retos tecnología mujeres

Gabrielle Britton, directora del centro de Neurociencia del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá (Indicasat). Gabrielle Britton

Los nuevos retos de la tecnología necesitan más mirada de mujer

Raquel Sánchez | Panamá - 26 agosto, 2019

La tecnología y la ciencia necesitan más mujeres para enfrentarse a los retos de futuro, así lo defiende la doctora panameña en neurociencias y psicología, Gabrielle Britton, quien aspira a derribar el machismo existente en estas disciplinas.

«El rumbo en que va la sociedad de generar nuevos programas, de automatización, de crear procesos y equipos que buscan reemplazan a seres humanos necesita de una perspectiva femenina», asegura a Efe la actual directora del centro de Neurociencia del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá (Indicasat).

Silicon Valley es un reflejo de esta ausencia de mujeres, según asegura Britton, a quien le preocupa que reinen hombres en la «meca de la tecnología mundial» y los efectos que ello puede tener en la tecnología del futuro.

En Panamá la realidad es similar: las mujeres ocupan menos del 40 % de los puestos de trabajo relacionados con la ciencia, tecnología e innovación (CTI).

Estereotipos también en la inteligencia artificial

Britton, que trabajó en un centro de investigación hace diez años en Estados Unidos, sostiene que no acaba ahí el problema, sino que ahora se extiende a los desarrollos en inteligencia artificial, donde se usa la figura femenina de forma estereotipada en creaciones como la robot humanoide Sophia, y en los asistentes de voz de Apple, Amazon y Google.

«La primera androide, Sophia, es mostrada de forma exagerada con senos grandes y una cintura pequeña. Si -los científicos- estamos desarrollando una nueva inteligencia artificial, yo hubiese creado un ente andrógeno», dice.

Del mismo modo, según el informe de la Unesco «Me sonrojaría si pudiera», de 2019, que analiza los prejuicios de género en el entorno digital, el hecho de que la mayoría de los asistentes de voz sean femeninos crea la imagen de una mujer dócil, servil y que está disponible para responder órdenes, perpetuando así los estereotipos sexistas y normalizando el acoso.

La también divulgadora de las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), subraya que esa especie de aislamiento de la mujer también se ve en industrias como como los videojuegos, que a su juicio, se tornan masculinos porque los crean hombres.

Panamá necesita un movimiento de mujeres «más fuerte»

Britton, que este año fue homenajeada con el premio a la Mujer Destacada otorgado por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) por su trayectoria científica en el extranjero, precisa que en Panamá hay un movimiento de mujeres que cada vez están sobresaliendo más en las ciencias.

Según la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), las mujeres panameñas representan menos del 40 % de la comunidad científica y todavía hay sesgos vinculados a estereotipos, prejuicios y roles de género que las separan de los hombres.

Para Britton el movimiento feminista en Panamá es una corriente aún apagada si se compara con países como Argentina o España, cuyas agrupaciones tienen una voz muy poderosa en la sociedad.

«Panamá necesita un movimiento más fuerte, pero como otras cosas el país no nos ha tratado lo suficientemente mal, aún no nos hemos enfurecido con muchas cosas como para salir a la calles», explicó la especialista, que participó la pasada semana en un foro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que exaltó los aportes históricos de 80 mujeres panameñas.