China

Una delegada entrega su voto en la ceremonia de clausura del XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China. EFE/EPA/XINHUA/Liu Weibing

China revisa una ley para proteger la «dignidad de la mujer» y evitar su discriminación

EFE | Pekín - 5 noviembre, 2022

La Asamblea Nacional Popular (ANP), órgano legislativo de China, ha aprobado la revisión de la Ley de Protección de los Derechos e Intereses de la Mujer promulgada en 1992, a la que se añadirá un nuevo capítulo y 25 artículos en los que que se asegura que «la dignidad de la mujer es inviolable».

Entre las nuevas adiciones, que entrarán en vigor el 1 de enero de 2023, se estipula que tendrán que respetar los deseos de las mujeres a la hora de realizar procedimientos médicos y se exigirá a las autoridades locales “informar, rescatar y cuidar” a todas aquellas que fueron “secuestradas o traficadas”.

Además, los nuevos apartados de la legislación instan a eliminar la discriminación de género en el ámbito laboral, cuya definición se aclarará, y asegurar los permisos de maternidad.

A su vez, perseguirán las prácticas que eviten la promoción en el trabajo de las empleadas por motivo de matrimonio, embarazo o lactancia, situaciones comunes en muchos procesos de entrevistas laborales.

Endurecimiento de condenas

En marzo de este año, el presidente de la Corte Suprema Popular de China avanzó un endurecimiento de las condenas para castigar los crímenes contra los más desprotegidos y consideró que en los casos más graves debería aplicarse la pena de muerte.

Las declaraciones se produjeron pocos días después de que el gigante asiático lanzara una campaña de diez meses para luchar contra “el secuestro y el tráfico de mujeres y niños”.

En junio, una paliza a cuatro mujeres que habían rechazado a varios hombres en un restaurante de la ciudad de Tangshan (norte) generó una ola de indignación en el país asiático que llegó a desatar una fiebre por la defensa personal.

Ninguna mujer en la cúpula del Partido Comunista Chino

Esta normativa de la ANP, que busca proteger a la mujer, contrasta con el hecho de que tras la finalización del XX Congreso del Partido Comunista Chino la semana pasada, ningún miembro femenino entrase en la nueva cúpula del mismo, lo que marca un retroceso en la élite china del poder, donde la presencia de este género era ya testimonial en el liderazgo anterior.

La ausencia femenina en los puestos de autoridad contrasta con su amplia participación en la vida pública china, pese a enfrentarse todavía a discriminación e incluso violencia.

A pesar de que el dato ha disminuido recientemente, el 62 % de las mujeres chinas participa en la fuerza laboral, cifra superior a los vecinos Japón (53 %), Corea del Sur (53 %) o India (19 %), según el Banco Mundial, y China figura como 39º país más igualitario según Naciones Unidas.

En 2015, las mujeres chinas representaron el 25 % de los fundadores de empresas y la proporción de mujeres al mando de nuevas marcas que operan en el comercio electrónico chino llegó en 2021 al 40 %, según la cadena CCTV.