anuncios muñecas niñas

La presidenta de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), Marta Salmón; el ministro de Consumo, Alberto Garzón, y el director general de AutoControl, José Domingo Gomez, posan tras la firma del protocolo acordado con el sector del juguete para fomentar la autorregulación, impulsar la igualdad y eliminar los estereotipos de género en la publicidad de juguetes, este miércoles en Madrid. EFE/Sergio Pérez

Estas Navidades, muñecas y cocinas para niños y niñas

EFE | Madrid - 10 mayo, 2022

Las próximas Navidades ya no veremos en la televisión anuncios de nueva producción de muñecas y muñecos en brazos solo de niñas, o de pequeñas jugando a las ‘cocinitas’. Por fin la publicidad tendrá que ser mixta para evitar la asociación exclusiva de juguetes que reproduzcan roles.

Así será tras el acuerdo firmado entre el Ministerio de Consumo, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) y Autocontrol para establecer un código de autorregulación que, por primera vez, incluye la prohibición expresa de utilizar de forma discriminatoria o vejatoria la imagen de las niñas en los anuncios dirigidos a menores.

Una imagen plural y no sexista

Se seguirán viendo anuncios de todo tipo de juguetes, pero en todos veremos niños y niñas, porque si solo aparecen niñas por ejemplo con muñecas, según la directora general de Consumo, Bibiana Medialdea, se les da el mensaje directo de que es únicamente para ellas y además de que «es una actividad preparatoria para la vida adulta».

Con este código se pretende promover una imagen plural, igualitaria y libre de estereotipos de los menores, según el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que ha valorado el compromiso del sector por no caracterizar a las niñas con connotaciones sexuales y por evitar la asociación de juguetes con el cuidado, trabajo doméstico o belleza con ellas, y la de la acción, actividad física o tecnología con los niños.

El nuevo código contiene 64 normas deontológicas dirigidas a la publicidad de juguetes para menores de 15 años, especialmente para los que tienen menos de siete, y sustituye al último de 2015.

Entrará en vigor el 1 de diciembre de 2022 para los anuncios de nueva producción, porque estas Navidades, no obstante, se podrán ver algunos anuncios que ya estaban producidos y que mantienen la publicidad del juguete con un único sexo, aunque tendrán que dejar de emitirse en las Navidades de 2023.

En las nuevas comunicaciones, los juguetes no se presentarán con la indicación expresa o tácita de que son para uno u otro sexo ni se harán asociaciones de colores (como el rosa para las niñas, y el azul, para los niños).

Deberán de tratar también de utilizar el lenguaje inclusivo y exponer modelos positivos a seguir para estimular un consumo saludable, responsable y sostenible.

El código incluye un apartado sobre la publicidad de juguetes en internet: se prohíbe la publicidad dirigida a través de los dispositivos móviles a menores de 14 años, y se obliga a que, cuando se utilicen aplicaciones o juegos con fines de comunicación comercial, se incluya la edad recomendada de la persona a la que se destina.

Sin colores para Navidad

En los nuevos anuncios, se deberá describir el producto de forma comprensible y clara para los menores y se presentarán las aptitudes que los productos son capaces de fomentar en los menores, claves para su crecimiento, como la creatividad, el desarrollo físico e intelectual, la sociabilidad o la empatía, según Garzón.

Los anuncios deberán incorporar una serie de pictogramas que aclaren gráficamente cuestiones sobre el montaje, precio o necesidades técnicas.

El ministro Consumo, Alberto Garzón, ha felicitado a la industria juguetera por comprometerse a hacer anuncios «más igualitarios, veraces y constructivos, aspectos fundamentales para la protección y desarrollo de la infancia».

El sector se compromete a garantizar que las presentaciones escritas, sonoras y visuales de los productos sean fieles a la realidad y no confundan a los menores acerca de las características del producto o sus prestaciones.

Para ello, se evitarán intercalar en los anuncios imágenes reales y de ficción animada, o yuxtaposición de ambas sin una diferenciación clara entre ellas.

También se regulará la aparición en la publicidad de juguetes de personajes «populares» entre el público infantil como presentadores o personas que participen en programas de televisión, personajes reales o ficticios de películas o series, personajes del mundo deportivo o musical o «influencer».

Los anuncios no tendrán que sugerir que las personas adultas que ofrecen los juguetes son mejores o más generosas, ni relacionarán la adquisición del producto con un mayor cariño o aceptación social hacia el menor, ni incitarán a la acumulación compulsiva de juguetes.