ser de azúcar» en catalán se utiliza cuando un niño o niña participa en el juego pero no cuenta: si pierde, no tiene que pagar, pero sus victorias no suman. «Ser de azúcar hace que estés protegido. Cuando eres de azúcar, no pierdes nunca, pero tampoco juegas», aclara Cedó.

Las mujeres están tomando la voz

«Existe la necesidad de hablar de la maternidad; las mujeres están tomando la voz creando ficción y abordan temas en los que ellas tienen algo espacial y concreto que decir», añade el director del Centro Dramático Nacional, Alfredo Sanzol, que se muestra «feliz» de inaugurar la nueva temporada con esta pieza.

«Somos sintetizadores y reflejamos movimientos sociales y artísticos e intentamos ser altavoz de esas voces», cuenta Sanzol, que considera que «el hecho ser madre produce un cambio en la vida de las personas, y la sociedad tiene dar una respuesta a esa crianza y debe ser política».

Cedó, además de ser una de las mejores «dramaturgas del momento» -puntualiza Sanzol-, es creadora de Escenaris Especials, un proyecto de teatro con actores y actrices con diversidad funcional, cuyo objetivo es que en el escenario se vea reflejada la diversidad real que existe en la sociedad.

Una obra que nace de la experiencia

Precisamente, esta obra, que estará en la sala grande del Teatro Valle Inclán desde el 23 de septiembre al 9 de octubre, nace de la experiencia acumulada durante los 16 años de Escenaris Especials, en los que Cedó observó que «durante las clases surgían continuamente temas como la maternidad, el embarazo, el parto».

A partir de ahí, comenzó un proceso de creación que ha durado casi tres años, en el que participaron activamente Andrea Álvarez, Marc Buxaderas, Mercè Méndez y Judit Pardás, cuatro de los miembros del elenco, a través de improvisaciones, juegos teatrales, conversaciones, debates y escucha. Completan el reparto Ivan Benet, Maria Rodríguez y Teresa Urroz.

También se realizaron entrevistas a educadores, abogados y mujeres con diversidad que habían sido madres. «Los actores y las actrices me ayudaron en la dramaturgia; sus voces están ahí», concluye la autora.