«Ella es astronauta» convierte a niñas latinas en agentes de cambio

Cristina Bazán | Guayaquil - 11 octubre, 2022

Cada vez que Nayeli Moreno, de 12 años, veía a su hermano mayor programar o hacer trabajos relacionados con la ingeniería eléctrica se preguntaba si su futuro también la llevaría por el camino de las «fascinantes» carreras técnicas pese a que lo que ella tenía en su cabeza era que «eso solo era para hombres».

Hasta que un día, su propio hermano le preguntó si quería postular a la convocatoria de «Ella es astronauta», un programa que lleva a niñas latinas a la NASA y ella no dudó de su deseo.

«Yo obviamente quería entrar», cuenta a Efeminista Moreno desde su natal Quito, en Ecuador, una semana después de volver de Estados Unidos, donde afianzó su deseo de estudiar una carrera STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y de convertirse en una inspiración para otras niñas.

«Mi vida cambió mucho porque yo al principio era muy tímida y no hablaba. Después de que tuve esta experiencia ya me puedo desenvolver mejor. Ha cambiado mi forma de ver el mundo para saber que nosotras las mujeres sí podemos. Esto ha sido genial porque a mí y a mis compañeras nos ha cambiado mucho la vida», afirma emocionada.

«Ella es astronauta» es un programa de la fundación colombiana «SHE IS» que, por medio de una alianza con el Space Center de la NASA, busca impactar en la vida de niñas de escasos recursos en Perú, Colombia, Costa Rica, Ecuador y República Dominicana acercándolas a áreas históricamente ocupadas por hombres y con el objetivo de que se conviertan en agentes de cambio en sus comunidades.

«En 2020 hicimos la primera convocatoria en Colombia para niñas que viven en extrema vulnerabilidad entre los 9 y los 15 años y que tengan un liderazgo excepcional y habilidades en estas carreras STEM, que son las brechas gigantes que hoy tenemos en temas de equidad de género», explica a Efeminista Nadia Sánchez, presidenta de SHE IS.

Según ONU Mujeres, las mujeres representan solo 35 % de quienes cursan estudios de enseñanza superior en STEM y son menos del 30% de los investigadores científicos.

Esta brecha, dice el organismo de Naciones Unidas, puede comenzar desde edades muy tempranas en las escuelas y en las casas, y continua y abarca ámbitos tan amplios como la investigación, el desarrollo de las carreras profesionales y el acceso a los empleos generados en estas áreas.

«Ella es astronauta», programa para niñas latinas

Sánchez cuenta que al principio «Ella es astronauta» se gestó como un programa de visitas de una semana al Space Center, pero que con la llegada de la pandemia y del confinamiento todo cambió. Las niñas tuvieron la oportunidad de formarse por cinco meses en temas como prevención de embarazo adolescente, liderazgo, innovación, emprendimiento, salud mental y salud reproductiva.

«Se convirtió en un modelo 360. A través de educación STEM tocamos factores que generan no solo cualquier tipo de violencias en las niñas y mujeres sino círculos de pobreza», agrega.

En una primera etapa, 32 niñas colombianas fueron escogidas entre más de 1.000 postulantes y tras aprender con un grupo de científicas latinas sobre robótica, programación, inteligencia artificial, hábitat lunar, liderazgo, manejo consciente de las redes sociales, innovación y emprendimiento pasaron una semana en la NASA. 

Durante esos meses, las menores también tuvieron que crear un proyecto de emprendimiento que se presentó ante un jurado en Estados Unidos.

«Invitamos a mujeres que han hecho cosas maravillosas y que llegan a cargos súper grandes para que se sienten de tú a tú con las niñas y les cuenten que también estuvieron como ellas, porque son historias maravillosas, entonces se generan como estos role models dentro del programa», detalla Sánchez.

