gritos machistas colegio mayor

La dirección del colegio mayor Elías Ahuja de Madrid ha expulsado a varios residentes que profirieron gritos e insultos machistas a las estudiantes de otro colegio mayor. EFE/Rodrigo Jiménez

Gritos machistas de un colegio mayor se viralizan y generan una ola de indignación

EFE | Madrid - 6 octubre, 2022

Los gritos e insultos machistas proferidos por los alumnos del Colegio Mayor Elías Ahuja de Madrid contra alumnas de otro centro educativo, que han sido grabados y se han hecho virales en redes sociales, han generado una oleada de indignación en España.

El vídeo, que se grabó en la noche del domingo, muestra cómo uno de los residentes se asoma a una de las ventanas del colegio mayor y desde allí, a gritos, insulta a las estudiantes del cercano Colegio Mayor Santa Mónica.

«Putas, salid de vuestras madrigueras como conejas. Sois unas putas ninfómanas. Os prometo que vais a follar todas en la capea, ¡vamos Ahuja!», exclama ese estudiante, momento en el que se levantan al unísono las persianas de todas las habitaciones de la siete plantas de una las fachadas del colegio, y los estudiantes asomados comienzan a proferir cánticos machistas.

Insultos machistas de alumnos se viralizan

La dirección del colegio, adscrito a la Universidad Complutense y gestionado por la orden de San Agustín, ha condenado rotundamente estos hechos «incomprensibles e inadmisibles» y ha comenzado a expulsar a los implicados: el primero ha sido el autor de los gritos.

Los alumnos están «avergonzados» por su comportamiento y preparan ya «una carta de disculpa pública» por unos hechos que la dirección del centro condena «rotundamente», ha explicado a EFE su subdirector, Álvaro Nieto, que ha señalado que, pese a que «el vídeo se ha viralizado en las últimas 24 horas», ya se habían tomado medidas «mucho antes».

Esa misma noche, el director y el vigilante de seguridad acudieron a la zona de las habitaciones e identificaron a varios jóvenes que estaban participando en los sucesos mencionados.

«La persona que se aprecia en el vídeo emitiendo los insultos fue expulsada de forma inmediata, porque consideramos que este tipo de declaraciones no tiene cabida no solo en un colegio mayor sino tampoco en una universidad y en la sociedad en general. Por lo tanto, fuimos contundentes con las medidas», ha dicho Nieto.

Tras lo ocurrido, la dirección de colegio ha hablado «con los padres y con el propio implicado», así como con los demás colegiales del centro, que «obviamente están todos avergonzados por la imagen que se ha dado, muy distinta de lo que es en realidad el colegio mayor».

«Ha sido un hecho puntual que tiene que ser castigado así, con rotundidad, ellos mismos se dan cuenta», ha explicado el subdirector, quien ha indicado que los estudiantes «están terminando de redactar una carta de disculpa pública, que será firmada por todo el consejo colegial», dirigidas tanto a las residentes del colegio mayor Santa Mónica como a sus trabajadoras y a la dirección de ese centro.

No obstante, varias exalumnas y residentes del colegio mayor al que iban destinados los insultos y las vejaciones han asegurado en sus redes sociales que esas prácticas machistas y misóginas son habituales desde hace años y que nunca se ha hecho nada para evitarlas. La diferencia, aseguran, radica en que esta vez se han viralizado.

Según datos del barómetro sobre juventud y género de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), uno de cada cinco hombres jóvenes de entre 15 y 29 años considera que la violencia de género no existe y que es solo un «invento ideológico». Una cifra que se ha duplicado en los últimos cuatro años.

El colegio ha dicho que obligará a todos sus residentes a participar en conferencias de sensibilización y en voluntariados sociales.

Políticos exigen medidas «contundentes»

La Universidad Complutense de Madrid, a la que están adscritos ambos colegios, ha expresado su «total rechazo» a lo ocurrido y ha anunciado «un expediente informativo para analizar lo ocurrido y dirimir responsabilidades».

Mientras que la Fiscalía de Madrid asegura que investigará si los gritos e insultos machistas constituyen un delito de odio.

Desde primera hora de la mañana, varios miembros del Ejecutivo han expresado su repulsa, incluido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha reclamado a los partidos políticos y los medios de comunicación una respuesta unitaria a comportamientos machistas como los que han protagonizado estos jóvenes.

Sánchez ha calificado esos comportamientos de «inexplicables, injustificados y absolutamente repugnantes» y ha apelado a poner freno al machismo.

«Hay comportamientos ante los que no podemos permanecer impasibles. No podemos mirar para otro lado. Necesitamos seguir avanzando en una sociedad igualitaria y por eso las políticas de igualdad y educación son tan importantes. Ni un paso atrás frente al machismo», ha aseverado la ministra de Educación, Pilar Alegría.

Para la ministra de Igualdad, Irene Montero, es «la muestra más evidente de que en este país hace falta educación sexual».

La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, ha instado a la dirección del colegio a expulsar a «todos» los estudiantes que participaron y opina que debe tomar medidas «contundentes» que estén «a la altura» de la repulsa social que ha suscitado la actitud de algunos de sus alumnos.

Prácticas machistas poco visibilizadas

Los colegios mayores, a través del Consejo de Colegios Mayores Universitarios de España, han expresado su profunda repulsa por las actitudes machistas proferidas por estos estudiantes y subraya que éstas no representan al colectivo universitario.

Las prácticas machistas entre los jóvenes siguen muy extendidas y son «poco sancionadas socialmente», ha advertido la Fundación FAD, que considera que este episodio es «un espejo» que demuestra que el machismo «se sigue jaleando».

Según la subdirectora del Centro Reina Sofía de FAD Juventud, Anna Sanmartín, lejos de ser una postura superada, esa práctica machista sigue «muy anclada» en España y poco visibilizada, aunque en esta ocasión las redes sociales han sido un altavoz de algo que «no es anecdótico y sigue ocurriendo».