Almudena Grandes futuro

Portada del libro "Todo va a mejorar", de Almudena Grandes. Cedida por Tusquets.

La novela póstuma de Almudena Grandes abandona «el pasado» para advertir del futuro

EFE | Madrid - 11 octubre, 2022

Almudena Grandes quiso imaginar en su última novela un futuro que podía suceder en un país como España sorprendido por la pandemia y analizar los peligros que veía en el presente, un «episodio del futuro y no del pasado» al que dedicó sus últimos meses y que se convirtió en su forma de aferrarse a la vida.

El poeta y director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, viudo de Almudena Grandes, fallecida el 27 de noviembre de 2021 a consecuencia de un cáncer, ha presentado junto con el editor de Tusquets, Juan Cerezo, «Todo va a mejorar», su novela póstuma, que comenzó a escribir durante la pandemia y de la que la actriz Aitana Sánchez Gijón ha leído unos extractos.

Almudena Grandes estaba preparando «Mariano en el Bidasoa», el sexto y último de los «Episodios de una Guerra interminable» -que concibió como una serie de novelas para dar voz a los perdedores de la guerra civil- , cuando comenzó el estado de alarma y el confinamiento y decidió interrumpir este proyecto para responder a través de la literatura a esa situación, al igual que hizo con «Los besos en el pan» en la crisis económica de 2008.

La autora comenzó a tomar notas para esta novela en la primavera de 2020 y el 7 de mayo empezó a escribirla como un «regalo» que se hacía a sí misma en su 60 cumpleaños.

Almudena Grandes futuro

La directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos (2d), junto al poeta Luis García Montero (d), el editor de Tusquets Juan Cerezo (i) y la actriz Aitana Sánchez Gijón (2i) durante la presentación de la novela póstuma de Almudena Grandes titulada ‘Todo va a mejorar’. EFE/ Zipi

Una manera de aferrarse a la vida

Pero, como ha recordado García Montero, el 20 de septiembre en un reconocimiento médico recibieron la noticia de que tenía cáncer y en octubre retomó la escritura, tras la primera sesión de quimioterapia, y se dedicó a ella porque era una forma de aferrarse a la vida, «se convirtió en una tabla en la que apoyarse».

Escribió y se dedicó a su historia hasta que durante las tres últimas semanas de vida, cuando la muerte se convirtió en una realidad, «me explicó cómo quería acabar la novela -recuerda García Montero-, leímos juntos las anotaciones de los cuadernos, hablamos de las posibilidades y me pidió que escribiese yo lo que iba a quedar sin concluir. Quería que sus lectores conociesen el final de la historia que ella había imaginado».

«Eso es lo que he procurado hacer en el último y breve capítulo de este libro. No he pretendido, desde luego, estar a la altura narrativa de Almudena, sino escribir, como ella quería, unas páginas que siguiesen sus indicaciones. Espero no haber traicionado el amor que sintió por sus lectores, sus lectoras y sus personajes».

Tanto García Montero como Juan Cerezo han explicado que han sido muy respetuosos con el texto de Almudena Grandes a pesar de que con ella viva el editor hacía sugerencias a sus anteriores novelas que la escritora atendía y cambiaba sus textos.

Una novela que transcurre en la primera mitad del siglo XXI cuando España se convierte en una dictadura ultracapitalista: el país entero se transforma en una empresa privada que tiene dueños, los propietarios de las grandes compañías españolas. Pero, como aseguró Almudena Grandes, en ella también hay «buenos resistentes» porque en sus historias siempre había «resistencia».

El universo de Almudena

El director del Instituto Cervantes ha destacado que la novela «tiene que ver mucho con el universo de Almudena» y ha recordado cómo, tras el grandísimo éxito que supuso su primera obra, «Las edades de Lulú», la autora decidió ser escritora en vez de dedicarse a ser famosa y utilizar su literatura «en una tradición para conocer la vida de la gente en medio de la historia».

«Hacer de la historia un territorio de la vida cotidiana» fue el propósito de Almudena Grandes con la mayoría de sus novelas e «imaginar el futuro es una forma de reflexionar y tomar conciencia sobre los problemas que nos pueden pasar desapercibidos», ha indicado su viudo.

«Hay países en la actualidad que actúan como dictaduras reforzándose en los confinamientos y gente que entiende la actualidad como un sálvese quien pueda. A partir de ahí comienza el desprestigio de la política y quien quiere convertir el país en un supermercado quiere que se pueda perder el respeto a las instituciones», ha advertido García Montero, que ha considerado que la sociedad hedonista puede desembocar «en otro tipo de dictadura».

También ha hablado el viudo de Almudena Grandes de las declaraciones que hizo el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, respecto a que la escritora no merecía ser hija predilecta de la ciudad de Madrid, con las que ha considerado que «metió la pata».

Eran unas declaraciones «innecesarias» y «antipáticas» que después se han puesto en su contra, ha destacado el poeta, que ha señalado que «es de primero de democracia saber que las instituciones son de todos» y ha agradecido las muestras de cariño de los ciudadanos hacia Almudena Grandes.

Ha relatado asimismo que el día que recibieron un ejemplar de la novela póstuma de Grandes, su hija Elisa lo dejó en la tumba de la escritora en el cementerio civil de Madrid, de donde desapareció poco después y donde han encontrado otro de Pablo Neruda.