diez frases Pardo Bazán

MADRID, 1920.- La escritora gallega Emilia Pardo Bazán en el tribunal de unos exámenes de Literaturas Románicas en la Universidad de Madrid. EFE/Archivo Díaz Casariego/nr

En su centenario, Emilia Pardo Bazán en diez frases

Elizabeth López | A Coruña - 12 mayo, 2021

Además de la literatura, el universo de la escritora Emilia Pardo Bazán abarcaba el periodismo, la moda, la gastronomía o la música, una intensa vida social repleta de amistades, fiestas, viajes y amantes que no se pueden resumir en diez frases. Hace falta un epílogo.

Emilia Pardo Bazán, noble e intelectual, nace en 1851 en la Marina coruñesa y muere en Madrid en 1921. En sus setenta años de intensa vida se puso el mundo por montera. Fue revolucionaria en su modo de vida, una mujer liberada y que luchó por los derechos de la mujer, intelectual, culta, viajera, presumida y educada.

Era, en definitiva, una mujer adelantada a su tiempo. A continuación se reproducen diez frases que reflejan ese carácter y su actualidad:

  1. «Las epidemias nos han enseñado de un modo categórico el valor y la eficacia de la higiene».
  2. «Si se mejoran las infraestructuras, el turismo puede ser la gran fuente de riqueza de España».
  3. «El despoblado, el siniestro despoblado español, he aquí nuestro viejo mal, nuestra antigua caquexia».
  4. «Todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos».
  5. «Ay del género humano si la Historia se redujese a la opresión del débil por el fuerte, al triunfo de la violencia».
  6. «El gusto malsano del público ha pervertido a los escritores con oro y aplauso».
  7. «En estos diecinueve siglos ha sido creada la mujer«.
  8. «¡Qué descansada vida la del que así reparó y atendió a las necesidades del cuerpo y del alma, al sosiego del venerable chocolate y al deleite de la tranquila lectura!»
  9. «Mi impresión de conjunto es ya francamente favorable al cinematógrafo, que ha llegado a contarse entre mis distracciones favoritas».
  10. «Las empresas telefónicas están para exprimirnos, no se ocupan nada del usuario».

Pardo Bazán compartía sus reflexiones, estas y otras, en crónicas quincenales que publicaba en la revista «La ilustración artística» de Barcelona con el nombre «La vida contemporánea», en la que colaboró durante veinte años.

Con motivo de la efemérides de su centenario, el catedrático de Literatura Comparada de la Universidad de A Coruña (UDC) José María Paz Gago publicará próximamente con Hércules Ediciones «La vida contemporánea de Emilia Pardo Bazán. Ayer y hoy», una obra ilustrada en la que se dará cuenta de la contemporaneidad de la escritora.

Precursora de Instagram, le dice a un varón que la cautiva: «Su fotografía de usted no pude venir más a tiempo… No crea usted que gana un hombre (máxime si es moreno) con que la fotografía le suavice los rasgos y le arregle el cutis… Usted me agrada más que en el retrato».

Adelantada a WhatsApp: «¡Oh seductor, no me fascines con tu serpentina lengua! Adiós mono, hasta el martes» (a Galdós).

Abanderada de las potencialidades de su país, cree que «España pudiera y debiera ser, entre todos los de Europa, el país más visitado de turistas».

Defensora de la mujer y mujer liberada, pregunta: «¿Por qué no han de tener las mujeres derecho a encontrar guapos a los hombres que lo sean y por qué ha de mirarse mal que lo manifiesten? No hay nada más peligroso que lo reprimido y oculto, lo que queda dentro».

Madrileña de adopción, pero gallega de nacimiento: «Al gallego no se le pesca con anzuelo de aire, allí perdería su elocuencia Cicerón».