libros 2022 mirada feminista

Mosaico de portadas de llibros de 2022 con una mirada feminista e inclusiva.

10 libros con mirada feminista e inclusiva que deja este 2022

Carmen Sigüenza, Cristina Bazán y Laura de Grado | Madrid - 29 diciembre, 2022

El año que nos deja, 2022, ha tenido una buena cosecha en el mundo del libro con mirada feminista, plural e inclusiva. Novelas, ficción, ensayos, filosofía, pensamiento y novelas gráficas han buscado dar respuesta o, mejor aún, plantearse preguntas sobre los muchos debates y retos que propone este siglo: la violencia, la igualdad, la memoria, el género, la identidad, la inclusividad, las crisis o las migraciones.

Temas, todos ellos, tratados desde distintos ángulos y desde diferentes rincones del mundo. Efeminista ha hecho una breve selección con 10 títulos.

2022, El año de Annie Ernaux

2022 ha sido el año de la escritora francesa Annie Ernaux, de 84 años. Recibió el Premio Nobel de Literatura con un discurso emocionante en el que no faltó su eterno compromiso social y su defensa del feminismo. «Hay hombres en el mundo, incluso en los círculos intelectuales occidentales, para quienes los libros escritos por mujeres simplemente no existen, nunca los citan», señaló.

Su origen humilde y la lucha y la mirada de las mujeres están desde sus primeros libros. Con su escritura directa, con la pluma como bisturí, Ernaux toma su propia vida como material para hacer el retrato de un mosaico de mujeres en un mundo complejo.

«Los armarios vacíos», «La ocupación», «Pura Pasión», «El acontecimiento», «Una Mujer», «El lugar», «La vergüenza», «Perderse», «Memoria de chica»  o «La mujer helada», son algunos de sus títulos. En 2023 se publicará  «La escritura como cuchillo», un ensayo publicado por Annie Ernaux en Francia en 2003, Cabaret Voltaire, la editorial que publica a la escritora junto con Tusquets.

«La sala de los espejos», Liv Strömquist

La historietista y filósofa sueca Liv Strömquist regresó, tras «No siento nada», el libro con el que consiguió 10.000 lectores en España, con otro ensayo gráfico en el que hace un repaso histórico de la mano de filósofos como Zygmunt Bauman o Naomi Wolf para abordar cómo la dictadura de la belleza siempre ha estado ahí; pero, sobre todo, cómo en la actualidad las redes sociales creadas por empresas de Sillicon Valley la han convertido en una «obsesión».

¿Nos estamos convirtiendo en la madrastra de Blancanieves? ¿Nuestro espejo mágico es la pantalla y la belleza la dictaminan los likes?

Estas y muchas otras cuestiones las aborda la autora sueca (Lund, 1978) en el libro «La sala de los espejos», este nuevo cómic (Penguin Random House y Editorial Finestres en catalán) en el que esta referente del ensayo gráfico analiza cómo la «era Instagram» ha traído una «dictadura de la imagen».

«Hay muchas situaciones donde uno puede olvidarse de su cara; sin embargo, de repente, estamos en un momento en el que nuestro rostro se refleja en todas partes, como en una sala de espejos. Incluso cuando nos reunimos con amigos pensamos en hacer una foto, hacer un contenido para redes, es como si tuviéramos un ojo que nos mira siempre y nuestra apariencia nos preocupa todo el tiempo», explicaba la autora en Madrid durante su presentación.

libros 2022 feminista

«Antología feminista», LasTesis

El colectivo chileno LasTesis, conocido por su exitosa performance «Un violador en tu camino», cree que es importante que las mujeres y disidencias estén «constantemente atentas, revisando el pasado y el presente» para garantizar que «el futuro sea feminista». Y esa es la invitación que han hecho con su libro «Antología feminista», una selección de obras que datan de 1610 y que para ellas son fundamentales dentro de la historia de los feminismos.

El título, publicado en España por la editorial Debate, es un «collage» de textos en el que Sibila Sotomayor, Paula Cometas, Dafne Valdés y Lea Cáceres entrecruzan las miradas de Mary Wollstonecraft, Judith Butler, Alejandra Pizarnik, Paul B. Preciado, Chimamanda N. Adichie, Simone de Beauvoir, Silvia Federici, Virginie Despentes y Lina Meruane, entre otras. E incluyen fotografías, pinturas y poemas.

«Es una antología feminista desde nuestro punto de vista, desde nuestra perspectiva como porteñas, de Valparaíso, chilenas, sudamericanas, feministas y también desde la perspectiva interseccional, en diálogo con la teoría queer. Intentamos realizar un camino que no fuera cronológico, sino que respondiera a la metodología que nosotras utilizamos en nuestro trabajo creativo», relataba a Efeminista Sibila Sotomayor, integrante del colectivo.

libros 2022 feminista

«Feminismo de barrio», Mikki Kendall

Para la activista, ensayista y crítica cultural estadounidense Mikki Kendall «ser feminista es una acción, no es solo una identidad» y así lo explica en su libro «Feminismo de barrio. Lo que olvida el feminismo blanco», en el que hace una crítica al feminismo dominante que, asegura, ha fracasado al no integrar a la lucha las cuestiones de raza, clase y orientación sexual.

