Impacto de la violencia psicológica en la salud de las mujeres

Presentación de la exposición "Diseño y Salud", un proyecto de València Capital Mundial del Diseño 2022 y el MuVIM. EFE/ Kai Forsterling

#25N: Las mujeres que sufren violencia psicológica tienen «infinitamente» peor salud

EFE | Sevilla - 24 noviembre, 2022

Insomnio, dolores de cabeza o de espalda son algunos de los síntomas que somatizan en el cuerpo de las mujeres que sufren violencia psicológica, según la profesora titular de Psicología Social Trinidad Núñez, quien advierte de que la cuestión psicológica es «tremenda» por ser invisible a los ojos de personas no expertas, pero que tiene consecuencias que «se reflejan en lo físico».

Es por ello que, en el marco del XIII Congreso Internacional para el Estudio de la Violencia Contra las Mujeres que se ha desarrollado en Sevilla, Núñez ha subrayado la importancia de «entrenar a los profesionales de la salud para que puedan sintonizar» con esta realidad.

La salud de quienes sufren violencia machista

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud reconoce que la salud de las mujeres que sufren violencia machista es «infinitamente peor».  Y es que Núñez explica que «la vulnerabilidad es extrema» porque «tu cuerpo representa lo que pasa».

La experta reconoce que estos efectos son, a veces, muy sutiles, pero con el tiempo pueden llegar a ser devastadores. «Si tu vas al centro de salud con un moratón en la cara, la situación es clara, pero cuando vas con un dolor de cabeza y no tienes una forma de mirar, esos matices se te escapan», expone.

Tipos de violencia psicológica

Núñez advierte que las clasificaciones de violencia psicológica son múltiples, como la violencia pasiva y activa. Mientras que esta última incluye insultos y desprecios, a la primera se añade el abandono emocional o silencios. «Es un desprecio sin palabras», matiza Núñez.

También existe la violencia emocional, que implica atacar objetos o situaciones apreciadas por las mujeres, como romper su ritmo de sueño, corregirle la vestimenta o manejar sus claves de acceso. Esto incluye la violencia vicaria, en la que los agresores atacan a los hijos de las víctimas con el fin de causarles dolor.

Se suma a estos tipos de violencia, la social, la cual incluye el maltrato ante terceras personas que, como señala Núñez, «muchas veces no son tan evidentes por la tendencia a normalizar estas situaciones».

Pero independientemente del tipo de violencia psicológica que se sufra, la primera fase por la que pasa una mujer es el sentimiento de responsabilidad y el pensamiento de ‘me lo merezco’.

En esta línea, Núñez declara que «hay mujeres que lo tapan, se ponen un vendaje en los ojos y por eso el apoyo de la familia y de amistades es importante». «Ese recorrido hasta liberarte, hasta quitarte todas las capas, es durísimo», sentencia.