Rosario Cruz

La cocinera indígena Rosario Cruz muestra sus ingredientes tradicionales durante una entrevista con EFE, el 6 de septiembre de 2021, en el estado de Oaxaca (México). EFE/ Daniel Ricardez

Rosario Cruz, cocinera indígena mexicana, es reconocida como una de las «Guardianas de la Tradición»

EFE | Oaxaca - 14 septiembre, 2021

Rosario Cruz, una cocinera mexicana e indígena chinanteca de 53 años, es reconocida junto con otras 400 cocineras tradicionales como una de las «Guardianas de la Tradición» en el primer Congreso Internacional de Guisanderas y Cocineras Tradicionales.

El congreso, celebrado en Asturias, España a mediados de septiembre, galardonará a Rosario Cruz por sus aportaciones a la gastronomía mundial y por preservar las recetas tradicionales de la comida mexicana.

Originaria de San José Chiltepec, en el sureño estado de Oaxaca, ha viajado a Europa acompañada de los elementos que la acompañan siempre en su cocina: chiles endémicos de su región, cucharas y medidas de madera, una piña adornada con listones de colores como distintivo personal y un molcajete, utensilio de piedra que sirve para moler especias en México.

Este último instrumento de cocina que sostiene con sus manos tiene su historia, tal y como ha explicado a Efe: «Este molcajete es el más viejito que tengo, tiene la edad que tengo yo cocinando, 35 años y ya está desgastado«.

Rosario Cruz y su sazón

La mujer nunca imaginó viajar a Europa acompañada de esta herencia de su madre, quien la instruyó en las técnicas de la cocina y le inculcó el amor por los alimentos, que tratados con sus manos se transforman en guisos.

Rosario -la hija menor en una familia con 15 hermanos, 8 mujeres y 7 hombres- todavía recuerda cuál fue su primer acercamiento con la cocina tradicional de su región, cuando tuvo que cocinar 500 tacos de picadillo (pollo, tomate, cebolla y chiles) para una fiesta.

«Quedaron tan bien que inmediatamente supe que me dedicaría a esto. Y ahora hasta allá (España) me voy a ir a mostrar lo que me enseñó mi mamá«, ha contado.

Rosario Cruz

La cocinera indígena Rosario Cruz muestra una de sus preparaciones, en Oaxaca (México). EFE/ Daniel Ricardez

Rosario lleva su legado hasta España

Cruz muestra su talento y el sentimiento que le produce haber sido seleccionada para llevar la comida oaxaqueña al mundo mientras adereza con ajo y especias el estofado sotaventino, un platillo original y nativo de la región chinanteca de Oaxaca, compuesto por carne de pollo acompañada de tomate, chiles, cebolla y su sazón secreta.

«Primero ni me la creía y ahora estoy muy contenta. (…) Dios no se equivoca y hoy me toca poner en alto mi país y sobre todo a Oaxaca«, ha subrayado la mujer, que enviudó debido a la pandemia de la covid-19.

Además, ha agradecido la oportunidad de quienes la promovieron para esta distinción, que le permitirá consolidar su trabajo como cocinera y, por ende, dar a conocer sus recetas y obtener recursos para que sus dos hijos concluyan sus estudios académicos.

Rosario Cruz

La cocinera indígena Rosario Cruz muestra una de sus preparaciones, en Oaxaca (México). EFE/ Daniel Ricardez

Asturias acoge a las mejores cocineras tradicionales

Asturias acoge a FéminAs, el primer Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural que se celebra en el Principado entre el 13 y 15 de septiembre y en el que se analiza el rol que desempeñan las mujeres en todo el mundo como guardianas de la cocina tradicional.

Organizado por Vocento Gastronomía y con el Principado de Asturias como promotor institucional, FéminAs pretende rendir homenaje a las mujeres vinculadas al mundo de la cocina y al medio rural.

Además, busca convertirse en un evento único de apoyo y defensa a las actividades que redunden en la visibilización de la mujer en la hostelería y el sector primario, así como en la concienciación social para la defensa de la sostenibilidad más necesaria, la de las comunidades rurales.