Estado cuidado

El cuidado recae mayoritariamente en las mujeres. EFE/Archivo

La Cepal reivindica el rol central del Estado en la futura sociedad del cuidado

EFE | Buenos Aires - 9 noviembre, 2022

La recuperación del «papel central» del Estado es fundamental para transitar hacia una sociedad del cuidado en América Latina y el Caribe, mediante el fomento de «nuevos pactos transformadores, inclusivos y feministas» que prioricen la vida, la inclusión de sectores históricamente excluidos y una relación más sostenible con el medioambiente.

Así lo destaca la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en un documento, denominado «La sociedad del cuidado: horizonte para una recuperación sostenible con igualdad de género», que se presenta este 9 de noviembre en Buenos Aires, en el marco de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer organizada por el organismo multilateral, y al que pudo tener acceso EFE.

En este contexto, su secretario ejecutivo, José Manuel Salazar-Xirinachs, ha instado a los gobiernos y actores internacionales a construir «pactos fiscales, sociales y culturales» con el objetivo de asignar recursos y plantear propuestas «que tengan a los cuidados como eje vertebrador».

«Estamos ante una propuesta ambiciosa, pero la realidad es que este no es un momento para cambios graduales ni tímidos, sino ambiciosos y transformacionales. Urge una transformación profunda que reconozca los vínculos entre la economía, la sociedad y el medio ambiente», ha señalado Salazar-Xirinachs en el prólogo del documento.

El rol del Estado en sociedad del cuidado

La realidad socioeconómica de la región no podría ser más compleja: los «efectos sin precedentes» de la pandemia de coronavirus y las crisis internacionales «han ocasionado una pérdida masiva de empleo, el aumento de la demanda de cuidados y de la sobrecarga del trabajo de cuidados sobre las mujeres en toda su diversidad».

De hecho, la Cepal recuerda que las mujeres sufrieron en 2020 «un retroceso de 18 años» en las tasas de participación económica, pasando del 51,8 % del año anterior hasta el 47,6 %, al tiempo que aumentaron «drásticamente» sus tareas domésticas, que ocupaban entre 22 y 42 horas semanales antes del coronavirus.

«La sobrecarga de trabajo no remunerado que experimentan las mujeres y el retroceso histórico en su participación laboral han visibilizado el vínculo ineludible que existe entre la división sexual del trabajo y los otros nudos estructurales de la desigualdad de género», sostiene el documento.

Soluciones transformadoras

Para superar esta realidad, la Cepal plantea la necesidad de una «transformación profunda» en el estilo de desarrollo, un «imperativo ético» a la hora de alcanzar la autonomía y los derechos de las mujeres de la región.

Entre las propuestas del documento figuran los «pactos fiscales» para, por un lado, ofrecer servicios públicos de calidad y, por otro, asegurar la sostenibilidad financiera de las diferentes políticas públicas, sobre la base de una «fiscalidad progresiva» que dé sustento a las diferentes iniciativas con enfoque de género.

Según la Cepal, la inversión en sistemas de cuidado es «particularmente estratégica», puesto que contribuiría a aliviar la sobrecarga de cuidados que sufren las mujeres, a romper el círculo vicioso de pobreza y a dinamizar otros sectores interrelacionados de la economía, amortizando así la inversión inicial gracias a una mayor recaudación fiscal.

Asimismo, el organismo multilateral pide impulsar nuevas políticas del mercado laboral, como la regulación de la extensión máxima de las jornadas de trabajo o la protección del empleo de quienes tengan personas dependientes a su cargo, entre otras propuestas presentadas durante la XV Conferencia Regional sobre la Mujer, que se extenderá hasta el próximo viernes.