Etiopía mujeres

Mujeres etíopes rezan durante el primer día de oración de la festividad religiosa de Eid Al- Fiter. EFE/Stephen Morrison

Las empleadas textiles peor pagadas del mundo

EFE | Adís Abeba - 8 mayo, 2019

Proceden, en su mayoría, de zonas rurales, y ganan de media unos 26 dólares al mes (29 euros). Son las trabajadoras textiles de Etiopía, las peor pagadas en esta industria del mundo, según un reciente estudio de la Universidad de Nueva York.

El salario más bajo de cualquier país

«El entusiasmo del Gobierno (etíope) por atraer inversión extranjera lo llevó a promover el salario base más bajo de cualquier país productor de prendas de vestir, ahora equivalente a 26 dólares al mes», afirman los investigadores del Centro de Empresas y Derechos Humanos de la Escuela de Negocios Stern, de la Universidad de Nueva York.

«Con esa cantidad, las trabajadoras, la mayoría mujeres jóvenes de familias campesinas pobres, no pueden permitirse una vivienda digna, comida o transporte», especifican los autores del informe, Paul M. Barrett y Dorothée Baumann-Pauly.

«El aumento de salarios en Asia ha contribuido a que las marcas occidentales se muestren interesadas en fabricar en África», señala el estudio.

En comparación, los trabajadores textiles chinos ganan de media unos 340 dólares mensuales; los de Indonesia, 280; y los de Bangladesh, 95; entre otros países analizados, como Turquía (340) o Camboya (182).

Prendas para algunas de las marcas más conocidas del mundo

El informe, titulado: «Hecho en Etiopía: desafíos en la nueva frontera de la industria de la confección», se basa en una visita realizada este año al emblemático Parque Industrial de Hawassa, localizado a 225 kilómetros al sur de Adís Abeba, y orgullo de las autoridades etíopes desde que fuera inaugurado en junio de 2017.

En él trabajan unas 25.000 personas que fabrican prendas para algunas de las marcas más conocidas del mundo.

«Con una capacitación relativamente pequeña, los empleados inquietos han protestado dejando de trabajar o renunciando a la vez. La productividad en las fábricas de Hawassa suele ser baja, mientras que la desilusión y la deserción de los trabajadores es alta», indica el texto.

Condiciones de vida dignas

Por ello, los investigadores animan al Gobierno etíope, liderado desde abril de 2018 por el reformista primer ministro, Abiy Admed, a que implemente un plan económico a largo plazo que fortalezca la industria textil de su país, con un salario suficiente que garantice unas condiciones de vida dignas.

«Idealmente, Etiopía elaboraría un plan a largo plazo para demandar no solo un aumento de la cantidad de inversión y empleos, sino también mejorar la calidad del trabajo (…) y transferir conocimientos y habilidades a los empleados etíopes», concluye el estudio.