problemas de salud mental

Una mujer teletrabaja durante el confinamiento. EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo

Ellas sufrieron más problemas de salud mental a causa del confinamiento

Francisco J. Utrero | Sevilla - 19 agosto, 2021

El confinamiento domiciliario a causa de la emergencia sanitaria de covid provocó más problemas de salud mental a las mujeres que a los hombres. Así lo ha determinado un estudio realizado por investigadores de la Universidad Loyola y la Universidad de Málaga.

Liderado por el investigador Javier Fenollar Cortés, director del Máster en Intervención Psicológica en Infancia y Adolescencia de la Universidad Loyola, el estudio demuestra que al comienzo del confinamiento provocado por la pandemia, ellas mostraron mayores síntomas depresivos, de ansiedad y de estrés.

Sin embargo, a medida que avanzaba el tiempo, las mujeres mejoraban rápidamente los resultados en la mayoría de las medidas psicológicas analizadas en el estudio, hasta alcanzar niveles indiferenciados respecto a los hombres.

El artículo sobre este estudio, publicado en la revista «Frontiers in Psychology», pone además de manifiesto la necesidad de desarrollar estrategias para reducir el impacto psicológico que está provocando esta situación mundial sin precedentes.

Mayor vulnerabilidad psicológica

Según la Universidad, este trabajo se ha realizado de forma longitudinal a lo largo de seis semanas, desde el 24 de marzo hasta el 4 de mayo de 2020, periodo en el que se produjo el mayor encierro general en España.

Para llegar a los resultados obtenidos sobre los problemas de salud mental se realizaron tres tipos de entrevistas a lo largo de tres periodos a 164 participantes de entre 18 y 77 años con una metodología aprobada por el Comité de Ética de la Universidad Loyola.

Los cuestionarios analizados evaluaban los síntomas relacionados con la depresión, la ansiedad y el estrés, así como el valor del afecto, el malestar del sujeto y el bienestar psicológico.

Asimismo, se recogieron datos sociodemográficos como el género, el sexo, el estado médico, el nivel educativo, las condiciones de vida, el estado civil y el estado laboral.

Se realizaron también pruebas adicionales para explorar las posibles diferencias dentro del grupo en cada una de las medidas psicológicas a lo largo del encierro, diferenciando por género.

Estudios anteriores tanto antes como después de la pandemia recogen que la mujer habitualmente presenta una mayor vulnerabilidad psicológica, por lo que los expertos creen que es necesario establecer mecanismos de seguimiento y control de la salud mental específicos para cada sector de la población en función del género, además de realizar seguimientos tanto a corto como a largo plazo, como plantean los investigadores de la Universidad Loyola.