machismo liga femenina fútbol

La defensa británica del FC Barcelona Lucy Bronze (i) trata de escapar de Faustine Robert (2-i), del Montpellier, durante el encuentro correspondiente al Trofeo Joan Gamper disputado en el estadio Johan Cruyff. EFE/Quique García

El machismo persiste en los comentarios sobre la liga femenina de fútbol

Lara Malvesí | Barcelona - 30 agosto, 2022

El éxito alcanzado por el equipo femenino de fútbol del Barça ha ayudado a aupar en popularidad y reconocimiento a estas profesionales del deporte, aunque todavía las participantes de la liga femenina sufren la «infantilización» de los medios y «machismo» y «odio» de una parte de la población en los comentarios públicos.

Así lo han comentado en conversación con Efe tanto el investigador y coautor del estudio «Fútbol femenino y discursos de odio en la radio deportiva» de la Universidad de Vic (Barcelona), Raúl Martínez, como la exdirectiva del FCB Barcelona y persona clave en el desarrollo de la sección femenina del club María Teixidor.

Martínez y su equipo, a raíz de la mayor difusión de la liga femenina, analizaron el discurso utilizado por varias cadenas de televisión y radio que emitieron la final de la Champions en mayo de 2021 y concluyeron que «aunque son residuales, todavía se pueden observar algunos comentarios machistas y en los que se trata con inferioridad a las jugadoras».

«Este trato diferente se pone de manifiesto, por ejemplo, con el uso de la palabra ‘chicas’ para referirse a las futbolistas, una palabra con connotaciones infantiles y de la que no se utiliza el equivalente cuando se habla de fútbol masculino, a pesar de tener medias de edad muy similares (25,9 años, en el caso del equipo femenino, y 25,6 en el caso del masculino)», señala en alusión a los dos equipos del FC Barcelona.

Los comentarios sobre las jugadoras de fútbol

Estas connotaciones se observaron principalmente, dice Martínez, en la sección donde la audiencia puede enviar mensajes de voz: «Es la primera vez que veo un partido de las chicas (…) Y seguro que me engancharé, a partir de ahora, con estas chicas, que me han encantado», dijo un oyente de Catalunya Ràdio.

Más allá, se apunta que al final del partido y durante las celebraciones de un equipo y la derrota de su contrincante, los periodistas «utilizaron referencias a lágrimas y la emocionalidad» más allá de lo que ocurriría en los partidos de la liga masculina.

«Con todo, el tono periodístico es respetuoso, lo que no ocurre igual en los comentarios en redes sobre publicaciones de partidos femeninos», señala Martínez, quien reflexiona sobre si no debería eliminarse la opción de comentar noticias cuando el 80 % son comentarios que se ceban en el discurso de odio.

«Ese tipo de comentarios siempre son los mismos: que no saben jugar, que no venden, que están subvencionadas, que no le importan a nadie, que son feas y lesbianas, etc», cuenta.

Con todo, el análisis destaca que en las retransmisiones se pone mucho énfasis en la reivindicación de las mujeres en el deporte y en «valores positivos» como el esfuerzo y el compañerismo y no «la violencia y el enfrentamiento, que pesan más en la liga masculina».

Más allá, también en la liga femenina hay más visibilidad del colectivo LGTBI que entre los futbolistas varones, recuerda.

«Liga femenina» en lugar de «fútbol femenino»

Por otro lado, Teixidor reivindica que no debería hablarse en los medios de «fútbol femenino» sino de «liga femenina de fútbol» pues «el deporte no tiene género, es el mismo».

«Debería ser solo fútbol. No sé si nunca se habló primero de tenis femenino y luego solo de tenis», señala Teixidor, quien explica que hace años que se reivindica que no se caiga «ni en estereotipos ni en paternalismos».

La empresaria y abogada cree que las retransmisiones y tratamiento de la liga femenina «va mejorando poco a poco» pero advierte de que debe darse voz a quienes más la conocen, entre ellas especialistas y exjugadoras, que conocen realmente la técnica y no se quedan en la anécdota «ni en la tertulia de bar».

El estudio de la Universidad de la UVic-UCC ha sido financiado por el Pacto de Estado contra la violencia de género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del año 2021 y a través de los fondos asignados al Consejo Interuniversitario de Cataluña de la Generalitat.