mujeres desplazadas

Refugiadas a su llegada a la estación secundaria de Lviv. EFE/ Borja Sánchez Trillo

Las desigualdades en mujeres desplazadas, agravadas por los conflictos y la covid

EFE | Ginebra - 22 marzo, 2022

La desigualdad en derechos de las mujeres y niñas refugiadas y desplazadas se ha agudizado como consecuencia del cambio climático, la covid-19 y los conflictos armados, según ha señalado la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en un comunicado reciente, en el que solicita a los gobiernos la incorporación de políticas más inclusivas con este colectivo.

La alta comisionada adjunta de Protección en ACNUR, Gillian Triggs, indicó que, tras dos años de pandemia, se sigue viendo «un aumento de las denuncias de violencia de género, desde la violencia doméstica, los matrimonios forzados, el trabajo infantil, hasta la trata y la explotación”.

Y denunció que “en algunas familias afectadas por conflictos, catástrofes, inseguridad y pobreza, se saca a las niñas de la escuela para que trabajen, mendiguen, se casen y, en los casos más extremos, para que sean vendidas”.

Agudizadas por el cambio climático

La «número dos» de ACNUR expresó su temor por que el impacto del cambio climático agudice las desigualdades de refugiadas y desplazadas a la hora de acceder a derechos legales, oportunidades de trabajo, redes de seguridad social formalizadas, tecnologías e información.

Desde ACNUR se apremió a los gobiernos y a la sociedad civil a abordar la desigualdad de género en todas sus formas y a apoyar y promover el liderazgo, la inclusión y la plena participación de las mujeres y las niñas desplazadas.

Asimismo mostraron su compromiso para reforzar la colaboración con las organizaciones dirigidas por mujeres, especialmente las dirigidas por refugiadas y por mujeres y niñas apátridas y desplazadas internas.

“Debemos trabajar en colaboración con las mujeres y niñas refugiadas y todas las partes interesadas en transformar los sistemas en favor de la igualdad de género, para evitar el riesgo de no dejar atrás a ninguna mujer desplazada”, concluyó la agencia de Naciones Unidas.