Demanda Texas abortos

Mujeres han salido a protestar en la última semana tras la entrada en vigor de la ley antiaborto en Texas. EFE/ José Luis Castillo

Departamento de Justicia de EEUU demanda a Texas por su ley antiaborto

EFE | Washington - 9 septiembre, 2021

El Departamento de Justicia de EE.UU. ha anunciado una demanda contra Texas para bloquear una polémica ley que ha entrado en vigor el pasado 1 de septiembre en este estado y prohíbe prácticamente todos los abortos, sin excepciones para los casos de incesto o violación.

«La ley de Texas es claramente inconstitucional bajo un prolongado precedente del Tribunal Supremo», ha dicho el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, en una rueda prensa.

La demanda, presentada ante una corte federal de Austin (Texas), solicita bloquear esta ley y «proteger los derechos que Texas ha violado».

La ley antiaborto más restrictiva

La nueva ley de Texas prohíbe el aborto a las seis semanas de gestación, cuando puede detectarse el latido del corazón del feto, aunque en muchos casos muchas mujeres ni siquiera saben que están embarazadas. No contempla excepciones en casos de incesto o violación.

Además, permite a una persona particular presentar demanda civil en Texas contra cualquier persona que ayude a practicar abortos si cree que infringe la prohibición, y ofrece indemnizaciones de hasta 10.000 dólares al demandante si gana el juicio.

El fiscal Garland, ha asegurado en días pasados que estaba explorando de forma urgente todas las opciones para responder a la ley de Texas, con el fin de «proteger los derechos constitucionales de las mujeres y otras personas, incluido el aborto», legalizado por el Tribunal Supremo estadounidense en 1973.

Mientras tanto, ha afirmado que el Gobierno planea aplicar una ley federal de 1994 que protege el libre acceso a las clínicas que practiquen abortos, y castiga a quienes causen daños materiales de forma intencionada a centros que ofrezcan servicios reproductivos.

La demanda a Texas por su nueva ley

Este 9 de septiembre, Garland ha remarcado que el Gobierno federal tiene la «obligación de asegurar que ningún estado pueda privar a las personas de sus derechos constitucionales».

La semana pasada, horas después de la entrada en efecto de la ley de Texas, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, con una mayoría conservadora reforzada, decidió no bloquear la legislación, aunque no llegó a valorar si era constitucional o no.

El aborto fue reconocido como un derecho constitucional en EE.UU. en 1973 gracias al fallo del Tribunal Supremo en el caso «Roe contra Wade», en el que se reconoció que una mujer puede terminar con su embarazo durante los primeros seis meses de gestación.