Paradigma género escuela

Alejandra Kamel, vicepresidenta de Innovación y Desarrollo de PepsiCo Latinoamérica.

Directiva de PepsiCo: Hay que eliminar los paradigmas de género desde la escuela

Cristina Bazán | Guayaquil - 26 agosto, 2022

Eliminar los paradigmas de género que se han implantado en la sociedad desde la escuela y en la familia es vital para que las niñas y jóvenes descubran, sin ningún sesgo, qué es lo que quieren estudiar y en lo que quieren trabajar a lo largo de su vida.

Así lo asegura a Efeminista Alejandra Kamel, vicepresidenta de Innovación y Desarrollo de PepsiCo Latinoamérica, uno de los productores de alimentos y bebidas más fuertes de la región. Kamel ha trabajado duro durante 21 años para abrirse camino y llegar a puestos de dirección en un sector mayoritariamente de hombres.

«Siempre decimos que las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son más para los hombres porque son más frías y exactas, pero es porque tenemos este paradigma de lo que es para mujer y de lo que es para hombre. Y creo que hay que eliminarlo desde la escuela. Hay muchos maestros que hacen estos comentarios y no incentivan a las mujeres a tener la curiosidad de ver este mundo», dice esta ingeniera bioquímica que reside en México.

Quitar estos roles no significa -aclara- que «las encaminemos a todas a ser científicas porque no es así», pero sí cree que eso les daría la oportunidad de que sientan curiosidad y de que, desde pequeñas, experimenten si pueden ser buenas en esas áreas.

«Creo que todo viene de una educación dividida. Esto de que si eres mujer eres mejor para áreas más administrativas, para áreas menos complejas. Pero no tiene nada que ver la complejidad con el género», enfatiza.

Eliminar los paradigmas de género

Además de la influencia fundamental que tiene la educación y los maestros en la vida y sueños de las niñas, Kamel afirma que, para analizar la ausencia de ellas en las áreas STEM, no se puede dejar a un lado lo que se aprende en el hogar.

«Tenemos que educar a los padres, a los hermanos, a todos los que son parte de la comunidad sobre esta posibilidad, que no nacimos para estar en casa ni para casarnos y tener hijos nada más. Que podemos estudiar cualquier área y que ser científicas también es válido. Que te incentiven«, afirma.

Y también hace una llamada a la comunidad internacional para que se divulgue más el trabajo científico que se realiza en las empresas. «Muchas veces pensamos que los científicos nada más lanzan cohetes a la luna o son astronautas o que descubren la cura contra el cáncer. Pero hay tantas cosas en el día a día donde los científicos estamos involucrados y en las que hacemos la diferencia», explica.

Según datos de la UNESCO, del total de investigadores en ingeniería y tecnología en América Latina y el Caribe, solo el 36% eran mujeres en Uruguay; el 26%, en Colombia; el 24%, en Costa Rica; el 17%, en El Salvador; en Honduras el 21,5%; y en Bolivia y Perú alrededor del 19%.

«Contar con más mujeres en STEM traería beneficios».

«Contar con más mujeres en STEM traería beneficios para su desarrollo profesional y autonomía económica», dice la organización en un reciente informe publicado en conjunto con ONU Mujeres.

Pero, además, traería beneficios para las propias empresas y para la economía de los países, asegura el Banco Mundial. «Si ellas ganan, todos ganan: la productividad de algunas economías podría aumentar hasta en un 25% si se eliminan las barreras que impiden que las mujeres se desempeñen en ciertos sectores u ocupaciones».

 Eliminar barreras en el mundo STEM

Para Kamel llegar a la vicepresidencia de una compañía tan importante en América Latina no ha sido fácil. Pero, asegura, la empresa en la que ahora ocupa un puesto de dirección le ha dado las herramientas para ser una líder exitosa.

«Aceptan que hay minoría de mujeres en este campo y quieren atraer más talento femenino. Estamos trabajando en ello. Ellos sabían que era un mundo de hombres para mí, inclusive dentro PepsiCo en su momento, y sabían a lo que me estaba enfrentando. No lo pusieron abajo de la alfombra. Hablaron de eso totalmente con claridad y con transparencia», explica.

Recuerda que desde su ingreso, hace 13 años, sus compañeros y mentores empezaron a trabajar con ella para detectar las barreras que debían eliminar en la empresa. «Al ver una mala práctica la paraban y hacían algo al respecto y la hacían visible ante toda la comunidad para que supieran que no se iba a pasar algo así».

Ahora, en su área, afirma, hay más mujeres que hombres en gerencias y direcciones. «Hacia donde tú voltees va a haber una mujer que tiene un ejemplo digno, que tiene este sueño alcanzable y que puede ser un un modelo para alguien más».

A nivel global, PepsiCo quiere que para 2025 el 50% de los puestos gerenciales estén ocupados por mujeres. En Latinoamérica, esa cifra llega ya al 43%.

Atraer el talento femenino

Kamel está convencida de que las herramientas hay que compartirlas, por eso explica que han implementado un programa para acercar la ciencia a las comunidades, especialmente a las niñas. «Nos acercamos a las escuelas, especialmente a las públicas, donde están los paradigmas más arraigados, y desde ahí empieza nuestro trabajo».

Una vez al año invitan a estudiantes de preparatoria y de secundaria a que visiten sus instalaciones y les cuentan lo que hace un o una ingeniera en Sistemas, en Alimentos o en Ciencias Agroindustriales.

«Tratamos de traer a más mujeres que hombres, pero también es necesario que estén los hombres (…) ellos son parte importante de esta ecuación y son los que nos ayudan también a hacer el cambio», afirma.

Luego de esas visitas, brindan una mentoría a los jóvenes que tienen mayor curiosidad y les despejan dudas sobre temas más relacionados a las carreras y el talento que están buscando las empresas. «Queremos que se acerquen a nosotros, a los que buscamos su talento para que nos digan cómo las podemos ayudar para que sí lleguen a donde quieren llegar».

«Yo les diría que jamás hagan caso a los paradigmas, que se los cuestionen, que tengan curiosidad, que pregunten y que vean lo que es una carrera científica, el significado y el impacto que tiene en las compañías, en la sociedad, en los productos que consumimos, en la vida diaria de cualquier ser humano. Que los científicos podemos cambiar el mundo», zanja.