transfeminicidio México

La activista Kenya Cuevas. . EFE/Mario Guzmán

Una sentencia por un transfeminicidio hace historia en México

EFE | Ciudad de México - 23 agosto, 2022

La segunda sentencia en México por un transfeminicidio hace historia y sienta un precedente en el país tras condenar a 23 años y nueve meses de cárcel a los dos militares que asesinaron a Naomi Nicole, «La Soñaré», una mujer trans que ejercía la prostitución.

«Las mujeres trans no estamos solas«, ha dicho la activista Kenya Cuevas al salir de la audiencia.

Acto de odio por homofobia

Aunque los hombres fueron condenados por homicidio, el juez ha manifestado en el fallo que Naomi era una mujer trans perteneciente a la comunidad LGBT y migrante, además de estar en el mundo de la prostitución, lo que la colocaba en una situación de vulnerabilidad.

«La Soñaré» fue asesinada en marzo de 2020 por dos militares que, según ha detallado una testigo protegida, le gritaron «te vamos a matar marica». Después la golpearon hasta que cayó al suelo y ahí le dieron un tiro de gracia.

«Con este argumento determinaron que fue un acto de odio por homofobia y transfobia y por eso se les dio dicha sentencia», ha explicado Cuevas, quien acudió en 2020 a reconocer el cuerpo, le dio sepultura y ha seguido todo el proceso judicial como víctima indirecta.

«Estoy muy contenta. Por primera vez puedo decir que salgo contenta de una audiencia. Sentí que se pudieron visibilizar ciertas posturas de las personas trans en cuestión de vulnerabilidad», ha añadido Cuevas, quien cuenta con un largo historial en el activismo por las mujeres trans y por las que ejercen la prostitución.

Aún queda camino

Además, ha fundado la asociación Casa de las Muñecas Tiresias y la Casa Hogar Paola Buenrostro (entre otras sedes), donde mujeres trans en situación de riesgo o exclusión reciben asesoramiento y acogida.

Cuevas ha insistido en agradecer a los jueces su esfuerzo por comprender la vulnerabilidad de las mujeres trans en México y por formarse y trabajar para dictar una sentencia con perspectiva de género y con conocimiento.

«Así se debería trabajar siempre, con esa sensibilidad, con ese profesionalismo, con ese trabajo», ha sentenciado, e insiste en que todavía queda mucho por hacer y muchos casos por resolver favorablemente para las víctimas, con lo que recordó el transfeminicidio de Mireya Rodríguez en el norteño estado de Chihuahua y cuyo presunto asesino fue puesto en libertad.

A pesar de los avances legales, México es el segundo país de Latinoamérica con más violencia por homofobia y transfobia, después de Brasil, según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT de la Fundación Arcoíris.

La organización Letra S reportó 79 asesinatos de odio contra personas de la comunidad LGBT en 2020, más de la mitad eran mujeres trans y cerca de la cuarta parte hombres homosexuales.