Rita Indiana: «En América Latina hay mucho que hacer por la mujer»

Carmen Siguenza - 13 junio, 2019

La escritora dominicana Rita Indiana ha aprovechado que su país de origen es el invitado este año en la Feria del Libro para hacer una visita a Madrid, donde seguro acudirá a la tumba de Goya, uno de sus grandes referentes, para limpiarse con tabaco, «como hacen los santeros», como señala a Efeminista.

Escritora transgresora, cantante y compositora

Y es que en «Hecho en Saturno» (Periférica), el último libro de esta escritora transgresora, cantante y compositora, y una de las figuras más influyentes de la escena caribeña, sobrevuela el cuadro de Goya, «Saturno devorando a su hijo», como metáfora cruel de esos padres que hicieron la Revolución y de las consecuencias en sus hijos. Un relato muy plástico y visual también sobre el mundo del arte, situado en Cuba.

«Estar en la Feria del Libro para mi país es una maravilla»

P.- ¿Qué significa para su país estar presente en la Feria del Libro?

R.- Me parece una maravilla, sobre todo, porque yo digo que hemos estado como ente cultural latinoamericano dentro de una especie de muralla de plátano, que no sale mucho,  y más en la cuestión literaria, que es tan limitada, porque no somos un país con muchas editoriales, ni con muchos escritores tampoco. Aunque tenemos muy buenos escritores. Son oportunidades editoriales, que es lo que necesita cualquier escritor y la buena literatura. Para cualquier escritor venir a Madrid a este contexto, es un regalo.

P.- ¿Qué le parece el empuje del feminismo?, ¿Qué le parece esta revolución?

R.-  Es  maravilloso, porque, además, formo parte de ella. Se está dando a todos los niveles, y yo creo que hablando de las escritora, mientras más estemos en posiciones de poder, más adelante vamos. Ahora hay muchísimas editoras. Antes todo lo que era la industria editorial, las agencias, las editoriales.., eran hombres y ahora estamos muchas en distinta posición y podemos apoyarnos para movilizarnos dentro de las distintas industrias a la que pertenecemos. Yo creo que la cuestión del aporte individual es súper importante, el colectivo es importante, pero también esa cosa de autodeterminarse y decir tengo que echar para adelante, como mujer y como ser humano y llegar a donde no llegó mi mamá, mi tatarabuela. Esto es una cosa pujante que nunca va a terminar, porque creo que las revoluciones no tienen un fin, sino que están en camino y el feminismo también.

 «Santo Domingo es sumamente machista»

En América Latina queda mucho por hacer

P.- ¿Y en América Latina, cómo es la situación de la mujer?

R.- Yo puedo hablar de lo que conozco con un poquito más de profundidad, que es el Caribe, mi país y Puerto Rico, donde vivo, que son un poquito distintos. Santo Domingo es un país muy conservador. Creo que no sé si puede decir que es el país más machista del Caribe, pero es un país sumamente machista en el que, a pesar de eso,  hay un movimiento feminista fortísimo desde los 60 y  70. Gente como Magaly Pineda, que murió hace dos años, líder de verdad, y alguien máximo del feminismo dominicano a quien admiro muchísimo,  mujeres que a pesar de la dictadura y represión de todo tipo se han mantenido trabajando a favor de nuestros derechos. Pero hay mucho, mucho, trabajo por hacer. En América Latina hay muchas diferencias con Europa.

Y como yo digo, el patriarcado nos afecta a todos, no solo a los que nacemos con sexo femenino, sino a todos. Todos somos afectados. Es una estructura de represión que lo que hace es constreñir nuestra esencia y nuestra libertad como seres humanos.

«Hecho en Saturno»: arte, política y padres revolucionarios

P.- En su libro, «Hecho en Saturno», hay una frase que dice: «Aquellos niños, marcados por  la pasión ideológica de sus padres, ¿quiénes eran ahora?», que es un poco la vértebra de este  volumen, donde hay revolucionarios, arte o la relación entre padres e hijos. ¿Es así?

R.- Mi generación es la X , es la generación del sándwich. Estamos entre los ‘Baby Boomers’, que cambiaron el mundo de alguna forma o por lo menos se dan el crédito de mirar al mundo así, y yo creo que sí que lo hicieron, y los ‘millennials‘, que se lo han buscado o ‘currado’, como dicen ustedes, de una forma un poco más interesante. Así es que, mi generación tiene un himno ‘I’am a loser’ (soy un perdedor). Entonces es complicado porque somos los descendientes de esta gente que tuvieron la osadía de crear todas esas micro revoluciones, que todavía estamos hablando hoy.

Yo vengo de una familia, un poco, no diré de extrema derecha, pero bastante conservadora por ambas partes. Y  cuando estaba en le escuela, en mi adolescencia, empecé a tener amigos con nombres raros, y empecé a investigar: ‘oye, por qué tu te llamas Troy’, y a otro Fabriccio, o Lenin, y todos empezaron a contarme una historia que yo no conocía de mi país, porque no está en los libros de historia.  Son los 12 años de Balaguer, que es la dictadura desconocida de República Dominicana. Y entonces a partir de esos nombres empiezo a entender esa parte de la historia de los 70 en la República Dominicana y a interesarme por ella, por la clandestinidad, por el movimiento revolucionario internacional que había en aquellos años. Y de ahí nace un poco ‘Hecho en Saturno’.

P.- ¿Aquí el Saturno de Goya también es el padre que devora a sus hijos?

R.- Sí, es un poco lo que decía, esa cosa mítica que para mí tiene esa época, siempre mágica. Mis amigos, en su mayoría, son de 60 y pico de años. Me interesa mucho la experiencia que tuvieron en esa época, en ambos lados. Pero, sobre todo, los que participaron de movimientos clandestinos, de guerrilla urbana. Me gusta la mitología griega, y es un poco lo mismo: hay héroes y dioses combatiendo ahí. Es un poco la cosa mítica que para mí tiene esa época, siempre mágica.

Es también la valentía que no tuvimos los de mi generación, que ahora tienen sus luchas, de medioambiente o la continuidad del feminismo, pero todo es continuidad de lo que esta gente explotó en los 60. Mi referente básicamente más fuerte son esas luchas que se dieron en los 60.

«Goya  es el artista que inauguró el arte contemporáneo»

P.- Qué significa Goya para usted?

R.- Para mí, me atrevo a decir que Goya es el artista que inaugura el arte contemporáneo.  Se desprende  del artista que trabajaba solo para la Iglesia o el Rey. Se divorcia de eso y empieza a crear un arte critico, un arte que no depende de lo que le van a pagar por este o tal cuadro, sino que está buscando una investigación personal e independiente. Pero no puedo en un minuto resumir lo que significa Goya para mí, pero me gusta muchísimo.

P.-  Algunas vez ha dicho que Trujillo (el dictador dominicano) ha creado todo un género literario.

R.- Si, por eso empieza el interés mío de escribir de lo que pasó después de Trujillo. Lo que comentaba, la dictadura desconocida, porque no la conoce mucha gente fuera de República Dominicana, que son los 12 años de Balaguer, que era el que le escribía los discursos a Trujillo. Esa pequeña figura maquiavélica que termina heredando el país. Durante sus primeros doce años hubo una represión terrible y asesinato de cientos y cientos de personas, de estudiantes, periodistas, de gente que andaba con un libro en la mano. Una represión hacia la intelectualidad y hacia un pensamiento que era el que iba a heredar el país.