mujeres poder

La vicesecretaria general de las Naciones Unidas, Amina J. Mohammed, durante su intervención en la cumbre.

Líderes mundiales piden que haya más mujeres en el poder para salir de la crisis

Cristina Bazán | Guayaquil - 22 junio, 2021

Más de 120 líderes mundiales han coincidido en la necesidad de que más mujeres estén en el poder y participen de forma activa en la toma de decisiones para salir de la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19.

Estas afirmaciones las han realizado en el marco de la cumbre de Mujeres Líderes Políticas (Women Political Leaders) que ha reunido esta año de forma virtual a decenas de presidentas y expresidentas, ministras, congresistas y representantes políticas y de organismos de Derechos Humanos entre las que han estado la vicesecretaria general de las Naciones Unidas, Amina J. Mohammed; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; la vicepresidenta segunda del Gobierno de España, Nadia Calviño y la presidenta del Senado español, Pilar Llop.

«La igualdad de género es un imperativo urgente, es fundamental para recuperarse de la pandemia y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible», ha mencionado Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, al inicio de la cumbre.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien también ha participado del evento, ha aseverado que «ninguna sociedad podrá hacer frente» a los desafíos de hoy si «solo utiliza la mitad de sus recursos vivos, de su fuerza y de su capacidad para promover, tanto en el servicio público como en las empresas, la diversidad, que es la piedra angular de la innovación». Y ha hecho énfasis en que el liderazgo femenino es «crucial» para la transformación de la sociedad.

La igualdad real

Durante la cumbre, las y los líderes han coincidido en la necesidad «urgente» de implementar políticas sólidas y sostenibles que permitan cerrar las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres y que se ampliaron con la llegada de la pandemia.

«Los impactos dispares en las economías y en los medios de vida causados por los choques globales como la COVID-19 y el cambio climático ilustran cuán desiguales son los sistemas«, ha asegurado la presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde.

Mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha agregado que además de la desigualdad palpable en el acceso a la salud, la pandemia también ha puesto de manifiesto la «fragilidad de nuestras sociedades en lo que respecta a la igualdad y los derechos de las mujeres».

Naciones Unidas ha alertado que, debido a la crisis económica y sanitaria, 47 millones de mujeres en todo el mundo están en camino a la extrema pobreza.

«Eso significa que debemos redoblar nuestros esfuerzos en este asunto», ha enfatizado la vicepresidenta segunda del Gobierno de España, Nadia Calviño, quien ha afirmado que la igualdad de género es uno de los objetivos transversales del plan de recuperación pospandemia anunciado por el Ejecutivo.

Otro de los retrocesos que se registran debido a la pandemia, es el aumento de la violencia machista. El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, ha mencionado que el mundo ha visto «un aumento atroz de la violencia contra la mujer y un acceso reducido a los servicios de salud sexual y reproductiva«, por lo que «ahora más que nunca está claro que se necesitan políticas transformadoras de género» que pongan el foco en estos problemas y promuevan el liderazgo femenino «en todos los sectores». 

Más mujeres en el poder

Women Political Leaders es una red mundial de mujeres políticas cuya misión es aumentar tanto el número como la influencia de mujeres en puestos de liderazgo político y cada año realiza foros para analizar las acciones que toman los países para avanzar en igualdad y plantear desafíos que permitan cerrar más rápido las brechas.

En ese sentido, las y los líderes mundiales han asegurado que es vital que haya más mujeres que participen en la toma de decisiones fundamentales para los desafíos de la «nueva normalidad».

«No podemos permitirnos dejar al margen a mujeres talentosas. Necesitamos más diversidad en las salas de juntas, en los parlamentos y en los gabinetes para enriquecer nuestros debates y ampliar nuestra gama de puntos de vista», ha mencionado la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.

La vicesecretaria general de las Naciones Unidas, Amina J. Mohammed, ha puesto como ejemplo de liderazgo a la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, de quien ha destacado su «excelente» respuesta para combatir a la COVID-19.

También han enfatizado en la necesidad de que las niñas y jóvenes tengan referentes femeninos en los que puedan inspirarse. «Con mujeres en el poder, las niñas vuelven a soñar», ha sostenido la diputada brasileña Tabata Amaral.

Los obstáculos para alcanzar la igualdad

Además de dar recomendaciones en función de lo que cada país y organización está realizando, las líderes han contado cuáles son los obstáculos que hay que derribar para acortar el camino hacia la igualdad.

«Para recuperarnos, debemos asignar presupuestos importantes para garantizar que los derechos de los grupos más vulnerables estén en el centro de los programas y las políticas», ha dicho la exprimera ministra de Senegal, Aminata Touré.

Mientras que la excongresista de Jordania, Wafa Bani Mustafa, ha puesto el foco en los partidos políticos. «Debería haber una forma de ayudar a las mujeres a financiar sus campañas electorales. Esto es muy importante ya que la inversión en las mujeres por parte de los partidos y los actores políticos suele ser mínima».