El éxito de esa primera convocatoria permitió que la fundación SHE IS pueda expandirla a más países de la región. «Es una inmersión tan profunda que por cinco meses encontramos historias de vida y vemos cómo esto transforma la realidad. De ahí que decimos que «Ella es astronauta» recibe niñas, pero devuelve agentes de cambio a los países», agrega.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Transformar las creencias y vidas de las niñas

Nayeli Moreno pertenece a la convocatoria que SHE IS hizo este año para que 35 niñas de Perú y Ecuador pudieran participar. Salió favorecida de entre 1.500 menores. «Teníamos niñas de la selva amazónica, niñas representando a sus comunidades indígenas, de la ruralidad, de la costa, de la sierra», dice la presidenta de la Fundación.

«Muchas veces vamos hasta los territorios a anunciarles que han sido elegidas y para llegar tienes que caminar, meterte en trocha, coger bote. Hay un impacto no solo para la niña sino para su comunidad», comenta.

Muchas de las postulantes, cuenta, piensan que no tienen acceso a esas oportunidades. «Y verlas salir de sus municipios, no solo a representar un país, sino también a esa comunidad, transforma toda la sociedad y todo su tejido social». Son niñas que no han salido del país ni se han subido a un avión y algunas ni siquiera han usado un ascensor o visitado un hotel. 

«Teníamos chiquitinas que normalizaban el abuso sexual, la violencia o el conflicto armado y cuando empiezan a tener más formación, ellas saben que pueden salir de sus territorios y generar más oportunidades. Es toda una formación integral que les transforma las vidas a ellas y realmente genera un proceso de empoderamiento para sus familias y su comunidad», dice Sánchez.

Moreno es uno de esos ejemplos. Es la primera de su familia que sale del país a una tan corta edad y cuenta que todos están muy orgullosos de ella. Además, su proyecto de emprendimiento quedó en primer lugar dentro de esta convocatoria.

La inspiración para construirlo la obtuvo en la pandemia, cuando tuvo que recibir clases virtuales. «Hay que algunos niños no prestan atención en clases y esto aumentó en la pandemia. Al volver al presencial los niños que no prestaron atención no podían pasar los exámenes y eso los desanimó. Me di cuenta que mediante la realidad aumentada se puede crear una forma más divertida de enseñar para que los niños puedan aprender más», afirma.

Su proyecto consiste en crear un área en la que haya tarjetas en las paredes que los niños puedan escanear con sus celulares y puedan aprender mediante dibujos en 3D. Está apunto de implementarlo en su antigua escuela.

«Quiero ser un ejemplo»

Moreno no esconde su ilusión cuando habla de su futuro. «Yo lo que quiero ser para las personas es un ejemplo. Que puedan darse cuenta que todo en la vida es posible, que pueden seguir sus sueños, que no se rindan. Es muy bonito que todos me tomen como ejemplo para seguir sus sueños».

Sus amigas se han convertido en sus primeras admiradoras, pues, al igual que ella, creían que no eran capaces de ingresar a esas profesiones.

«Yo les animo a que ellas quieran estudiar una ingeniería. Les cuento mucho mi experiencia, lo que viví allá (en la NASA) y se sorprenden bastante. Una ya me dijo que sí quería estudiar ingeniería, que sí quería armar robots. Es algo que antes no se creía posible que una mujer pudiera estudiar», 

También dice que se ve trabajando en un Space Center. «En la NASA conocimos a una mujer de Guayaquil. Era ingeniera en realidad virtual y yo estaba fascinada de verla, de cómo una ecuatoriana pudo llegar a trabajar en la NASA. Mis compañeras y yo dijimos que algún día nos volveremos a encontrar aquí».

Y aboga porque haya más programas como «Ella es astronauta» que lleven a las niñas a «vivir nuevas experiencias». «Quisiera que haya más para que se pueda romper el estereotipo de que las mujeres no podemos. Aunque este estereotipo, como se fue creando desde hace mucho tiempo, va a ser un poquito difícil de romper, pero todo se puede así que algún día lo vamos a romper. Entonces estoy muy feliz porque haya programas así», resalta.

«Yo pienso que las niñas creen que nosotras les estamos cambiando la vida de ellas, pero realmente ellas nos están cambiando la vida a nosotras, porque todos los días es un aprendizaje. Las niñas de hoy en unos años van a ser esas científicas y esas ingenieras que van a estar representando el país», sostiene Sánchez.