fármaco cáncer ovario

Fotografía de archivo fechada de una mujer en un laboratorio. EFE/ Raúl Martínez

Un fármaco para tratar el cáncer de ovario avanzado

EFE | Pamplona - 15 octubre, 2022

La actualización de los resultados de un estudio internacional ha confirmado la efectividad a largo plazo del fármaco niraparib para el tratamiento de pacientes recién diagnosticadas de cáncer de ovario avanzado.

El medicamento mantiene la mejora a los tres años de inicio del tratamiento, según informa en un comunicado la Clínica Universidad de Navarra, cuyo responsable de Oncología Médica y presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (GEICO), Antonio González, ha sido el investigador principal del ensayo.

Según este especialista, “las pacientes tratadas con niraparib como terapia de mantenimiento después de la quimioterapia pueden lograr una supervivencia libre de progresión sostenida del cáncer y mantener su remisión a lo largo del tiempo”.

Y añade que los buenos resultados son “de vital importancia en el tratamiento del cáncer de ovario avanzado, y particularmente tranquilizador para aquellas con alto riesgo de recaída», ya que «los datos a largo plazo no solo muestran el beneficio continuo de niraparib para las participantes de nuestro ensayo, sino que también ofrecen esperanza para el futuro de las pacientes con cáncer de ovario avanzado”.

El estudio PRIMA/ENGOT-OV26 analizó en sus inicios a 733 pacientes recién diagnosticadas con cáncer avanzado de ovario de tipo histológico seroso o endometriode de alto grado. Por su parte, el ensayo clínico en fase III se realizó en 181 centros internacionales coordinados por GEICO.

El trabajo consistió en añadir el fármaco niraparib, un potente inhibidor, tras el tratamiento convencional de primera línea de quimioterapia para estas pacientes. Además, se estudió el efecto de este tratamiento en pacientes con un tipo de defecto en la reparación del ADN, llamado deficiencia de la recombinación homóloga (HRD).

En las pacientes que sí mostraron esta deficiencia el beneficio del tratamiento fue aún mayor, consiguiendo una reducción del riesgo de recaída o progresión de la enfermedad de un 57 por ciento.