Médicos EEUU abortos

Fotografía de archivo del secretario de Salud y Servicios Humanos del Gobierno estadounidense, Xavier Becerra. EFE/EPA/Greg Nash / POOL

Los médicos en EEUU deben realizar abortos en emergencias médicas

EFE | Washington - 15 julio, 2022

Los médicos de EEUU deben realizar abortos en caso de que haya una emergencia médica para la madre y al margen de lo que digan las leyes de cada estado, le ha recordado el Gobierno de Estados Unidos a los especialistas del país. Esto después de que el Tribunal Supremo revocara la protección legal al aborto.

Por medio de una carta, el secretario de Salud y Servicios Humanos del Gobierno estadounidense, Xavier Becerra, ha recordado a los médicos que bajo la ley federal ya existente si un doctor se niega a realiza un aborto a la madre que se encuentra en una situación de emergencia médica —es decir, cuando la vida de la mujer se encuentre en peligro—, se enfrentará a consecuencias penales.

La ley federal está por encima de cualquier ley que los distintos estados puedan aprobar y que restrinja el aborto incluso en casos de emergencia médica.

Las situaciones de emergencia médica contempladas por la ley van desde embarazos ectópicos hasta desórdenes de hipertensión, entre otros.

«Bajo la ley no importa dónde vivan, todas las mujeres tienen derecho a servicios sanitarios de emergencia, incluyendo abortos», ha apuntado Becerra en su misiva.

Los abortos en EEUU

El secretario de Salud responde así a la petición que le hizo la semana pasada el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cuando solicitó a los miembros de su Gobierno que tomaran medidas para proteger el acceso a los servicios de salud reproductiva de las mujeres tras el fallo del Supremo.

La mayoría de las órdenes fueron dirigidas precisamente al departamento que dirige Becerra, al que se instó a ampliar el acceso a píldoras abortivas, garantizar que todos los pacientes tengan acceso a servicios médicos de emergencia amparados por la ley y a proteger el acceso a métodos anticonceptivos.

También le pidió aumentar los esfuerzos de comunicación en materia de acceso a servicios de salud reproductiva y al aborto.

Además, la Casa Blanca y el Fiscal General de EE.UU. se comprometieron a organizar un equipo de abogados, asociaciones legales y entidades cívicas para defender a pacientes, proveedores y terceros que busquen acceder u ofrezcan servicios de salud reproductiva en todo el país.

Biden está recibiendo numerosas críticas desde su propio partido durante las últimas semanas al considerar que no está haciendo lo suficiente para defender el derecho al aborto tras el fallo del Supremo.