gente normal sally rooney

Fotograma de la serie cedido a EFE por Starzplay.

«Gente normal», el contradictorio amor de Sally Rooney, se estrena en España

Sara Vila | EFE Madrid - 16 julio, 2020

En 2018, Sally Rooney (County Mayo, Castlebar, Irlanda, 1991) se convirtió en un fenómeno literario con «Gente normal» (Literatura Random House, 2019), su segunda novela, una historia de amor que explora las diferencias de clase y género en la Irlanda post crisis que ha cautivado al público y crítica de todo el mundo y que desde este mes de julio ya puede verse en España como serie.

Ganadora del Costa Novel Award y el Irish Novel of the Year, y finalista del Premio Booker de 2018 y el Women’s Prize for Fiction, «Gente normal» narra la historia de Connell Waldron, un chico pobre, pero popular, y Marianne Sheridan, una chica rica, pero marginada, y de su relación desde el último año de instituto hasta el final de la Universidad.

Bajo esta sencilla premisa, Rooney articula una obra tremendamente humana que trata temas como las relaciones de poder, el bullying y el abuso, la salud mental o las dificultades para encajar en un sistema individualista regido por el dinero, y lo hace con inteligencia, con un estilo sencillo que utiliza saltos temporales y alterna los puntos de vista de los dos protagonistas para acercarnos a sus realidades.

«Ha habido siempre algo en su interior que los hombres han querido dominar, y ese deseo de dominación puede tener un aspecto muy parecido a la atracción, incluso al amor», narra la autora en el libro.

A finales de abril se estrenó la adaptación de «Gente normal», una coproducción de Hulu y la BBC Three que ha sido aplaudida por la crítica en Estados Unidos, Irlanda e Inglaterra. Dirigida por Lenny Abrahamson (La Habitación) y Hettie Macdonald (Howard’s End), la serie, en la que la propia Rooney ha trabajado en el guión, llega a nuestro país de la mano de Starzplay

El deseo de ser normal

Al igual que la novela, la serie arranca en el pueblo ficticio de Carricklea (Sligo), donde Marianne (Daisy Edgar-Jones) es la chica rara y sin amigos del instituto y Connell (Paul Mescal), una de las estrellas del equipo de fútbol gaélico.

Tras una serie de encuentros, ambos inician una relación, pero en secreto: a pesar de que ambos conectan tanto física como emocionalmente, Connell teme lo que sus amigos puedan pensar de él si lo ven con Marianne y decide ocultarlo, y ella se pliega a sus deseos. “Me tumbaría aquí, y podrías hacer lo que quisieras conmigo”, llega a decirle en un momento.

gente normal de sally rooney

Fotograma de la serie cedido a EFE por Starzplay.

La relación, no obstante, se rompe después de que Connell haga algo que destroza a Marianne. Los protagonistas se separan, desaparecen de la vida del otro, y se reencuentran meses después en Dublín, pero entonces todo ha cambiado: dentro de la esfera del Trinity College, la universidad más prestigiosa de Irlanda en la que ambos han comenzado a estudiar, Marianne es la popular y Connell el inadaptado.

“Incapaz de formular posturas tan claras o de expresarlas con una mínima contundencia, Connell experimentó al principio un sentimiento de aplastante inferioridad respecto a sus compañeros de universidad, como si se hubiera ascendido a sí mismo por error a un nivel muy superior al suyo, en el que tiene que esforzarse por asimilar las premisas más elementales», escribe la autora de la llegada a la universidad de Connell.

«Gente normal», la novela, es una obra cargada de silencios en la que el mundo interior de sus protagonistas resulta fundamental para entender los conflictos que surgen.

Tanto Connell como Marianne tienen problemas para expresar lo que sienten, para ser sinceros el uno con el otro: la inferioridad que él siente respecto a ella por la brecha social y la incapacidad de ella para poder sentir que merece ser querida lastran una compleja relación que, sin embargo, ninguno de los dos es capaz de dejar marchar.

“No es así con otra gente”, se dicen en uno de sus encuentros, antes de que un malentendido los vuelva a separar. La serie, que recrea las escenas del libro con maestría, también logra captar todos estos paréntesis.

