nuevas tecnologías

Mónica Nepote, escritora, editora y gestora cultural experta en Humanidades Digitales. EFE/Laura de Grado

Las nuevas tecnologías necesitan más mujeres para programar un futuro igualitario

Laura de Grado | Madrid - 17 enero, 2020

La escritora, editora y gestora cultural Mónica Nepote considera «preocupante» que las tecnologías del futuro, como la inteligencia artificial, «solamente sean diseñadas por hombres» y más teniendo en cuenta que «la tecnología no es neutral», sino que refleja los sesgos y estereotipos de quien las diseña.

Nepote (Guadalajara, México, 1970), que ha visitado Madrid para participar este jueves en la presentación del último número de la revista Telos «Humanidades en un mundo STEM» (Fundación Telefónica) de la que es portada, considera fundamental incluir «nuevos imaginarios» en el diseño tecnológico para crear «un ciberespacio más representativo» y para ello la capacidad critica y reflexiva de las Humanidades es un punto clave.

«La tecnología no es neutral. Las tecnologías son herramientas, y las herramientas siempre son diseñadas por alguien y son utilizadas por alguien. Creo que las tecnologías siempre reflejan a las personas que las programan y que las diseñan», asegura la experta en humanidades digitales durante una entrevista a Efe.

Tecnología «desde otros punto de vista»

Para Nepote el problema de que la tecnología refleje los sesgos de sus diseñadores es que solo son «hombres blancos ricos» quienes están detrás de esta labor, un perfil que ella considera poco representativo para este siglo XXIUna época en el que la sociedad asiste, según Nepote, a «un cambio de paradigma» que está transformando, gracias a la tecnología, la forma de estar en el mundo.

En este contexto de revolución tecnológica, «importa muchísimo traer nuevos imaginarios» para que las mujeres, y otras identidades, se reapropien de la tecnología.

«Los feminismos tienen mucho que decir en relación a esto, hay una corriente importantísima de mujeres metidas con estas ideas de tecnología que quizá no están como CEOs en empresas importantes, pero están desde otros espacios», explica la experta, que anima a pensar las tecnologías «desde otros puntos de vista».

A este respecto ha querido recordar que aunque «las tecnologías pueden ser profundamente opresivas, también pueden ser el espacio en el que, en la medida en la que una persona se alfabetice, puede usarlas a su favor».

Acercar la tecnología a las niñas

«La alfabetización», precisamente, es una de las fórmulas básicas que Nepote propone para incluir a mujeres y niñas en el mundo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Dar por hecho que a las niñas no les interesa la tecnología o que no se las acerque a este mundo, son formas de «reproducir patrones» que aspira a derribar.

Además, la escritora mexicana reivindica el papel que juegan las instituciones y las empresas a la hora de representar a toda la sociedad.  «Somos el 51% de la población, en el siglo XXI ya no estamos confinadas a las labores domésticas, estamos en la calle, estamos trabajando, somos una fuerza trabajadora, somos una fuerza creativa», afirma. 

Las mujeres si estuvieron en el origen tecnológico

Pero la ausencia de mujeres en el mundo tecnológico no siempre fue tal, es algo relativamente moderno, según Nepote.

«Cuando empezó todo el desarrollo tecnológico a mediados del siglo XX, el papel de las mujeres era un papel muy importante (…) cuando se hacía la programación en ceros y unos, su trabajo consistían en poner el cableado por ciertos espacios, ir construyendo los servidores manualmente», explica, sin embargo, que quienes se llevaban los créditos eran ellos, los ingenieros que diseñaban las máquinas.

Años después, cuando la tecnología ganó popularidad, describe, los hombres se lanzaron «a ocupar esos espacios de visibilidad».