Las mujeres directivas en medios aportan «un ejercicio del poder más inclusivo»

EFE Miami - 2 noviembre, 2021

Las directivas de agencias internacionales como EFE y AP y de los diarios USA Today han defendido la figura de la mujer en los medios de comunicación como elemento esencial de diversidad e inclusión.

Y han asegurado que la incorporación de mujeres en posiciones directivas influye en el resultado final puesto que proporcionan una perspectiva sobre los temas o personas a las que se entrevista para aportar opiniones y crear una «masa crítica» en temas como la violencia de género.

El panel «Mujeres al mando» reunió en la 77 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a Gabriela Cañas, presidenta de la Agencia EFE, Ivett Chicas, directora del mercado nacional y latinoamericano de Associated Press, Inés Aizpún, directora del Diario Libre (República Dominicana), y Maribel Pérez Wadsworth, presidenta de USA Today, del grupo Gannett.

Cuatro mujeres «súper poderosas» como las definió Susana Mitchell, directora ejecutiva del Consejo Latinoamericano de Acreditación de la Educación en Periodismo y Comunicación (CLAEP) de Argentina y coordinadora de la Pontificia Universidad argentina.

El canal para empezar a cambiar las cosas

Durante la conversación quedó en evidencia que todavía son pocas las mujeres que llegan a la cima de las empresas periodísticas, aunque ellas son la prueba de que algo está cambiando y que es muy importante que las que tienen éxito sirvan de modelo a otras mujeres.

Primera mujer en la Presidencia de EFE, una empresa fundada en 1939 y que hoy es la primera agencia de noticias en español, Gabriela Cañas subrayó que en un territorio tradicionalmente dominado por los hombres, la inclusión de más mujeres en los medios de comunicación es «fundamental», porque aportan «una mirada mucho más diversa» y son el «canal para empezar a cambiar las cosas».

Cañas mencionó un estudio de Reuters Institute en el que se indica que solo un 22 % de los puestos directivos en empresas periodísticas en el mundo están ocupados por mujeres.

Para la periodista española, las mujeres con puestos directivos en los medios aportan «un ejercicio del poder más inclusivo», porque valoran más e incorporan «con una mayor naturalidad» el talento de otras mujeres.

También se distinguen en apoyarse más en los equipos y en ser «más abiertas a escuchar opiniones ajenas» y en ser proactivas en la creación de «masa critica» ante problemas graves de la sociedad como la violencia de género.

Sus opiniones fueron compartidas por las otras panelistas, como Maribel Pérez Wadsworth, quien no solo es la primera mujer sino la primera mujer latina en llegar a su posición en el grupo Gannett, que cuenta con más de centenar de medios por todo EE.UU.

La palabra clave es diversidad

Pérez Wadsworth subrayó que como directiva trata de no olvidarse nunca de donde viene y de hacer valer su «sensibilidad» hacia los que han sido «pasados por alto» o que sufren carencias o atraviesan dificultades.

La directiva de USA Today confesó que nunca imaginó que llegaría a esa puesto, no le parecía posible y no porque «no fuera capaz», y lo achacó a que «no tenía el modelo» de otra mujer, algo cuya importancia también fue resaltada por Cañas.

«Estamos viendo películas, series y libros en los que periodistas son siempre hombres», dijo.

Ivett Chiccas mencionó que en AP la inclusión de la mujer en puestos directivos es una realidad desde hace años y mencionó que la próxima presidenta, que asumirá en enero próximo, es una mujer y de «color».

«El periodismo es diversidad, es lo más importante, da perspectiva en todo sentido», subrayó Chiccas, quien contó su experiencia asistiendo a reuniones en la que todos eran hombres de mediana edad y sentía que se preguntaban que estaba haciendo ella allí.

Aizpún, española de origen pero desde hace 30 en República Dominicana y desde hace un año directora del diario Libre, subrayó los cambios hacia la igualdad y en contra del machismo que se han experimentado en las redacciones periodísticas en ese tiempo.

Opinó que en ese país caribeño, donde un 40 % de los hogares tiene como jefa a una mujer, son muchas las que eligen no pelear por estar en la cima y a eso se debe en parte que haya pocas en puestos directivos en los medios.

Las panelistas coincidieron en que «el liderazgo malo» no tiene que ver con que quien lo ejerza sea hombre o mujer, y en la necesidad de adaptarse a la transformación digital y a lo que desean los lectores para que los medios puedan superar su crisis.