Mujeres afromexicanas

Treinta y un mujeres afro de todo el país se congregaron en el Primer Encuentro Nacional de Mujeres Afromexicanas. Foto: Instituto Simone Beauvoir

Mujeres afromexicanas denuncian desigualdades en las zonas que habitan

EFE | Ciudad de México - 1 noviembre, 2022

Mujeres afromexicanas han denunciado que son víctimas de racismo y sufren desigualdades en educación, trabajo, alimentación y acceso al agua potable en las zonas que habitan en el país, por lo que han pedido a las autoridades establecer políticas públicas para resolver esta inequidad.

De acuerdo con el informe «Desigualdad territorializada, afromexicanas en el Censo 2020», en México residen poco más de 126,1 millones de personas, de las que el 2,04 % se reconocen afromexicanas, negras o afrodescendientes, lo que equivale a poco más de 2,57 millones de personas. De ellas, el 50,4 % son mujeres.

«Ampliar y fortalecer las redes de mujeres afromexicanas organizadas es fundamental para generar una masa crítica que dé cuenta de las desigualdades específicas que enfrentan por el hecho de ser mujeres, como menor acceso a la educación y al trabajo remunerado», ha dicho Friné Salguero, directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), según un boletín.

Salguero participó en el Encuentro Nacional de Mujeres Afromexicanas convocado por la Colectiva de Mujeres Afromexicanas en Movimiento (MUAFRO) y el ILSB, donde charlaron sobre sus demandas ante autoridades e instituciones públicas.

En dicho encuentro se presentó el informe, que compara los datos de la media nacional afrodescendiente reportada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) con datos desagregados de los municipios que tienen entre 40 % y 70 % de personas afrodescendientes y los que tienen más de 70 %.

Mujeres afromexicanas denuncian desigualdades

El informe demostró que en los municipios donde hay mayor población afrodescendiente se manifiestan desigualdades más graves.

Por ejemplo, destaca que el porcentaje de mujeres analfabetas en los municipios con más de 70 % de población afro asciende a 19,6 %, mientras la media nacional afrodescendiente es de 5,3 %.

Por otro lado, el promedio de escolaridad de las mujeres en municipios con más del 70 % de población afro es de 6,7 años, frente a los 9,8 años de la media nacional afro.

También preocupa la falta de fuentes laborales que permitan un ingreso mínimo y favorezcan la autonomía de las mujeres afrodescendientes: apenas el 25,4 % de las mujeres en municipios con más del 70 % de población afro participan en alguna actividad económica, 40 puntos porcentuales por debajo de la media nacional afrodescendiente.

«Los resultados presentados son una muestra de cómo opera el racismo estructural, que a la par de una invisibilidad histórica, ejerce una invisibilidad estadística, dado que los promedios enmascaran las desigualdades situadas en los territorios afromexicanos», ha enfatizado Rosa María Hernández, co-coordinadora de MUAFRO en Oaxaca.

Hernández ha recordado que el movimiento de mujeres afromexicanas lleva más de 13 años luchando por el reconocimiento de estas poblaciones en México.

Ante esta situación, Salguero ha dicho que el encuentro fue fundamental para seguir fortaleciendo la articulación de mujeres afromexicanas.

«(Hacemos) un llamado imperante para que las autoridades escuchen y propongan instrumentos de política pública suficientes y con pertinencia cultural para cerrar las brechas de desigualdad que enfrentan las mujeres afro y sus territorios en México», ha remarcado.