En el título, publicado en España por Capitán Swing, Kendall cuenta a través de sus propias experiencias por qué el hambre, la violencia, la hipersexualización, la falta de vivienda y la satisfacción de las necesidades básicas deben tratarse también como una cuestión feminista.

«Es importante que la gente entienda que las mujeres, sus familias y sus comunidades enfrentan todos estos problemas, por lo que decir que no son problemas feministas es decir que solo importan algunas mujeres en sus comunidades. Si vamos a decir que el feminismo es para todas, el feminismo debe abordar los problemas que todas enfrentan. Lo que impacta a las mujeres es un problema feminista», explicaba Kendall (Chicago, 1976) en una entrevista con Efeminista.

libros 2022 feminista

«Maternidades precarias», Diana Oliver

La pandemia puso en evidencia la desigual carga de cuidados que ha recaído siempre sobre las mujeres, un problema que desde organismos internacionales se busca erradicar, pero que no se logrará sin que los gobiernos se comprometan y destinen dinero para realmente «poner los cuidados en el centro».

Así lo aseguraba la periodista y escritora Diana Oliver, quien publicó «Maternidades precarias», un libro muy personal sobre el deseo de ser madre, las exigencias sociales, la idealización de la maternidad, y sobre cómo el traer hijos al mundo y cuidarlos se ha convertido en un privilegio que muchas mujeres, aunque quieren, no pueden asumir.

«Si de verdad queremos darle valor a la maternidad, si de verdad queremos poner los cuidados en el centro, que es lo que continuamente se dice a nivel institucional, a nivel político, a nivel social, (…) hace falta darles dinero, darles recursos y darles apoyo verdadero. Que realmente cuidar sea un valor y sea una cosa que proteger, que ensalzar y que valorar», afirmaba Oliver (Madrid, 1981) en una entrevista con Efeminista.

En el libro (Arpa, 2022), la autora cuenta cómo ella y su pareja han tenido que realizar un sinnúmero de malabares para poder destinar tiempo de calidad a sus hijos y no caer en la pobreza durante ese intento. «Creo que ahí hay que poner el foco, en la precariedad. En cuáles son las dificultades que tenemos, de dónde nacen nuestros malvivires y qué está haciendo la precariedad con nuestras maternidades, no solo a nivel laboral y a nivel estructural, a nivel habitacional o a nivel más material, sino que la precariedad está también en cómo nos relacionamos, en cómo cuidamos, en cómo estamos cuidándonos entre nosotras y entre nosotros».

libros 2022 feminista

«La ciudad», Lara Moreno

Un edificio de la Plaza de la Paja, en el barrio madrileño de La Latina, es el punto de encuentro de tres mujeres de distinto origen cuyas vidas están atravesadas por la violencia, pero que, aunque se cruzan en el camino, nunca se ven. Es el reflejo de lo que se vive y se oculta en Madrid y que la escritora Lara Moreno diseccionó bajo el manto de la ficción en su última novela «La ciudad».

«Quise contar de forma milimétrica cómo es una relación de maltrato, cómo una relación de maltrato es una cárcel para las mujeres que la viven, independientemente del nivel cultural, económico y de la raza de esas mujeres», aseguraba Moreno (Sevilla, 1978) en una entrevista con Efeminista.

Y aunque el origen de las violencias es distinto, las tres la sufren por el hecho de ser mujer. En el caso de dos de las protagonistas, Damaris y Horía, las desigualdades de género se perpetúan porque son migrantes y pobres.

Sin embargo, en este libro (Lumen, 2022) Lara Moreno, autora de varios relatos y poemarios, va más allá de las historias y por medio de una sesuda narrativa pone a quien lee el libro frente a un espejo de realidades de las que se habla de forma «muy leve», pero que están presentes en cualquier ciudad de cualquier país de Occidente. «Viendo cómo ellas realizan su vida y qué es lo que les sucede yo nos veo a nosotros, veo el clasismo y el racismo», afirmaba.

libros 2022 feminista

«Mira a esa chica», Cristina Araújo Gámir

Después de sufrir una violación, las sobrevivientes recorren un «larguísimo camino» cuesta arriba del que poco se habla y en el que además de la salud física y psicológica hay situaciones mucho más «profundas» que les pueden afectar, así lo aseguraba la escritora Cristina Araújo Gámir, quien decidió explorar en detalle ese recorrido en su ópera prima «Mira a esa chica».

