mujeres misas

Concepción Motlló, en la imagen mientras celebra la liturgia en la Iglesia de Sant Jaume de Arbeca (Lleida)

Seis mujeres son reconocidas para dar «misas» en la Cataluña interior

Lara Malvesí | Arbeca (Lleida) - 26 enero, 2022

En Cataluña no hay suficientes curas ordenados para dar servicio en todos los pueblos. Eso ha llevado a que el arzobispado de Tarragona reconozca a seis mujeres, Concepción, Rosa María, Núria, Montserrat, Rosa y Lola, como «laicas en misión pastoral», para que realicen esas «sustituciones» y dirijan «misas» con comuniones previamente bendecidas.

Para el arzobispado, se trata de un gesto de valía y de una oportunidad para visibilizar «el trabajo de la mujer en la Iglesia». Por su parte, las seis mujeres tendrán responsabilidades compartidas y se organizan para que haya servicio en todas partes con los escasos sacerdotes que prestan servicio en los arciprestazgos de Penedès, Urgell-Garrigues, Tarragona-Llevant, Priorat y Baix Camp, algunos geográficamente en Lleida, aunque pertenecientes al arzobispado de Tarragona.

«Fue la falta de rectores la que nos llevó a descubrir el carisma de las laicas dentro de la Iglesia. Aunque la figura creció por esa carencia, y aunque ahora de golpe llegaran suficientes curas ordenados, no se dejaría de contar con ellas», explica a Efe el portavoz del arzobispado de Tarragona, Simó Gras.

«Todo el mundo lo vive con normalidad»

La mayoría de estas mujeres llevan media vida dedicada en mayor o menor medida a «asistir» a sus parroquias, dando acompañamiento a enfermos, gestionando las catequesis o yendo a residencias, pero de un tiempo a esta parte han ido ganando peso también desde el púlpito según iban menguando los ordenados disponibles, una función que hace años reconocen era vista con «reticencias» por algunos feligreses por el hecho de ser mujeres, si bien a día de hoy «todo el mundo lo vive con normalidad», comenta Rosa Maria Sànchez a Efe.

«La gente agradece poder ir a una celebración litúrgica en su población y con asiduidad. Si tuvieran que venir los dos párrocos que hay no sería posible», añade.

Deja claro que ellas no consideran que lo que hagan sea «misa» propiamente, sino «lecturas de la palabra de Dios«, aunque reconoce que lo importante para los creyentes que acuden a la parroquia es pregar en comunidad más allá de etiquetas.

Servicio en todas partes

Concepción Motlló, la más activa en estas funciones, se reparte con un cuadrante las liturgias de Arbeca y las poblaciones cercanas con el párroco de la zona. «El sábado hago yo Arbeca y él Els Omellons y el domingo al revés. También nos organizamos así para asistir a otros pueblos. Nos vamos turnando y así puede haber servicio en todas partes«.

A la celebración de la lectura de este sábado en la población leridana de Arbeca, conocida por la aceituna arbequina, acuden media docena de feligreses a pesar de que a las 19 horas la oscuridad y el frío del silencioso pueblo no son el mayor estímulo para salir de casa.

Concepción, que dirige la celebración de la palabra y entrega las comuniones previamente bendecidas por el párroco, explica a Efe tras la celebración que hace años que vienen preparándose para asumir estas tareas y que no resulta ningún problema para los que acuden a la iglesia, en su mayoría también mujeres.

Celibato voluntario

Rosa María destaca igualmente que los feligreses viven con gran naturalidad ver a una mujer en el púlpito y reflexiona si normalizarlo con mujeres ordenantes, ante la ausencia de hombres párrocos suficientes, no sería una solución a valorar.

Para ella, «la Iglesia tiene dos grandes asignaturas pendientes que, además, acercarían a la gente más joven: por un lado ordenar a mujeres curas y, por otro, que el celibato no sea obligatorio sino voluntario».

Para Concepción, no es tan importante ser o no ordenada, pues ella dice ser «feliz» dirigiendo la liturgia. «No necesito más reconocimiento que poder hacer lo que amo. Además, ante el hombre hay diferencias entre las personas, pero ante Dios todos somos exactamente iguales«, apunta.

Tal es su devoción por ayudar a la parroquia que lo ha combinado a lo largo de los años con su trabajo de costurera y la crianza de tres hijos y seis nietos. «A veces no tenía con quien dejar a los nietos y los he traído conmigo a la parroquia porque me tocaba hacer la celebración», señala.

Desde el arzobispado de Tarragona explican que en otros lugares, y particularmente en misiones, en África y Latinoamérica, es más habitual la figura de las laicas que dirigen servicios religiosos, mientras que en España y más aún en los núcleos más poblados es algo menos frecuente.

Su portavoz añade que, con todo, el arzobispado no lee el asunto en términos de conveniencia o no de ordenar mujeres, y que valoran en cualquier caso que «estas personas hacen un servicio extraordinario y naturalmente en las comunidades la gente lo recibe muy bien».