Acosada redes sociales

El 80 % de las jóvenes en España ha sido acosada o agredida en redes sociales

Cristina Bazán | Guayaquil - 24 agosto, 2022

Un 79,8% de las adolescentes y jóvenes en España de entre 16 y 24 años ha sufrido acoso, hostigamiento, amenazas o agresiones en redes sociales. Sin embargo, solo un 45,7% admite haberlo sufrido, según un informe publicado por el Instituto de las Mujeres.

En el documento se detalla que las situaciones de acoso sexo-afectivo, en concreto los mensajes insistentes buscando algún tipo de situación intima, incluso aunque esa persona recibió un rechazo de la víctima (56,2%) y los comentarios o fotos sexualmente explícitos no solicitados (53,0%), son las situaciones que con más asiduidad viven las jóvenes: más de la mitad lo han experimentado alguna vez.

Además, un 45,2% afirma haber recibido insultos al no contestar o rechazar a alguien; mientras que un 43,5% ha recibido insultos, amenazas o mensajes hirientes, independientemente de su conducta con la otra persona.

Difundir (o amenazar con hacerlo) contenido personal o falso es una práctica menos común, pero no por ello residual. Aproximadamente dos de cada diez chicas se han visto afectadas por ello. Un 23,3% ha visto como se difundían contenidos falsos sobre ellas, un 18,5% ha sido amenazada con compartir información personal y un 17,2% con imágenes suyas.

«Conocí a un chico y empezamos a hablar y quedamos y no me gustó y no quería nada más. Pero el chico seguía mandándome mensajes y le bloqueé en WhatsApp y luego en Instagram se lo volví a decir y le volví a bloquear y cogió y se hizo otra cuenta y me empezó a contestar a las historias y fotos. (…) Le volví a bloquear y ha intentado hablar con alguna amiga mía», describe una de las jóvenes en la investigación.

El acoso por redes sociales a las jóvenes en España

Según el informe, Instagram, por la exposición de contenido personal y su volumen de uso, es la red en la que más se reflejan estas dinámicas. Todos los tipos de acoso se originan, principalmente, en esta red social.

La búsqueda de una relación íntima o de carácter sexual es el principal pretexto detrás de las situaciones de acoso sexo-afectivo; especialmente en los casos de envíos de mensajes insistentes, comentarios o fotos sexualmente explícitos no solicitados, donde sucede así en siete de cada diez ocasiones.

Este tipo de acoso, que es el más frecuente, está muy normalizado entre las jóvenes, quienes le suelen quitar importancia en la mayoría de las veces. Estas experiencias no se comparten con el entorno familiar, «pues aún existen muchos tabús, falta de confianza con los padres/madres, sensación de incomprensión, dificultad para explicar la situación vivida, culpabilidad, vergüenza, miedo al reproche, arrepentimiento», dice el informe.

«Normalmente no se habla de esto, porque se piensa que son cosas normales, de la relación, tonterías y no se le da importancia, pero creo que cada vez la gente está más concienciada», dice una joven.

«No se le da importancia cuando hablamos con nuestras amigas, siempre decimos: “Ay, qué “chapas”, qué pesado tal», o te lo tomas a risa, y no sabes que puede llegar a mucho más y que puede ser peligroso», agrega otra.

Los roles de género, también en redes

«Los roles de género existentes en la sociedad se reproducen de igual manera en las redes sociales, propiciando las situaciones de acoso online hacia las mujeres», señala el documento.

Las jóvenes, por lo general, manifiestan que a ellas se las juzga por su comportamiento y sus relaciones mucho más que a los varones, lo que provoca una mayor probabilidad de sufrir acoso. Independientemente del tipo de acoso del que se trate, los insultos, amenazas o mensajes que reciben son la mayoría de las veces por el hecho de ser mujeres y en relación a su vida sexual o relaciones personales.

Al sufrir estas situaciones en las redes sociales, más de la mitad de las jóvenes se sintieron enfadadas, impotentes y asqueadas (59,3%) e inseguras, amenazadas y asustadas (57,2%). En menor medida, un cuarto afirma haberse sorprendido ante dicho escenario, y un 16,3% afirma haberse sentido culpable.

Aquellas que han experimentado ciberacoso son quienes declaran haber visto su vida más afectada. En una escala sobre 10, la difusión de contenido privado o falso (6,0) y recibir amenazas, insultos y mensajes hirientes (5,7) son los escenarios que, en media, más han perjudicado la vida de quienes los han sufrido.

Sin embargo, un 64,9% no le pidió nunca ayuda a ninguna institución. Este porcentaje es menor en el caso de aquellas que sufrieron una difusión (o amenaza de difusión) de contenido personal o falso sobre ellas en las redes sociales: un 19,2% lo denunció en su centro de estudios o trabajo y un 16,1% lo hizo en la Policía, Guardia Civil o el Juzgado.