Carmen Laforet nada

La escritora Carmen Laforet, galardonada con el Premio Literario "Eugenio Nadal" de la revista Destino por su novela "Nada". EFE/Archivo

Cien años de Carmen Laforet, la escritora fuera de clichés

Carmen Naranjo | Madrid - 6 septiembre, 2021

El nombre de Carmen Laforet va unido inevitablemente a «Nada», su imprescindible novela con la que siendo muy joven ganó la primera edición del Premio Nadal en 1944 pero, cuando se cumplen los cien años de su nacimiento, la vida y el resto de la obra de esta escritora reivindican mucho más espacio.

Este lunes se cumple el centenario del nacimiento de Carmen Laforet (Barcelona, 1921 – Madrid, 2004), día en el que darán comienzo algunos actos de conmemoración de este aniversario, entre ellos la entrega de un legado de la autora en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes por parte de sus hijos.

Pero también se han reeditado algunas de sus obras, entre ellas, por supuesto, «Nada», en la editorial Destino, una obra que sigue atrapando a lectores de todas las generaciones por la forma en la que retrataba las vivencias de una mujer que, ante una realidad cruel y opresiva, no desiste de su empeño por ser quien quiere.

«Si uno es escritor, escribe siempre, aunque no quiera hacerlo, aunque trate de escapar a esa dudosa gloria y a ese sufrimiento real que se merece por seguir una vocación», aseguraba Carmen Laforet. Y ella comenzó pronto aunque su obra literaria no fue muy prolífica.

La vida de Carmen Laforet

Tras vivir hasta los 18 años en Las Palmas de Gran Canaria, en 1939 regresó a su ciudad natal para estudiar Filosofía y Letras. Tres años después se instaló en Madrid, donde escribió «Nada» y se convirtió en la revelación de la narrativa española de posguerra.

Una temprana fama que le supuso un «sufrimiento» debido a su carácter introvertido, según reveló hace unos años su hija Cristina Cerezales.

Y aunque se retiró voluntariamente del mundo literario de la época, publicó otras grandes novelas: «La isla y los demonios», en 1952, o «La mujer nueva» (1955), Premio Nacional de Literatura, sobre una mujer que en los años cincuenta se separa del marido y demuestra que puede valerse por si misma.

En 1963 publicó «La insolación» y, póstumamente, en 2004, «Al volver la esquina». Escribió además 7 novelas cortas (reeditadas también ahora por Menoscuarto ediciones), 22 cuentos, narraciones de viaje e innumerables artículos para periódicos y revistas.

En 2003 se publicó «Puedo contar contigo», con la relación epistolar que mantuvo con el escritor Ramón J. Sender, en la que desvelaba su silencio literario y su necesidad de intimidad, que después cristalizó en un distanciamiento paulatino de la vida pública.

Para ella fue «difícil» aceptar que ninguno de los libros escritos posteriormente tuviera el reconocimiento de «Nada», según explicó su hija.

La autora de mucho más que «Nada»

Pero «Nada» se sigue leyendo décadas después, una novela que «ha creado lectores y ha alumbrado escritores», asegura el editor de Destino, Emili Rosales, responsable de la nueva edición de la obra, que lleva prólogo y epílogo de las ganadoras más recientes del Premio Nadal, Najat El Hachmi y Ana Merino.

Protagonizada por la joven Andrea, «Nada» convirtió a Laforet en la escritora representativa de una generación femenina que reaccionó a los patrones paternos de la posguerra española y se erigió en un clásico de la literatura española.

Su hijo, el también escritor Agustín Cerezales, explica a Efe cómo su madre «tenía una voluntad de no juzgar, de no desentrañar el mundo sino de mostrarlo, tal como lo veía, con su belleza y su intensidad y su dramatismo».

«Encontramos en su obra una gran verdad que va más allá del tiempo que sigue siendo vigente, porque los problemas esenciales de la existencia no cambian tanto, aunque cambien las circunstancias sociales. Su obra novelística está situada en la posguerra española, con todo lo que ello conlleva. Y está, por supuesto, la condición de la mujer que se ve en sus protagonistas femeninas, coincidentes en su modernidad, en que se rebelan contra su visión clásica».

«Un libro para darle voz a ella»

Y ahora en este centenario, el libro «Carmen Laforet. Vista por sí misma», (Destino), de Agustín Cerezales, nos acerca a la Carmen Laforet más íntima.

«Un libro para darle voz a ella y a los temas esenciales en su obra y en su personalidad. No es una biografía, sino un libro en el que ella se cuenta a sí misma«, explica su hijo.

Fragmentos de su obra, fotografías inéditas, manuscritos, recortes de prensa, correspondencia, objetos personales, anécdotas rememoradas y muchas imágenes componen el retrato de esta escritora, que murió a los 82 años, retirada de la vida pública desde hacía ya mucho tiempo y afectada por una enfermedad degenerativa que incidía en su memoria.

Su obra -agrega Cerezales- «siempre ha sido actual y sigue siéndola, tanto por su particular punto de vista sobre las cosas, muy libre, de novelista pura, como por su estilo, que es de una naturalidad muy grande». «Se sigue leyendo como si estuviera recién escrito, tiene una gran frescura», indica.

Sus hijos depositarán este lunes un legado en la Caja de las Letras que será un homenaje a dos autores a los que consideraba «amigos», Benito Pérez Galdós y Elena Fortún. Un legado que, asegura su hijo, a ella le hubiera gustado hacer.