Inma Rubiales salud mental

Foto sacada de su cuenta de Twitter.

Inma Rubiales habla sin tabúes sobre la salud mental en su nueva novela

María Muñoz Rivera | Madrid - 1 marzo, 2022

La escritora extremeña Inma Rubiales ha presentado su nueva novela “Hasta que nos quedemos sin estrellas”, una historia que habla sin tabúes sobre la salud mental, los miedos de los jóvenes, las relaciones sanas, la autoestima y la comunicación en pareja.

Su andadura en el mundo de la escritura comenzó con tan solo diez años cuando, inocentemente, se saltaba sus clases del conservatorio para escribir “sobre un cuaderno roído de pentagramas”, testigo de su primera novela. Después, fue a una librería a pedir que se lo pusieran en sus estantes sin saber que nueve años después ese sueño se haría realidad y se convertiría en escritora de superventas.

La joven que, con solo 17 años convirtió su libro “Un amigo gratis” en un «best seller«, explicó en una entrevista con Efe que “tras leer todos los libros de la biblioteca se me ocurrió escribir el mío. Cuando lo acabé fui una librería y dije a la mujer del mostrador que quería que lo distribuyera”.

Desarrollo emocional

Inma Rubiales (Extremadura, 2002) siempre se ha considerado una lectora voraz que coqueteaba con la escritura. Su inocente debut fue saltándose sus clases de música en el conservatorio “por escribir sobre un cuaderno roído de pentagramas”. En el instituto ganó el certamen “Coca Cola de Jóvenes Talentos de Relato Corto” y, en 2016, ganó los premios “The Wattys” con “Un amigo gratis”, que se convertiría en superventas.

Desde 2012 y como parte de la generación Z, publica sus novelas en la plataforma Wattpad, donde su comunidad de lectores es amplia y consolidada. Ahora, además, publicó “Hasta que nos quedemos sin estrellas”, una historia que habla “de relaciones sanas, amor, miedos, autoestima y comunicación en pareja”, desgranó.

“Me inspiran los astros, la idea de la novela se me ocurrió una noche viendo las perseidas con mis padres”, dijo Rubiales sobre un libro marcado por el desarrollo emocional como hilo conductor. “Ambos protagonistas viven una evolución emocional determinante”, aclaró sobre Liam y Maia, personajes principales de esta historia de amor.

Redes sociales, una parte fundamental

Enmarcada en el drama y con toques de humor, dos rasgos que la escritora considera “constantes” en sus novelas, la historia cuenta también con las redes sociales como parte fundamental de la narrativa. Un escenario “que ahora es determinante” en el día a día y también en las historias de amor juveniles.

“Si tuviera que definir mi literatura, diría que escribo sobre romances y también sobre los miedos, muy presentes entre los jóvenes”, explicó la extremeña, que piensa que su éxito radica en la configuración de personajes, el aspecto que -incidió- más trabaja en sus novelas, que “pueden leer todo el mundo”.

“Mis personajes salen solos, llega un momento en el que parece que no soy yo la que los escribe. Una lectora me escribió para decirme que parecía que realmente eran ellos mismos los que escribían la historia, que no se notaba que yo estaba detrás”, dijo sobre el que considera “el mejor comentario” en su fulgurante carrera.

Salud mental

Desde su debut reconoce haber madurado a nivel técnico y, además, haber abierto el abanico de público. “Mis historias ahora no son solo de amor adolescente, creo que es fácil identificarse con los personajes y sus problemas”, desgranó la escritora, para quien narrativa y personajes vienen influenciados por un gran conocimiento de la salud mental.

“Tengo la suerte de tener una madre psicóloga a la que acudir siempre, que me ayuda a abordar temas sensibles desde el respeto”, explicó haciendo referencia a situaciones que trata en sus libros, como el bullying o el autoestima, conceptos claves entre las generaciones más jóvenes.

“Llevo toda mi vida rodeada de discursos sobre salud mental, en mi casa siempre se ha hablado de ello sin tabús y se ha valorado la importancia de cuidarla tanto como cuidamos la física”, señaló concienciada de un aspecto que trata de volcar en sus páginas mediante tramas y personajes.

En “Hasta que nos quedemos sin estrellas” revela haber pedido a la editorial incluir al final del libro, precisamente, una nota que aboga por la importancia de ir al psicólogo. “Ir al psicólogo no nos hace débiles, sino todo lo contrario, pensar en uno mismo y cuidar la salud mental hace fuertes a las personas”, apostilló.

Rubiales, que compagina la escritura con su carrera de Publicidad y Relaciones Públicas, presentará su nueva novela este mayo en Latinoamérica y, aunque reconoció “no asimilar lo que está pasando”, ya trabaja en su siguiente libro, “El arte de ser nosotros”, consolidando un sueño para el que va bien encaminada: “Ser escritora”.