Una historia íntima

A lo largo de sus doce episodios, el espectador ve cómo Connell y Marianne se acercan, se hieren, se separan y vuelven a buscarse, sabiendo que, pese a todos sus errores, son buenos el uno para el otro, que su conexión es verdadera, excepcional. La cámara, que alterna planos generales de los paisajes irlandeses con primeros planos de sus protagonistas, nos acerca a ellos y nos revela todo aquello que no saben cómo decir.

Paul Mescal, que debuta en la pequeña pantalla con «Gente normal», transmite con increíble naturalidad la ansiedad social de Connell, su miedo a no ser aceptado, la depresión y su desconexión con el mundo en el que vive, y Daisy Edgar-Jones, que antes de «Gente normal» había tenido pequeños papeles en series como Cold Feet, encapsula la fragilidad de la Marianne de la novela, su sumisión y la aversión que siente por sí misma, fruto de los abusos que sufre en el ámbito familiar.

Su química resulta palpable, real: al igual que en la novela, la serie carece de artificios. Es cercana, íntima y humana, y lo demuestra especialmente en las escenas en las que sus dos protagonistas están juntos, cuando enseña justo lo que quiere contar: el amor incondicional de dos personas dañadas que se esfuerzan por encajar en la idea de lo que debe ser normal.

Éxito de crítica y público

«Gente normal», la serie, se ha convertido en un éxito de crítica y público.

En Inglaterra, ha batido récords en la BBC Three, el servicio británico de televisión por internet, sumando 23 millones de visitas, y se ha convertido en la serie más vista de RTÉ Player, el servicio de vídeo de la televisión pública irlandesa.

Una cuenta de Instagram, dedicada a la cadena que lleva el protagonista, Connell, suma ya 186.000 seguidores, y han proliferado artículos para llevar el flequillo de Marianne en la serie.

Recientemente, la serie ha sido nominada a los TCA Awards en la categoría de mejor miniserie, y tanto ella como sus actores protagonistas suenan con fuerza en la carrera hacia los Emmy.

Sally Rooney: la voz de una generación

El libro, por su parte, ha vendido en tan solo dos años más de un millón de copias en todo el mundo, logrando cautivar a personalidades como Taylor Swift, Lena Dunham o el propio Barack Obama.

The Guardian lo definió como un “futuro clásico” y lo incluyó en el puesto veinticinco de su lista de los 100 mejores libros del siglo XXI al argumentar que, si bien «Gente normal» se centra en la época millenial, la prosa de Sally Rooney era “universal”.

De ella se ha dicho que es la Salinger de la generación Snapchat, la voz de una generación (un término que ella rechaza al considerar que escribe sobre “una pequeña parte de la vida, una sección muy pequeña de la sociedad irlandesa que, definitivamente, no representa las experiencias de todo el mundo”) o la primera gran escritora millenial.

Fotograma de la serie cedido a EFE por Starzplay.

Su primera novela, «Conversaciones entre amigos» (Literatura Random House, 2018), que también será llevada a la pequeña pantalla por el mismo equipo de «Gente normal», la convirtió de la noche a la mañana en una gran promesa literaria, aunque el éxito no la ha librado de sufrir situaciones machistas

Tal y como comentaba en 2017 en The Tangerine Magazine, el hecho de que estudiase en la misma Universidad a la que van sus protagonistas (el Trinity College, donde estudió inglés y un máster en estudios culturales estadounidenses, y con la que ganó el European University Debating Championships en 2013) ha provocado que haya personas que asuman que la novela es autobiográfica.

“Cuando estaba haciendo esa entrevista con Ryan Tudibry en la RTÉ, a las 9 de la mañana, me preguntó: ¿alguna vez te has acostado con un hombre casado?”, puso como ejemplo, antes de comentar que este tipo de situaciones suelen darse más cuando el autor es una mujer que cuando es un hombre. 

Años después, en un artículo sobre Gente normal, un periodista escribió que “parte de su éxito se veía influenciado por sus fotografías, en las que parecía un ciervo asustado con sensuales labios”, por lo que fue duramente criticado en Internet.

Actualmente, Rooney se encuentra trabajando en su tercera novela, que lleva el título provisional de «Beautiful World, Where Are You», y es una de las editoras de la revista irlandesa The Stinging Fly.