escritoras seudónimo masculino

Portadas de la colección de libros de grandes autoras de la historia que escribieron bajo seudónimo masculino. Imagen cedida por Seix Barral.

Una colección recupera a las autoras que escribieron con seudónimo masculino

Carmen Sigüenza - 4 febrero, 2020

No hace tanto tiempo, como en el XIX y principios del XX, las mujeres que querían tener voz, escribir y publicar debían hacerlo escondidas tras un seudónimo masculino para que la sociedad las tomara en serio, porque el mundo estaba escrito con mirada masculina. Este fue el caso de, entre otras,  las hermanas Brönte, Charlotte, Emily y Anne (1816-1855), que publicaron sus libros con los nombres de Currer, Ellis y Acton BellMary Ann Evans (1819-1880) que se enmascaró bajo George Eliot.

Escritoras escondidas tras nombre masculino

Tantas mujeres escondidas detrás de un nombre masculino como una primeriza Colette; María Lejárraga  (1874-1974)  que borró su nombre de las portadas de sus libros para que figurara su marido, Gregorio Martínez Sierra. Pero también George Sand (1804-1876) suedónimo de Amantine Aurore Dupin, una de las escritoras más prolíficas, o Rafael  Luna (1883- 1880), fachada masculina de Matilde Cherner.

Ahora la editorial Seix Barral publica una nueva colección con la que recupera a grandes autoras de la historia que escribieron bajo seudónimo masculino. Libros con el nombre real de la autora en la cubierta y con el nombre masculino del seudónimo tachado.

Amantine Aurore Dupin

Las dos primeras publicaciones son «Indiana», de Amantine Aurore Dupin, conocida como George Sand. Publicada en 1832. Esta novela reflexiona sobre el adulterio, el deseo femenino y las injustas condiciones del matrimonio. Indiana es una joven aristócrata francesa cuya vida se consume en un matrimonio gris con un hombre mayor al que no ama. Todo cambia cuando conoce a Raymon, un joven apuesto y seductor del que se enamora.

Amantine Aurore Dupin (París, 1804) fue una escritora de espíritu rebelde y libertario, una de las voces que más influyeron en la literatura de su tiempo y en la posterior. Esta edición elimina el seudónimo masculino y restituye el nombre real de su autora, una escritora que luchó contra los prejuicios sociales de su época, renegó del matrimonio y renunció a un título nobiliario para divorciarse, que vestía de hombre para integrarse en una escena cultural vedada a las mujeres y que recibió la admiración de sus coetáneos.

Matilde Cherner

También se publica «Ocaso y aurora», de Matilde Cherner (Salamanca , 1833). Escrita inicialmente como serial para la prensa, la obra
trata sobre la monarquía y el patriotismo, y muestra las consecuencias de los acontecimientos históricos en la
vida privada de los personajes, especialmente de los femeninos.

A la muerte de Carlos II, en un tiempo convulso de la historia de España, las intrigas y tensiones políticas marcan el destino del país. Un hombre, el conde de Frigiliana, emprende una carrera contrarreloj para encontrar al sucesor que asegure la continuidad de la
sangre española en el poder. Publicada en 1878, revela la clara intención política que impregna toda la obra de Matilde Cherner,
escritora conocida bajo el alias de Rafael Luna.

Restituye el nombre real de su autora

Esta edición también elimina el seudónimo masculino, recupera el nombre real de su autora, una intelectual republicana, de ideas progresistas, marcada libertad de pensamiento y con clara vocación ideológica, que comenzó publicando en periódicos locales y que no dudó en escribir sobre asuntos polémicos como la educación de la mujer, su  acceso a la universidad, la prostitución o la monarquía.