Totem Loba

La actriz y directora Verónica Echegui (d) acompañada por el equipo participante en el cortometraje "Totem Loba", posan con el Goya al "Mejor corto de ficción". EFE/Biel Aliño.

Verónica Echegui gana su primer Goya como directora con «Totem Loba»

Alicia G. Arribas / Efeminista | Madrid - 14 febrero, 2022

Verónica Echegui (Madrid, 1983) se estrena como directora con un Goya. Su primer corto, «Totem Loba«, se convirtió el sábado 12 de febrero en el mejor cortometraje de ficción con una historia femenina y feminista que reivindica el derecho a «significarte frente a la masa».

La actriz y directora subió a recoger el galardón junto con su equipo de producción y quiso mandarle un mensaje al Presidente del Gobierno, quien asistió a la gala.

«Me encantaría Pedro Sánchez que lo vieses con tus hijas y tu mujer y después habláramos. De verdad, tómatelo en serio”, sostuvo Echegui.

La madrileña, que no esperaba estar entre los seleccionados, mucho menos entre los galardonados, está «enamorada» de su nuevo trabajo, aunque aseguró en una entrevista para Efe que «nunca» dejará de ser actriz.

El corto está inspirado en una experiencia que Echegui vivió a los 17 años durante las fiestas del pueblo de una amiga del instituto. «Totem loba» es el resultado de «un montón de preguntas» y «sentimientos encontrados» que surgían cada vez que rememoraba la experiencia, una invitación a «redescubrir quién eres, el poder que tienes y defender tu libre albedrío».

Tradiciones violentas hacia la mujer

Hay que explicar que en el pueblo de su amiga la tradición es que los hombres se disfrazan de lobos y salen a cazar a las mujeres durante la noche, pero esta costumbre, que a todo el mundo le parece muy bien y muy divertida, para ella es aterradora.

«Lo que cuenta ‘Totem loba’ no fue tal como ocurrió, pero sí es lo que viví, ese sentimiento superencontrado de lo que veía que estaba sucediendo y lo terrible que era para mi, y darme cuenta de que el resto lo vivía como un juego. Y lo que me resultaba más aterrador aún es que a nadie parecía importarle ni alarmarle esta abominable costumbre«, explica Echegui.

«Y empecé a pensar qué hice, qué no hice o qué podía haberme pasado -señala- y me puse a indagar de dónde vienen estas tradiciones y qué es lo que hace que el grupo normalice situaciones que son violentas hacia las mujeres y por qué».

Así nació «Totem loba«. Echegui quería mostrar «lo importante que es significarte en el grupo frente a la masa porque no valida lo que siente, acaba haciendo cosas que no quiere, y me pareció importante expandir ese mensaje».

«Me hubiera gustado que alguien en mi adolescencia me hubiera ayudado a entender lo importante que iba a ser en mi vida respetar ante todo qué es lo que quiero y qué es lo que necesito, no importa lo que digan los demás, ni que todo un pueblo crea que estoy loca. Lo que importa -asegura, convincente- es lo que significa para mí».

Seis días de rodaje

Aunque empezó muy jovencita en series de televisión y cortos, su paso al «estrellato» fue directamente con su primer protagonista, «Yo soy la Juani«, con el que Bigas Lunas le puso en el camino. Han pasado casi veinte años y la actriz ya cuenta en su filmografía con medio centenar de producciones.

Camaleónica, meticulosa, trabajadora e inagotable como actriz, el salto de Echegui a la dirección también ha sido por la puerta grande: «Totem loba» fue galardonado con un Goya a mejor corto de ficción con Ian de la Rosa («Farrucas»), Borja Soler («Mindanao»), Santiago Requejo («Votamos») y Carlo D`Ursi («Yalla»).

«Llevaba bastante tiempo deseando dirigir, hice una prueba con un corto pequeñito que escribí, ‘Trajanópolis’, que hice con mi padre, pero no lo he podido enseñar aún porque me faltan los derechos de una canción», comenta a Efe.

Después empezó a escribir «Totem loba» y pasaron dos años «haciendo revisiones y dándole bastantes vueltas a lo que quería contar».

El corto se rodó en seis días, «no sé ni cómo lo hicimos», afirma sonriendo la protagonista de «Seis puntos sobre Emma» (2011), que agradece al equipo que «se dejó la vida por amor al arte».

«Todos sabemos lo que cuesta, su apoyo y confianza fueron clave para que saliera adelante», dice, y destaca el trabajo de Isa Montalbán, «el pilar del corto y que está que se sale».

«Me encantó dirigir«, reconoce la actriz, quien, no obstante, asegura que, aunque le gustaría seguir dirigiendo, «nunca voy a dejar de actuar».

Redescubrir quién eres

Esta fue su quinta nominación en los Goya y primera como directora: «Ha sido una experiencia deliciosa, una pasada, no contaba con ello -afirma- y lo he recibido encantada de la vida, porque no tenía esas expectativas. Lo que venga, bien venido será», explicó días antes de ser galardonada.

«Entre los preseleccionados había cuatro mujeres, pero al final eligieron estos, no se cuáles fueron los criterios; a mi me parecía que estaban todos muy bien hechos y me hubiera gustado que estuvieran. De todos modos -concluye- hay mucho nivel y me alegra estar entre buenos cortos».

Echegui ha tomado prestado el concepto «Totem loba» de la escritora Clarisa Pinkola: «La figura totémica de loba para la mujer significa redescubrir quién eres, el poder que tienes y defender tu libre albedrío, que pasa de querer encajar y ser aprobada y parte del grupo a significarte, enfrentarte a tus miedos y expresar qué es lo quieres para ti misma».