Ganadora del Premio Tusquets de Novela 2022, «Mira a esa chica» cuenta la historia de Miriam, una joven que es violada por un grupo de hombres en el portal de un edificio después de salir de una fiesta y que tras el crimen se enfrenta a los constantes cuestionamientos de la sociedad, de sus amigos, de los medios de comunicación y los suyos propios al transitar por experiencias desconocidas de la mano del miedo y del desconcierto que, a decir de la autora, deberían abordarse más.

«Todo nació después de que leí un artículo sobre las pruebas por las que tenía que pasar una chica luego de ir a urgencias inmediatamente después de una violación y me llamó muchísimo la atención porque nunca me había planteado el después. Cuando oyes las noticias de estas cosas tan violentas te quedas con el momento, con toda la agresividad, pero no con el larguísimo camino que tienen que seguir después todas las personas que pasan por una tragedia», explicaba Araújo (Madrid, 1980) en una entrevista con Efeminista. 

Ese artículo que la inspiró para escribir esta historia hablaba de los tratamientos de enfermedades que debe seguir la víctima inmediatamente después de sufrir violencia sexual.

«El fin de la novela de amor», Vivian Gornick

El amor romántico ha dejado de ser el foco central de las mujeres en la literatura y en la vida, es la premisa bajo la cual la escritora Vivian Gornick reúne once ensayos de 1997 bajo el título «El fin de la novela de amor», que publica Sexto Piso.

La autora de «Apegos feroces» aborda y analiza un tema clave en la literatura del siglo XX: el amor romántico simbolizado por el matrimonio; y lo hace a través de un recorrido por las vidas y obras de escritoras como Willa Cather, Grace Paley, Virginia Woolf, Jane Smiley o Hannah Arendt.

«Recuerdo la primera vez -no hace tanto- que volví la última página de una novela y me sobrevino la idea de que el amor como metáfora se había acabado», discurre en el último de los ensayos. El amor y el «matrimonio duradero», dice, ha dejado de serlo todo porque la experiencia ha demostrado que el amor no les ha cambiado, ni les ha hecho tiernos, sabios o compasivos. El amor, por lo tanto, no es lo que esperaban.

Tras este cavilar, la estadounidense afirma en su obra que «hoy el amor como metáfora, a mi entender, es un acto de nostalgia, no de revelación».

«Simone Veil, amanecer en Birkenau»

Cinco años después de la muerte de Simone Veil (1927-2017), superviviente del Holocausto, figura clave en la política francesa y primera presidenta del Parlamento Europeo, la editorial Pre-textos publica una recopilación de sus escritos en «Simone Veil, amanecer en Birkenau».

El libro recoge los textos recopilados por el cineasta David Teboul, durante más de 40 horas de grabación, quien dice que este volumen, plagado de testimonios gráficos sobre la infancia, la vida y legado de Veil, entre ellos su visita a Auschwitz, «permite leer su voz».

«En el campo, no podía ser débil ni estar sola. A medida que la salud se deterioraba, era importante poder contar con alguien. La lucha por la vida llegaba a límites extremos. Por ejemplo, entre Auschwitz y Gleiwitz, en el momento de la gran evacuación, caminamos por la nieve a lo largo de 70 kilómetros, con un frío terrible. Personas que estaban exhaustas se aprovechaban de la debilidad de mamá para aferrarse a ella (…) Y en este mundo, si no luchabas, estabas acabada. La gente pasaba por tu lado e intentaba robarte la bufanda o el abrigo, o simplemente la cuchara o incluso el cuenco en que estabas comiendo. Pero aun así seguía existiendo un fuerte sentimiento de solidaridad entre nosotros…», relata.

El libro se cierra con estas palabras: «De esta herencia no soy capaz de disociar el recuerdo siempre presente, incluso obsesivo, de los 6 millones de judíos que fueron exterminados por la única razón de ser judíos.  Seis millones, entre los cuales estaban mis padres, mi hermano y muchas personas queridas. No puedo separarme de ellos.  Esto es suficiente para que, hasta el momento de mi muerte, el judaísmo sea para mí imprescindible. Sobre mi tumba se recitará el kadisch».

«Dysphoria mundi», Paul B. Preciado

El filósofo español Paul B. Preciado, escritor, crítico de arte y una de las figuras contemporáneas más influyentes por su trabajo sobre las políticas del cuerpo, el género y la sexualidad, especialista en teoría «queer»,  publicó «Dysphoria mundi» (Anagrama), un libro en el que plantea las «mutaciones» y convulsiones que vive el planeta y que ofrecen una oportunidad de cambio de paradigma menos «opresor».

En la obra confluyen ensayo, filosofía, poesía y escritura autobiográfica en una especie de diario de los últimos años con la pandemia de la Covid-19 ocupando un lugar predominante. El filósofo trans muestra así un mundo «que no sabemos dónde va», dice, si bien elige «tener esperanza en el futuro» por la «naturalidad» con la que las nuevas generaciones sí quieren enfrentarse a las nuevas realidades.